Videoclub Gratis | STAR CRASH 2: HUIDA DE LA 3ª GALAXIA | Ver y descargar

lucenpop

Más allá de nuestro Sistema Solar estalla una guerra cósmica. La bella princesa Belle Star y el capitán espacial Lithan luchan contra las fuerzas del mal de Oraclon, el rey de la noche. Perdidos en el espacio, tienen que hacer un aterrizaje forzoso en un lejano planeta de algún lugar de la galaxia habitado por personas bellas que les enseñan los juegos del amor, mientras ignoran los peligros que les acechan.

Madre mía qué película… La cosa empieza ¨bien¨, con unos tiranos intergalácticos que quieren conquistar el planeta de nuestros protagonistas, y estos tienen que huir buscando ayuda.

Y obviamente, el ¨bien¨ iba por la calidad de la película en sí, que es nula. Montones de escenas espaciales con navecicas cutres lanzando rayos cutres, todo muy oscuro y con tal montaje, efectos y maraña, que uno ni siquiera sabe quiénes son los buenos y quienes son los malos.

Bueno, seguimos, que los protas llegan a un planeta, obviamente la Tierra, donde viven los supervivientes a una guerra nuclear. Y bueno, ahí se juntan con esas gentes que, quitando al jefe, todos son jóvenes, guapos, medio despelotados y se dedican a… pues a liarse unos con otros en un plan bastante aleatorio, la verdad. No se ve que tengan grandes preocupaciones en la vida. Y allí, nuestros protagonistas descubren el amor y el sexo (sobre todo la princesa, que ¨investiga¨ bastante).

Y vaya, que la peli es un 30% naves tirando rayos y un 70% líos amorosos. Pero ni siquiera de forma interesante, es todo demasiado soso, y casi nada erótico.
Una película de pura caspa, y de las malas.

Sinopsis: En su estación espacial, la princesa Belle Star (Sherry Buchanan) informa a su padre, el rey Zanor (Auran Cristea) del planeta Exalon, que una nave espacial no identificada ha entrado en su galaxia. Zanor reconoce que el barco pertenece a Oraclon, el Rey de la Noche (Don Powell). El capitán Lithan (Fausto Di Bella) le dice a Zanor que deben prepararse para luchar, sugiriendo el Plan Epsilon. A Zanor le preocupa que esto no haya sido probado, pero Lithan señala que no tienen más opción que probarlo. Oraclon contacta a Zanor, exigiendo su rendición. Zabor responde que sabe que incluso si se rinde, Oraclon matará a los habitantes de Exalon, por lo que en su lugar luchará. Se produce una batalla desesperada, durante la cual las fuerzas de Zanor sufren grandes pérdidas. La estación espacial sufre un impacto directo en el centro de comando, desde donde Lithan dirige el ataque de Zanor, y debe salir con su arma láser. En el puente, Zanor ordena a Lithan que abandone la estación espacial con Belle Star, y que trate de reunir el apoyo de algunos de los aliados de Exalon. A medida que los dos se alejan de la estación espacial en su transbordador, Oraclon gira toda su fuerza de sus armas en el planeta Exalon, que explota. Mientras Zanor mira desesperado, Oraclon se regodea de que es su turno, y la estación espacial, también, estalla en llamas. Cuando Oraclon ordena a sus fuerzas que se despongan, se da cuenta de que una pequeña nave espacial se está alejando del lugar de la batalla. Sus dispositivos de vigilancia le permiten ver que se trata de Belle Star y Lithan. Oraclon ordena a sus barcos restantes que los persigan. Lithan se prepara para desplegar el Plan Epsilon, mientras también traza maniobras evasivas. Ambos tienen éxito: las naves de Oraclon son destruidas, y el transbordador utiliza la fuerza de la gravedad negativa de un planeta cercano para precipitarse hacia el espacio profundo; sin embargo, en la batalla, el transbordador sufrió daños en la navegación. Un indignado Oraclon jura que los perseguirá… Al ver que las unidades de potencia del transbordador están casi agotadas, Lithan le dice a Belle Star que deben establecerse a la primera oportunidad para reparar su nave. Por casualidad, se encuentran acercándose a un planeta azul desconocido: ninguno de los dos ha visto nunca un planeta como este. Después de analizar su atmósfera y encontrarla adecuada, los dos acuerdan aterrizar. En el planeta de abajo, los habitantes miran y gritan de terror al ver un objeto extraño descender del cielo. Belle Star y Lithan emergen de su nave, retrocediendo de la fuerza del sol del planeta. Mientras deambulan, miran con asombro el paisaje desconocido. De repente, los dos se encuentran bajo el ataque de algunos afloramientos rocosos cercanos, mientras los nativos ocultos les arrojan rocas. Lithan logra contener el ataque con su arma láser, disparando al suelo cerca de sus atacantes para no dañar a nadie. Aterrorizados, los nativos huyen. Belle Star y Lithan se dirigen al pueblo, que está desierto. Cerca de allí, los aldeanos están informando de los recientes eventos asombrosos a su anciano (Attilio Dottesio). El Anciano ordena que las mujeres y los niños se esconda de manera segura, mientras que los hombres establecen una trampa para los extraños que les impedirá usar sus poderes sobrenaturales. Belle Star y Lithan continúan explorando, primero encontrando una extraña sustancia que Belle Star reconoce de una de las colecciones científicas de su padre como «agua», y luego encontrándose con dos nativos que, sin saber que están siendo observados, están participando en un ritual que implica presionar sus bocas juntas. Después de observar con cierto interés, Belle Star y Lithan concluyen que esta es una forma local de comunicación, y deciden probarla por sí mismos….

Comentarios: No tengo a nadie a quien culpar sino a mí mismo. Mientras que nuestra primera ronda de Secret Santa, hace muchos años, vio las malas intenciones de Keith Allison de Teleport City sobre mí, esta vez logré el sorteo personalmente, y solo pude gritar impotente: «¡Aw, no otra vez!»cuando los pedazos de papel se abrieron ante mí. (Por supuesto, el hecho de que dibujé a Ken Begg en el departamento de donaciones fue algo así como un bálsamo para mis sentimientos heridos … nyuck, nyuck, nyuck.) Al final, sin embargo, me parece que Keith se ha suavizado en la última década. La primera vez que me infligió América 3000,una historia producida por Golan-Globus de un mundo post-apocalíptico que se supone que es divertido…. y que es, por tanto, insoportable hasta un punto que difícilmente se puede cuantificar. Esta vez Keith, eventualmente, me suministró una copia de Escape From Galaxy 3,una ópera espacial italiana que, al menos durante la primera mitad de su duración, se juega bastante directamente, y que por lo tanto es casi por definición hilarante.

Aw…. ¡La galaxia seguro que es purty!

Solo tengo que culparme a mí mismo en otra capacidad, también, ya que fue claramente mi revisión de Contamination y la posterior discusión de Luigi Cozzi y la ciencia ficción italiana lo que puso la idea de esta película en la mente malvada del señor supremo de Keith. La contaminación también entra en juego de otra manera, ya que incluso esa película me permitió completar el tríptico oficial de Ian McCulloch, aquí, después de Tentacoli y Zombi Holocaust,tenemos el tercer panel de mi tríptico personal de Sherry Buchanan. Debo señalar que el donante de cerebro favorito de todos se anuncia aquí como «Cheryl Buchanan». Tal vez pensó que llamarse Cheryl disfrazaría de alguna manera su participación en esta película, lo que sugiere que estaba más avergonzada de aparecer en Escape From Galaxy 3 que en cualquiera de los explotadores italianos que ya hemos visto, o en el drama sadomasoquista del Europorno, Il Mondo Porno Di Due Sorelle.

Piensa en eso por un momento.

Otra de las conexiones entre Contamination y Escape From Galaxy 3 es más filosófica. Al revisar el primero, comenté que la mayoría de la ciencia ficción italiana, y en particular sus efectos especiales, «no te hace pensar en nada tanto como en los niños pequeños que recrean una secuencia de película favorita poniéndose cajas de cartón en la cabeza, agitando palos entre sí y haciendo ruidos de banco». En este sentido, Escape From Galaxy 3 es bastante especial, en la medida en que presenta no solo a las personas que realmente agitan palos entre sí, sino una plétora absoluta de ruidos de bancos. La mayoría de estos ocurren durante su secuencia de apertura, que consiste en una larga secuencia de efectos levantada al por mayor de Starcrash,Luigi Cozzi—en la queremos, cómo la llamaremos?—homenaje a Star Wars.

Escape From Galaxy 3 se comercializó en algunos territorios como, Dios nos ayude, una secuela de Starcrash,pero el atroz robo de lo que fueron en primer lugar algunos de los efectos más baratos jamás infligidos a un director sufriente por un productor tacaño es sobre el alcance de la relación real entre los dos. Sin embargo, hay algunos momentos de conexión filosófica, como el hecho de que, al igual que Starcrash, Escape From Galaxy 3 tiene un ambiente definido de Barbarella.

«¡Esta es mi cara sexy!»

Por el contrario, en un aspecto Escape From Galaxy 3 logra superar su supuesto modelo, y eso está en su vestuario, que hay que ver para creer. Ahora, sé lo que estás pensando: Starcrash tenía a Caroline Munro en un bikini espacial de cuero; seguramente Escape From Galaxy 3 no podría superar eso? Bueno, lo hace, pero desde una dirección inesperada. La gloria suprema de esta película es su malvado señor del espacio: sabías que habría un señor supremo del espacio malvado, ¿verdad? – cuyo atuendo hace que el de Joe Spinell en Starcrash parezca un modelo de moderación digna. Solo hay una palabra para describir el sentido de la moda de Oraclon, el Rey de la Noche, y esa palabra es FABULOSA.

(Don Powell, quien interpreta a Oraclon, también compuso la partitura más bien ecléctica de esta película).

Los créditos de apertura de Escape From Galaxy 3 van acompañados de una canción que me recuerda a la que cierra Journey To The Seventh Planet,solo que es mucho, mucho peor,y juegan sobre otro de sus ladrones, el universo de luces de árbol de Navidad de Starcrash. Luego, una nave espacial larga y puntiajo pasa por encima. No, en serio. En algún lugar cercano se encuentra una estación espacial, ocupada por The Lavender Forces Of Good, dirigida por el rey Zaron, vestida con una túnica brillante y favorecedora de la figura del malva más puro, complementada por una corona de plata que hace que sus ojos se deslumbren y simplemente hace que el atuendo funcione.

Una puerta se abre, y al trote nuestro Héroe y Heroína. Esta última es la princesa Belle Star, que responde al desafío sartorial implícito de su padre vistiéndose con una especie de atuendo de leotardo diagonal, que deja una nalga desnuda excepto por algunas nalgadas, y el pecho del lado opuesto desnudo, excepto por una cubierta de pezón dorada en forma de estrella. El capitán Lithan, por su parte, también favorece el aspecto de medias y leotardos, pero lo construye con unas hombreras que harían llorar de envidia a Joan Crawford, o al menos a Faye Dunaway.

Una palabra sobre estos dos. En ese momento, Sherry Buchanan era una veterana del cine de explotación, y había adquirido la útil habilidad de verse cómoda frente a la cámara sin importar qué cosa ridícula se le pidiera que hiciera, o que usara. Fausto Di Bella, por otro lado, a pesar de un currículum mucho más largo que la señorita Buchanan, es incapaz de disimular lo mucho que preferiría estar en cualquier lugar que no sea en esta película: la mayor parte de su tiempo en cámara, se ve completamente miserable, incluso cuando tiene a una Sherry Buchanan desnuda acostada encima de él.

Esto es lo que sucede cuando, con aproximadamente una décima parte del presupuesto, hay que sustituir a David Hasselhoff
y Marjoe Gortner.
Belle Star y Lithan han llegado a informar que, «¡El radar cósmico ha recogido una nave espacial no identificada que no pertenece a nuestra galaxia!» Sí, es ese tipo de película de ciencia ficción, donde todo tiene el calificativo «cósmico» o «galáctico» o «espacial». Zaron reconoce instantáneamente la nave en cuestión, y tútambién lo harás: son los Cinco Dedos de la Muerte, ocupados por el Conde Zarth Arn en Starcrash,aquí haciendo doble trabajo como la nave de ataque y la funky disco pad de Oraclon, Rey de la Noche Intensamente Groovy.

Lithan insta a la acción, respondiendo a las dudas de Zaron sobre el poder de su armamento diciendo que tienen «el Plan Epsilon». Puedo decir que nunca descubrimos qué esrealmente «el Plan Epsilon», aunque cuando finalmente lo intentan, funciona.

Zaron declara el estado de emergencia y envía a todos a sus puestos, mientras belle Star trata de consolarlo. «¡No te preocupes, Padre! ¡Estoy seguro de que venceremos las fuerzas oscuras del mal!», una frase que indujo en mí una perpleja sensación de déjà vu: ¿había visto esto antes? No, no lo había hecho, pero tengo una copia del libro de citas de ciencia ficción de Neil Gaiman y Kim Newman, Ghastly Beyond Belief,en el que, por razones obvias, el diálogo de Belle Star ocupa un lugar de honor.

Sin embargo, Zaron no debe ser consolado, insistiendo en que «nuestro amado Exalón» está condenado. Belle Star lo intenta de nuevo. «¡No, padre! ¡Estoy seguro de que nuestro planeta saldrá adelante al final!»

Y luego es hora de festejar en los Cinco Dedos del Funk, donde obtenemos nuestro primer buen vistazo a Oraclon, King of the Night.

«Ahora, honestamente, ¿podría SER más FABULOSO!?»

Solo tengo una cosa que decir: si este planeta alguna vez es destruido por un Señor Supremo del Espacio Malvado, quiero que este sea el Señor Supremo del Espacio Malvado que lo haga. ¡Da Groovy!

A estas alturas de la película, también conocemos a mi personaje favorito, Jemar, el tubby, calvo, lisping offsider de Oraclon, que tiene la distinción de ser el único tipo blanco al servicio de Oraclon, y cuya posición es, supongo, al menos un poco menos humillante que la de Sigourney Weaver en Galaxy Quest,en que en lugar de repetir todo lo que dice la computadora, su tarea es predominantemente repetir todo lo que dice Oraclon.

Oraclon contacta a Zaron en la pantalla y exige su rendición. Zaron se niega con el argumento de que solo matará a todos los exalonitas de todos modos, ¡oh, forma de poner ideas en su cabeza, Zaron! – y Oraclon responde lanzando un poco de tanty. Sigue una larga batalla, perdón por la batalla espacial, totalmente levantada de Starcrash,llena de planetas de colores parciales y láseres y explosiones y ruidos de bancos.

Las cosas van mal para Zaron & Co., y Zaron decide tardíamente que será mejor que pidan ayuda a su aliado, Antarus. Envía a Lithan y Belle Star a esta misión, prometiendo cubrir su retirada de la estación espacial»¡ Arrojando una hoja de mega-rayos!» Nuestros Héroes salen de la estación espacial con más prisa que dignidad, y apenas están claros cuando Oraclon dispara sobre el planeta Exalon y lo hace ir BLAMMO!!!! (Volar planetas enteros parece mucho más fácil aquí que en algunas otras películas que podría mencionar). «¡Zaron!», se regodea Oraclon. «¡Ahora es tu turno!» Un frijol láser o algo así logra entrar en la estación espacial sin dañarla en absoluto y golpea a Zaron, quien responde con un ruido como si acabara de golpearse el dedo deldo del día con mucha fuerza. Sube en una bocanada de humo, y al momento siguiente también lo hace la estación espacial.

«Belle Star, he jurado que moriré como viví: ¡vestida de malva!»

Habiendo sido desechada la Mano Celestial, nuestros amantes se dirigen a la Tierra. Tienen algunos problemas para encontrarlo de nuevo, pero finalmente ven esa vieja bola azul que ha capturado sus corazones. Aterrizan, y aunque (como recordarán) se separaron de los habitantes con una mezcla de rencor, chuletas de karate y fuego láser, todos vienen corriendo hacia el barco agitando los brazos y vitoreando.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: