‘La Bestia’ (2022) by Lucen | Crítica

lucenpop

En estos tiempos donde sólo nos llega basura en formato telefilme ideado para las plataformas de streaming, encontrarnos con algo como ‘La Bestia’ de Baltasar Kormákur es más que suficiente para sentirnos recompensados. La película es un “Tiburón Filme” pero con León. La soledad del mar da paso a la soledad de la sábana; el azul se tiñe de ocre y el resto sigue igual.

El director nos sitúa ante unos personajes con historia para que la tensión sea eficiente y la estructura es exactamente la misma que la del Tiburón de Spielberg. Idris Elba cumple de maravilla como héroe terrenal y los secuendarios no tienen el peso de los de la obra maestra del 76, pero cumplen perfectamente con la función de rellenar las partes donde la bestia no hace acto de presencia.

Por supuesto estamos ante un película bastante monótona en términos artísticos. La dirección es funcional sin más; la fotografía cumple pero no impresiona; la banda sonora como todo lo que se hace ahora es un simple relleno de fondo y los efectos visuales recurrren a lo digital pero son mucho más realistas de lo habitual. Aunque el cgi llega a notarse en muchas ocasiones, se nota lo suficientemente poco como para no molestar ni entorpecer las escenas de acción. Quizás en otra época la película no hubiese pasado el corte de tener una “crítica by Lucen” pero, en estos tiempos de mediocridad es lo suficientemente buena como para estar en nuestra sección de “Entretenidas”

Así tenemos una obra con un tono perfecto, serio y sin fisuras para saber que estamos ante una película de “bestias” donde no habrá piedad. Con un reparto funcional pero con labores artísticas muy anodinas. En lo técnico no es un sobresaliente pero sí un notable. Por lo tanto un notable bajo y como ya hemos dicho con nuestro sello de entretenidas.

Por cierto, la película es predecible, sus “villanos” no tienen profundidad; su subtexto es muy evidente; sus dialogos carence de originalidad y no tiene 24 capítulos, así que los pijos y erúditos del cine que se vayan a la fílmoteca y dején en paz a películas de género que buscan simplemente divertir y que no necesitan para nada tener el don de lo cultural. Ah, tampoco salen superhéroes con capa y antifaz.