CAMERON + RODRÍGUEZ: EL RESURGIR DEL BLOCKBUSTER DE CALIDAD
Los tráilers no auguraban una maravilla, pero algo no cuadraba: una producción con James Cameron como guionista y Robert Rodríguez en la dirección no podía ser una de esas obras insulsas típicas del cine moderno o de las plataformas digitales. Finalmente, tuvimos la oportunidad de ver ‘Alita: Ángel de combate’ en versión original y, efectivamente, las sensaciones que nos transmitían los tráilers eran completamente infundadas.

CRÍTICA
Para comenzar, es una satisfacción volver a disfrutar de un espectáculo visual y de un gran blockbuster, un género que nos apasiona. ‘Alita’ se basa en un mítico manga que James Cameron llevaba años queriendo llevar a la gran pantalla, pero que, debido a su meticuloso y pausado método de trabajo y otros compromisos (como ‘Avatar’), no había podido materializar. Finalmente, Cameron decidió producir y guionizar el proyecto, dejando la dirección en manos de Robert Rodríguez. El resultado ha sido más que satisfactorio.

No estamos ante la grandilocuencia habitual de una obra de Cameron, pero sí ante uno de los mejores blockbusters de los últimos años. ‘Alita: Ángel de combate’ toma la historia original del cómic, y la pluma de Cameron se adapta a la perfección. Cameron, conocido por necesitar heroínas en sus historias, encontró en Alita un personaje que se ajustaba naturalmente a su estilo. La tarea más complicada fue condensar las múltiples tramas del manga en una producción de poco más de dos horas, donde debía equilibrar la espectacularidad y la acción que solo Cameron sabe plasmar, sin perder el intenso ritmo que lo caracteriza (con la excepción de ‘The Abyss’). A nivel narrativo y de guion, la película cumple notablemente.

Sin embargo, James Cameron, además de productor, es un cineasta, y entiende que el resultado final debe estar en manos del director. Por ello, la puesta en escena es mucho más cercana al estilo de Rodríguez que al de Cameron. Olvidaos del clasicismo y la claridad de rodaje de Cameron en ‘Aliens’. ‘Alita: Ángel de combate’ es mucho más “Rodriguiana” que “Cameroniana”. Lo digital predomina, el azul característico de Cameron se transforma en una paleta mucho más colorida. Los planos son más cortos y la historia adquiere un tono más juvenil, propio de Rodríguez, que Cameron nunca ha explorado. Sin embargo, coinciden en la calidad de las escenas de acción. Es en estas secuencias donde más se nota la mano de Cameron, aunque siempre con la perspectiva única y original de Rodríguez.

Podemos afirmar que estamos ante una de las mejores películas de Robert Rodríguez y ante una notable película de James Cameron. Los amantes de la obra original no experimentarán desasosiego, aunque es cierto que la película pierde algo de su profundidad filosófica para moverse más en terrenos comerciales. Sin embargo, en comparación con otras adaptaciones como ‘Ghost in the Shell’, los seguidores del manga solo pueden felicitarse.

En cuanto al reparto, cumple bastante bien, aunque el personaje del adolescente masculino y su trama amorosa son los puntos más flojos del casting y del guion. Sin embargo, creemos que esta es una obra con un largo recorrido y mucho más por contar, por lo que quizá, con más tiempo en pantalla, lleguemos a apreciar también a esos personajes que inicialmente nos parecieron más débiles.

Reiteramos que esto es un blockbuster, un filme de acción al estilo de los que Cameron y sus contemporáneos de los años 80 sabían hacer tan bien. En estos tiempos de “netflixización” donde lo comercial se ha asociado frecuentemente con baja calidad, ver una obra como ‘Alita: Ángel de combate’ es un puro deleite para quienes un día amamos el buen cine comercial.

Por lucenpop

Autor y director de las webs: Videoclub CinematteFlix, Lucenpop y Passionatte