No todo es oro en los 80s y muchas veces quizás por la novedad, se acabó convirtiendo en oro algo que simplemente era plata barata.

‘El pelotón chiflado’ es una de esas obras de los 80s que el videoclub (y por supuesto también el cine ya que fue un éxito rotundo) acabó por convertir en mito. Una comedia desternillante para la época que vista día de hoy resulta más bien torpe y poco afortunada. Para los niños de los 80s ver tetas era toda una bendición y reírse de cosas como el ejercito nos parecía gracioso más cuando quienes lo hacían eran nuestro queridos Cazafantasmas (no olvidemos que una gran mayoría conocimos esta película después de 1984).

Y cierto que sus momentos de gracia existen y que Bill Murray, Harold Ramis (sobre todo en versión original) y John Candy tienen un magnetismo especial, pero ya decimos que vista hoy día la película resulta poco excitante y afortunada, aunque eso sí, ver a Rachel de Blade Runner enrollarse con Igor de Cazafantasmas no tiene precio.

Por desgracia, lo cierto es que poco más ofrece y durante décadas todos lo hemos pasado mejor y hemos sido más alterados, violentados y retados viendo películas de Pajares y Esteso que algunas de Ramis, Candy y Murray, pero, el halo cultural nos ha impedido decir que a una gran mayoría nos gusta más ‘Yo hice a Roque III’ que ‘El pelotón Chiflado’.

Por suerte el paso de los años ha hecho que ya no tengamos miedo a decir que en términos de comedia España está un paso por delante que Hollywood, al menos en aquellos años 80s.