El remake de 'Viaje Alucinante' de James Cameron | Entre Titanic y Avatar

El remake de 'Viaje Alucinante' de James Cameron | Entre Titanic y Avatar

El Proyecto Perdido de James Cameron: El Abandono de ‘Viaje Alucinante’ para ‘Avatar’

En el vasto universo del cine, la historia está repleta de proyectos que nunca vieron la luz del día, ideas que se desvanecieron en el aire antes de materializarse en la gran pantalla. Uno de estos proyectos olvidados es la adaptación cinematográfica de “Viaje alucinante”, el clásico de ciencia ficción de los años 60. Este ambicioso emprendimiento, que llevaba gestándose desde finales de los años 90, tenía como figura central al renombrado director James Cameron.

El remake de 'Viaje Alucinante' de James Cameron | Entre Titanic y Avatar

La trama original de “Viaje alucinante” narraba la historia de un equipo de cinco científicos que son miniaturizados e inyectados en el cuerpo de un colega para llevar a cabo una misión quirúrgica desde el interior de su organismo. Con un plazo limitado de una hora, la película se desenvolvía como una emocionante odisea donde los protagonistas debían enfrentarse tanto a los peligros del cuerpo humano como a un saboteador en un contexto de Guerra Fría.

La película original, dirigida por Richard Fleischer en 1966, se convirtió en un referente del género de ciencia ficción y dejó una huella imborrable en la memoria colectiva del cine. Sin embargo, la idea de revivir esta historia en la pantalla grande comenzó a tomar forma en Hollywood a partir de 1984, apenas 18 años después de su estreno.

En un intento por expandir el universo de “Viaje alucinante”, se propuso al legendario autor Isaac Asimov escribir una secuela de la obra original. Aunque Asimov aceptó el desafío y creó una nueva historia en 1987 titulada “Viaje alucinante II”, la adaptación cinematográfica de esta continuación nunca llegó a concretarse, sepultando así las aspiraciones de revivir la historia en la gran pantalla.

Fue a finales de los años 90 cuando James Cameron tomó las riendas del proyecto y comenzó a trabajar en su propia versión de “Viaje alucinante”. Sin embargo, el director decidió redirigir sus esfuerzos hacia un proyecto aún más ambicioso: “Avatar”, una película que marcaría un hito en la historia del cine y se convertiría en la más taquillera de todos los tiempos tras su estreno en 2009.

A pesar de su compromiso con “Avatar”, Cameron estaba dispuesto a seguir adelante con la producción de “Viaje alucinante”, esta vez bajo la dirección de otro cineasta. En 2007, se barajó la posibilidad de que Roland Emmerich se hiciera cargo del proyecto, pero este rechazó el guion propuesto por Cameron. La huelga de guionistas que azotó Hollywood en 2007 y 2008 añadió más obstáculos al camino, retrasando aún más el progreso del proyecto.

Desde entonces, el destino de la adaptación de “Viaje alucinante” ha sido incierto, con diversos directores involucrados en distintas etapas del desarrollo, como Paul Greengrass, Louis Leterrier, Shawn Levy y Guillermo del Toro. Sin embargo, con Cameron inmerso en la producción de múltiples secuelas de “Avatar” confirmadas hasta 2031, parece poco probable que este proyecto vea la luz en un futuro cercano.

Así, el sueño de llevar “Viaje alucinante” de vuelta a la pantalla grande sigue relegado a un cajón de proyectos olvidados, un recordatorio de las complejidades y desafíos que enfrenta la industria cinematográfica en su búsqueda de dar vida a nuevas historias y mundos imaginarios.

El remake de 'Viaje Alucinante' de James Cameron | Entre Titanic y Avatar

“Viaje Alucinante” es una joya olvidada para los amantes del cine de ciencia ficción. Esta película, estrenada en 1966, fue pionera en su época, justo en el momento en que el género estaba al borde de un florecimiento con la llegada de los efectos especiales, aunque aún no digitales. Aunque puede que no sea tan conocida como otras obras de su tiempo, merece ser recordada por su originalidad y creatividad.

La trama de “Viaje Alucinante” gira en torno a un accidente cerebrovascular sufrido por un desertor valioso. Dado el limitado avance de la medicina en aquel entonces, se decide intervenirlo de una manera poco convencional: mediante un equipo científico miniaturizado y transportado dentro de su propio cuerpo. La película sigue el viaje del equipo a través del organismo, enfrentándose a todo tipo de desafíos biológicos hasta llegar al problema en cuestión. La ingeniosidad de la trama y la imaginativa recreación de los interiores del cuerpo humano son destacables, sobre todo teniendo en cuenta que estos efectos especiales se lograron sin la ayuda de los medios digitales modernos.

El mérito de la película recae en el director, Richard Fleischer, cuya habilidad para llevar a la pantalla historias de ciencia ficción ya había sido demostrada con “20.000 leguas de viaje submarino”. Fleischer logra capturar la atención del espectador con una narrativa cautivadora y una dirección magistral.

Curiosamente, la película se atribuye erróneamente al aclamado autor Isaac Asimov, quien en realidad novelizó la historia a pedido de los propietarios de los derechos. Esto llevó a cierta confusión en la época, ya que la novela se publicó antes del estreno de la película. Por otro lado, el reparto incluye a la icónica Raquel Welch, conocida como “El Cuerpo”, quien se destaca por su presencia física más que por sus habilidades actorales.

El protagonista masculino es interpretado por Stephen Boyd, quien dejó su huella en la historia del cine con su papel de Mesala en “Ben Hur”. Sin embargo, la película también es recordada por su música, compuesta por Leonard Rosenman, conocido por su trabajo en series de televisión y otras películas de renombre.

Por último, un dato curioso relacionado con la película es la triste verdad detrás de la muerte de Isaac Asimov, uno de los escritores más prolíficos y respetados del género de la ciencia ficción. Se dice que contrajo el VIH durante una transfusión sanguínea durante una intervención quirúrgica, una enfermedad que no se hizo pública en su momento debido al estigma asociado. Con su partida, el mundo perdió a un maestro de varios géneros literarios y a un narrador inolvidable.

El remake de 'Viaje Alucinante' de James Cameron | Entre Titanic y Avatar