Videoclub Gratis | RAW FORCE – Invasores de la Tumba de Jade | El gran film de culto por fin en Cinematte Flix

lucenpop

¡Bienvenido a Warrior’s Island, cementerio de maestros de artes marciales deshonrados! Cuando el Burbank Kung Fu Club viaja a esta misteriosa isla, rápidamente se encuentran frente a la venganza sedienta de sangre de zombis que desgarran la carne, luchan contra el kung fu, traficantes de esclavos blancos armados y una banda de extraños monjes, que pueden ser la única clave para explicar la locura.

A pesar de haber sido lanzada originalmente en 1982, Raw Force es la película que el mundo necesita ahora mismo en 2021. No hay una trama real de la que hablar, está mal organizada y no tiene sentido, pero veamos lo que contiene: zombis, kung fu, zombis de kung-fu, monjes caníbales, monjes cachondos, monjes caníbales cachondos, strippers, un parecido a Hitler, magia negra, tetas, acción, chistes malos, efectos basura, la legendaria estrella de explotación Vic Diaz como un monje caníbal cachondo, pez piraña, más bigotes que un concurso parecido a Tom Selleck, desnudez gratuita y Cameron Mitchell. Con todo eso, ¿a quién le importa de qué se trata?

Pero para el contexto, supongamos que la vaga historia sobre un grupo de estudiantes de kung fu que viajan a la remota Isla del Guerrero, donde se dice que los fantasmas de los artistas marciales deshonrados acechan junto con algunos monjes locales que se rumorea que resucitan los cuerpos de los muertos, es algo que nos importa. Para llegar a Warrior’s Island, dijeron que los estudiantes dan un paseo con el viejo perro marino Cameron Mitchell en su bote, junto con varias mujeres cuya ropa parece caerse, un stripper masculino con un salmonete y vello facial del que el equipo Liverpool FC de la década de 1980 estaría celoso y varios otros personajes extravagantes que parecen estar allí sin ninguna razón: mira al extraño tipo cráneo que rompe bloques de hielo con su cabeza.

También se dirige a la Isla del Guerrero Thomas Speer (Ralph Lombardi en su único crédito actoral, como era de esperar), un mercenario nazi que, por razones que claramente no requieren anonimato, modela su aspecto en Adolf Hitler y vende mujeres a los monjes a cambio de las grandes cantidades de jade que se extraen en la isla. En la escena de apertura, llega a la isla con su secuaz Rambo-lite y procede a arrancar la ropa de las mujeres que han llevado allí para venderle a Vic Díaz, un hombre que parece que se comporta así en la vida real, antes de que un zombi de kung fu salte de los arbustos y vaya a trabajar en una de las mujeres con una espada samurai (porque los zombis necesitan usar espadas, obviamente); es en este momento que sabrás si Raw Force es para ti o no. Si no es así, expulsa el disco y continúa con tu vida segura sabiendo que hay muchas piezas de personajes inofensivas impulsadas por la trama en los canales de transmisión para que te atiborres. Sin embargo, si ves esta escena y decides que quieres más zombis de kung fu y monjes sexualmente agresivos con poderes de magia negra, entonces abróchate porque te espera un regalo.

Desde el momento en que el zombi de cara azul (y notablemente bien alimentado) divide a la mujer indefensa con su espada, Raw Force no cede, ya que los tropos de la película B se vuelven gruesos y rápidos y apenas hay un momento en que no esté sucediendo algo loco. Por supuesto, la mayor parte no tiene sentido y la actuación no es un estándar para hacer que quieras encaminar para nadie en particular (excepto para Vic Diaz porque… bueno, es Vic Diaz) pero una cosa de la que no puedes acusar a Raw Force es de ser aburrido, y nunca el final de una película ha sido tan loco como este; Cannon Films debe haber estado tomando notas.

Videoclub Gratis | RAW FORCE – Invasores de la Tumba de Jade | El gran film de culto por fin en Cinematte Flix

Con todo tipo de locura violenta y comportamiento salvaje, Raw Force es una película que adorarás y abrazarás completamente a tu pecho amante de la grindhouse o la odiarás con cada fibra de tu ser y probablemente estallarás en urticaria solo pensando en lo (gloriosamente) ofensiva que es. Con un comentario de audio de David Flint de The Reprobate y el crítico de cine Adrian Smith, y un breve making-of donde el director Edward D. Murphy intenta explicar en qué demonios estaba pensando cuando hizo la película, 101 Films continúa su carrera actual de lanzar títulos algo oscuros en excelentes paquetes para que los conocedores hagan espuma y para que los novatos descubran. Y si este es un ejemplo de lo que se ofrece, entonces que continúen haciéndolo.

En poco más de 80 minutos tenemos zombies, monjes guerreros, escenas de lucha, muchas de sexo, desnudos, héroes, mucho humor ( aveces involuntario) , sorpresas de guión, karate, katanas, ballestas, sangre, muertes, todos los elementos que triunfaban en los 80s, y que aún hoy son garantía de diversión.

Pero también tenemos una dirección pésima, imagen granulada, escenas sonrojantes, sobreactiacuiones ridículas, efectos y maquillaje cutres, y unos diálogos tan ridículos que provocan la carcajada:

En resumen, una película que consigue que te lo pases en grande, la duda es que si la forma de conseguirlo era la pretendida por sus creadores.

Por lo visto, para algunos es una especie de película de culto de serie”Z”, o así. Y lo cierto es que es mala, mala, mala… al punto de que te resulta hasta interesante. Cómo mezcló un guionista tantas tonterías, como unos actores y actrices tuvieron que abandonar sus cualidades actorales (porque el guión exigía actuaciones estúpidas), el misterio de cómo crear una banda sonora (por llamarla de alguna manera) que, sorprendentemente, hubiera sido mejor atropellando gatos o tirando latas desde una azotea y, finalmente, una dirección digna de ganar un Oscar “Mayer”, hace que está película merezca verse. Y, a la salida, el espectador debería entrar en un monasterio budista e intentar romper el mal karma que le ha aportado. Junto con el director, los actores y hasta el acomodador.
Lo único destacable: las mujeres de la película son de verdad, en el sentido de que no hay silicona. Lo único real y creíble de esta película “de culto”.

Cine Grindhouse filmado en Filipinas donde unos expertos en artes marciales (incluyendo un clon de Bruce Lee) van a parar a una isla remota llena de caníbales, zombis karatekas, enanos nazis y chicas en top less.

Acción, despelote y kung fu en un título imprescindible.

Versión en castellano y original en inglés con subtítulos en castellano, 16:9 remasterizado

Videoclub Gratis | RAW FORCE – Invasores de la Tumba de Jade | El gran film de culto por fin en Cinematte Flix