https://www.youtube.com/watch?v=PvFc0YXxdCI

El cierre de la Primera Jornada FICCI 2019 en un día lleno de memoria, no podría venir de otra película que Niña Errante del director Rubén Mendoza, un filme que nos cuenta como una pequeña de 12 años llamada Angela, emprende un viaje junto a sus 3 medio-hermanas luego de que el padre de todas ellas falleciera en una accidente automovilístico.

Lo que podría sonar como la típica película de camino donde los personajes curan y hacen paces, toma otras dimensiones por el enfoque feminista (en cuánto a temática) e intimista (en tratamiento) que Mendoza aplica sobre la narrativa. Un filme para reencontrarse con una feminidad y un proceso de crecimiento/auto-reconocimiento que no entiende de estigmas o prejuicios, sólo de humanidad.

Una lucha interna lleva a la protagonista a siempre pensarse su pasado como un túnel donde no avanza sino que retrocede, pero en todas las ocasiones que estos pasajes oníricos le cruzan, siempre acaba topándose con una reconstrucción del recuerdo de su padre. Una positiva y reivindicadora.

En conclusión, un filme tallado a precisión con el tacto preciso para no otorgar nada gratuito o inadecuado, sino un proceso de sanación dentro de unas paredes de intimidad que las protagonistas invitan a la cámara a cruzar, no para que observen a modo voyerista, sino para que converjan con la figura femenina desnuda en todos los sentidos que Niña Errante propone.

Por lucenpop

Autor y director de las webs: Videoclub CinematteFlix, Lucenpop y Passionatte