El masaje facial previo a una sesión de maquillaje no es algo nuevo. Que se lo pregunten al gran maquillador Tom Pecheux, que siempre cuenta en las entrevistas que hacer una versión mini de 30 segundos antes de maquillar a las modelos es su gran secreto para aportar luz a la piel y suavizar arrugas de expresión. Pero ahora, con el elenco de herramientas para masaje cuyo uso se ha popularizado -TikTok también tiene la culpa- esta técnica para mejorar la microcirculación de la piel se ha convertido en algo mainsteam. Y basta un ejemplo célebre como el de la actriz protagonista de La asistenta, Margaret Qualley, para empezar a creer con más fervor en estas técnicas de masaje.

La actriz ha lucido un maquillaje glow muy natural pero lleno de luz firmado por la maquilladora Katey Denno para Chanel. Y aunque los productos usados para la ocasión también han sido un pilar importante para este efecto piel bonita y jugosa sin apenas maquillar -se han utilizado los productos de tratamiento y la base de maquillaje de la nueva línea de camelia roja de Chanel-, el gran secreto, en palabras de la experta, ha sido también el masaje facial. Denno ha comentado en Instagram que durante años durante su carrera como maquilladora ha comprobado que el masaje es una parte esencial de la preparación de la piel antes de una alfombra roja. Y aunque dice haber experimentado con diferentes herramientas de masaje también en su propia piel -confirmar haber notado la diferencia tras hacerlo de forma constante-, en esta ocasión el uso de un Gua Sha ha sido crucial para hacer un drenaje linfático a nivel facial y aliviar la tensión. En su caso ha usado las herramientas de la marca Face Gym, pero la maquilladora lleva una década experimentando con diferentes tipos de Gua Sha para preparar la piel de sus clientas de cualquier edad.

Esto confirma que además del momento viral que vive esta herramienta, son muchos los expertos que confirman su efectividad (a las pruebas en forma de piel glow de Margaret nos remitimos). Y varias también las modelos, incluida Mirada Kerr, que la utilizan cuando sienten el rostro hinchado. Por su parte, María Casado, experta en Gua Sha facial y cofundadora del centro Wellness Boutique Madrid, afirma que un masaje con esta herramienta ayuda a relajar el tejido muscular y a crear un espacio para que la sangre, el oxígeno, los nutrientes y la linfa fluyan correctamente y se logre una piel saludable y luminosa, además de ayudar a la eliminación de toxinas. Y antes de que googlear su nombre en busca de tutoriales para aprender a usar esta herramienta, la experta comparte dos sencillas recomendaciones en referencia al ángulo que debe formar la piedra sobre la piel al usarla. “Si queremos realizar un drenaje linfático, ejercitaremos una presión ligera y un ángulo sobre nuestra piel de unos 45 grados. Si queremos trabajar fascia y músculo, ejercitaremos una presión más profunda y un ángulo sobre nuestra piel de 90 grados”.

Andie MacDowell – Vogue magazine(1981)

Retrato hablado: Andie MacDowell disfruta su edad
La actriz, de 63 años, presume sus canas al tomar un segundo aire por su interpretación de una mujer alcohólica y bipolar en la serie Las cosas por limpiar

Andie MacDowell, quien resurgió por su papel en la serie Las cosas por limpiar, desdeña las exigencias de belleza en la industria fílmica.
Hace seis meses, la actriz Andie MacDowell acaparó las miradas cuando desfiló en la alfombra roja de Cannes mostrando su cabellera completamente natural, es decir, dejando visibles las canas propias de una mujer de 63 años, o como a ella le gusta denominar, una cabellera “sal y pimienta”, misma que también muestra en Las cosas por limpiar, serie que le permitió resurgir como actriz y en la que da vida a una mujer libre, inmadura, bipolar y a la que le gusta beber.

La también modelo ha dejado de lado las exigencias de una industria que pide extender la juventud lo más que se pueda, ha abrazado la madurez y se ha mostrado tal cual es y contarle al mundo que su vida ha estado plagada de momentos duros de los que hace años no se podía hablar, como el hecho de haber cuidado a una madre divorciada y alcohólica.

“Le diagnosticaron esquizofrenia, pero yo creo que estaba deprimida. Fue un poco después de mi nacimiento, por lo que podrían haber sido las hormonas, pero le dieron tratamientos de choques y cuando regresó se volvió alcohólica. No estaba tomando medicamentos y no recibió ninguna terapia porque en ese entonces no se hacían las cosas así, era algo que se escondía, era bochornoso y nadie se preocupaba. Se solía decir que las mujeres tenían ataques de nervios y con eso se cerraba el debate”, contó MacDowell en su momento.

Originaria de Gaffney, Carolina del Sur, MacDowell nació el 21 de abril de 1958. Hija de Pauline Johnston Oswald, profesora de música y arte, y de Marion Saint Pierre Macdowell, comerciante maderero. MacDowell comenzó a trabajar desde muy joven en las cadenas McDonalds y Pizza Hut. Fue descubierta por un cazatalentos y a los 21 años, se mudó a Nueva York para trabajar como modelo.

Hizo campañas para Calvin Klein y eso le abrió las puertas a marcas como L’Oréal, de la que ha sido imagen por más de 25 años. Del modelaje pasó al cine y su debut se dio con la cinta de 1984 Greystoke: La leyenda de Tarzán, rey de los simios, donde daba vida a Jane, mujer de la que se enamora Tarzán. Sin embargo, Glenn Close dobló su voz en esta cinta debido al marcado acento sureño de MacDowell.

Después vinieron cintas como Sexo, mentiras y video de un debutante Steven Soderbergh o El día de la marmota. Su nombre alcanzó popularidad en 1994 por Cuatro bodas y un funeral, cinta que le dio una nominación al Globo de Oro a Mejor Actriz y en la que trabajó junto a Hugh Grant.

Poco después, Andie mudó su residencia a un rancho en Montana, para alejarse de la superficialidad de Hollywood, con las que no estaba de acuerdo.

El mismo año del estreno de Cuatro bodas y un funeral, Andie MacDowell, quien fuera considerada como una de las 50 mujeres más hermosas por la revista People, le dio la bienvenida a su tercera hija Margaret Qualley, con quien hace poco trabajó en Las cosas por limpiar, serie que se convirtió en una de las más vistas en Netflix y en la que le da vida a la madre bipolar de la protagonista, quien es su propia hija.

“Una de las razones por las que mi hija quería que estuviera en la serie y me propuso es porque conocía mi historia y sabía que yo tenía experiencia de primera mano con alguien que había sufrido una enfermedad mental, las complejidades y la obscuridad que viene con todo eso”, contó la modelo a El País.

En Las cosas por limpiar, serie que está basada en el bestseller de Stephanie Land, Margaret Qualley interpreta a Alex, una joven que huye junto a su pequeña de dos años, de su pareja alcohólica y violenta. Ella trata de tomar las tiendas de su vida y se emplea como trabajadora doméstica al mismo tiempo que cría a su hija, busca dónde vivir y lidia con una madre que no sabe estar sola. Por su interpretación Andie MacDowell recibió una nominación al Globo de Oro 2022 a Mejor Actriz de Reparto y su carrera resurgió, pues no había vuelto a tener la proyección mediática.

“El libro y la serie son una forma de que las mujeres vean a otra mujer dar los pasos correctos para cambiar su vida y ser consciente de que ha sido víctima de abuso. Viendo la serie te das cuenta de que hay distintos tipos de abuso y algunos a veces no se reconocen como tales. Incluso el padre de la protagonista no ve que se produce un abuso en ciertas situaciones, no ve nada incorrecto. Yo pienso que es muy importante para la gente ver estos comportamientos que han sido aceptados y son descaradamente abusivos, pero que han sido muy comunes en la sociedad”, ahondó la también madre de Justin, de 35 años, y Rainey, de 31 años.

En Las cosas por limpiar, serie producida por Margot Robbie, el personaje que interpreta Andie MacDowell lleva por nombre Paula, el mismo de su madre, fallecida en 1981 de alcoholismo. La serie obtuvo el Premio al Programa del Año de parte del American Film Institute y recibió dos nominaciones de los Critics Choice Awards a Mejor Serie Limitada y Mejor Actriz en Serie Limitada para Margaret Qualley.

Para saber

Ha compaginado el modelaje con la actuación.
Ha sido nominada en dos ocasiones al Globo de Oro. En 1995 por su trabajo en Cuatro bodas y un funeral y este año por Las cosas por limpiar.
En 1997 obtuvo un Premio César Honorario.
Recién trabajó en Footlose, Magic Mike XXL y Boda sangrienta.

Margaret Qualley se desnuda como su madre Andie MacDowell

Por lucenpop

Autor y director de las webs: Videoclub CinematteFlix, Lucenpop y Passionatte