Título original
Deadfall
Año
1968
Duración
120 min.
País
Reino Unido Reino Unido
Dirección
Bryan Forbes
Guion
Bryan Forbes. Novela: Desmond Cory
Música
John Barry
Fotografía
Gerry Turpin
Reparto
Michael Caine, Giovanna Ralli, Eric Portman, David Buck, Leonard Rossiter, Geraldine Sherman, Carlos Pierre, Vladek Sheybal
Compañías
Salamander Film Productions
Género
Drama
Sinopsis
Henry Clarke (Caine), un experto ladrón de joyas, ha estado recluido durante algún tiempo para intentar curar su adición al alcohol. Tras su recuperación, parece dispuesto a reanudar su carrera. Para su próximo golpe cuenta con la ayuda de la atractiva Fe Moreau (Giovanna Ralli) y su esposo Richard (Eric Portman), que están al servicio del multimillonario hispano Salinas. Henry descubre muy pronto que Fe se interesa por él debido a la frustración que supone haberse casado con un homosexual. No obstante, Richard esconde un oscuro pasado que aún inquieta más a Clarke.

Película peculiar (aunque lo parezca, no es una aliteración).
Con carencias, por supuesto, pero también con encanto en varios campos. Vamos a ello:

La fotografía. Es, básicamente, interesante. Hay imágenes muy buenas y encuadres con gracia. No todos, ni mucho menos…pero los hay.

El argumento. Ladrón de guante blanco y relación pasional con atractiva mujer casada con señor mayor (y homosexual) que esconde secretos que lo devoran por dentro. Dicho así parece que va a ser un peliculón pero me temo que no terminan de sacar todo el jugo a la historia.

El guión. Le falta garra pero tiene un par de sorpresas en él, sobre todo al final, francamente notables e inesperadas. Esta misma historia mejor trabajada lo hubiera petado. Hubiera sido algo oscuro y sofisticado a la vez.

Visibiliza las minorías. En este caso la homosexualidad, el marido es homosexual (es un matrimonio de conveniencia) y se le ve flirteando abiertamente con un joven y luego conviviendo con él en su mansión. Sin traumas, sin vergüenzas, con naturalidad.

Descripción realista de España. No es todo toros y flamenco o playas. Ambiente rural y pobre cuando hace falta y urbano y sofisticado cuando es la mansión o el pisazo de un millonetis. Gente que viaja, habla y se divierte con normalidad. ¿Qué se creen en el extranjero? ¿Qué vamos con traje de torero por la calle? Serán garrulos…
Homosexualidad e infidelidades que se llevan con discreción, sí, pero también con mucha naturalidad.

Cierta sofisticación en la historia. Algo de lujo, de intriga romántica, fiestas y mansiones de postín, descapotables…

Los actores están bastante bien. Sobre todo Portman, muy convincente en todo el film y sobre todo cuando descubre sus dos fantasmas internos.

Sale Michale Caine.

¿En contra?

Como peli de robos o acción es la risa. Qué dos incompetentes.

El triángulo amoroso no termina de convencer. Es todo muy rápido. Y no será porque no hubiera metraje en el film…

Se puede prescindir de esta película pero es una curiosidad con puntos a su favor.

Por lucenpop

Autor y director de las webs: Videoclub CinematteFlix, Lucenpop y Passionatte