Videoclub Gratis | EL EXTRAÑO de Orson welles | 1946 ‧ Noir/Suspenso ‧ 1h 55m

lucenpop

La película que el mismo Welles definió como su peor trabajo es “El extraño”. Un encargo del estudio RKO que Welles aceptó para convencer/se que podía rodar una película con presupuesto ajustado y respetando el calendario. Y lo hizo. Realizó la película en menos tiempo del programado aunque el producto final nos de la sensación de que mas que Welles, la dirigió otro director. Olvídense de planos picados, porque en esta película todo es sobrio.


https://youtube.com/watch?v=E8CVEIdIQCo

No cabe duda Orson Welles es capaz de hacer pasar buenos momentos con muy poco, incluso con un guión paupérrimo como el que nos encontramos en “El extraño”. Porque la historia es inverosímil, pero además totalmente.
¿Un nazi que se fuga a EE.UU? ¿Le sigue un policía solamente? ¿No habíamos quedado que era tan importante? ¿Sólo un nazi diría que Marx era judío antes que alemán? ¿En serio? ¿No diría lo mismo un sionista? Y Franz Kindler ¿uno de los cerebros del holocausto pero nadie sabe que aspecto tiene? Y así hasta 25 razones podíamos dar de guión endeble pero no es esa mi intención.La historia naufraga si se mira con mala leche, por eso hay que verla con cierta mentalidad de la época y entendiendo que el señor Welles siempre fue un hombre oportunista y no-contracorriente como una y otra vez se nos vende. En 1946, con los juicios de Nuremberg de moda, una película del niño bonito de Hollywood tenía que caer bien, sobre todo en Europa como así fue. Tanto Huston como Welles son a veces son demasiados ingenuos (a veces) y no terminan por escribir guiones de gran complejidad (a veces). Y es quizás porque los dos fueron niños grandes que ante todo querían pasárselo bien más allá de buscar tres pies al gato sabiendo encima qué público iba a ver sus películas.


Orson Welles estaba en un gran momento profesional y eso se nota para bien ya que se transmite una gran confianza en cada plano que hace que supere a los Robinson y Loretta Young incluidos. A destacar la conversación de la cena donde Welles expone su pensamiento sobre el pueblo alemán. Mi impresión es que tuvo siempre un poco de germanofobia. Lo cuál no es nada inteligente.“El extraño” es una película de atmósfera lograda, de buenos diálogos, fotografía y encuadres portentosos y estupendas interpretaciones (el propio Welles es uno de sus mejores papeles) pero que como pasa en la mayor parte de las películas de la historia del cine el guión es deficiente. Y yo por si alguno no lo sabe todavía lo que más valora es el guión. Todo lo demás para mí va muy por detrás.
“El extraño” es otra de esas películas de sello, en este caso marca Welles que como “La dama de Shangahi” está por encima la consideración que se tiene de ellas del verdadero producto real y final que se nos ofrece.
En definitiva una de esas obras que sin interesarme excesivamente (igual que a Welles que reconoció que su implicación fue mínima) demuestran que una película correcta de la de antes es bastante mejor que las tres cuartas partes de lo que se vende en nuestros días. Menos mal que tenemos CINEMATTE FLIX.

Respetando el calendario. Y lo hizo. Realizó la película en menos tiempo del programado aunque el producto final nos de la sensación de que mas que Welles, la dirigió otro director. Olvídense de planos picados, porque en esta película todo es sobrio.

Por el contrario, Es el mayor éxito comercial de Orson Welles: llega a Amazon Prime Video un infravalorado thriller noir en tiempos de nazismo



Con Orson Welles se tiende a las hipérboles a la hora de comentar sus obras, aunque es cierto que su estilo tan rimbombante se presta a ello. Muchas de sus obras se magnifican hasta puntos extremos, no sin cierto merecimiento pero quizá dando a veces un crédito excesivo. Es por ello que algunas obras suyas, quizá más efectivas y menos grandilocuentes, no son tan tenidas en cuenta a la hora de repasas sus grandes obras.

Es un poco lo que le sucede a ‘El extraño’, una de sus películas más peculiares a pesar de que aparente lo contrario. Welles realizó la película cuando todavía tenía cierto favor en Hollywood, aunque habían ciertas voces de que su visión autoral tan elevada le impedía hacer algo que conectase con el público (sus éxitos comerciales no proliferaban). Con esta película no sólo buscó replicarles, lo consiguió, haciendo un thriller adulto que es uno de sus pocos éxitos en taquilla.

Quién es ese hombre
La película, recientemente disponible para ver en Amazon Prime Video (también se puede ver en FlixOlé o en Filmin), nos muestra la caza de uno de los criminales de guerra nazis más notables. Uno de los cerebros principales en los campos de exterminio cuya única pista disponible es la fascinación por los relojes. Un agente de la comisión de crímenes de guerra de las Naciones Unidas le dará caza liberando a uno de sus antiguos camaradas, esperando que le busque.

La película tiene una apariencia completamente sencilla, un noir con intriga y drama psicológico sin muchas florituras visuales características de Welles con una historia contada con claridad y suspense para entretener al público. Algo que se ha considerado como una concesión del autor, lo que ha provocado que se vea menos favorablemente que otras de sus obras, pero realmente condensa una de las grandes habilidades del director.

Welles es, a todas luces, un genio, un artista de gran mentalidad y ambición. En ocasiones puede dárselas de demasiado elocuente técnicamente, especialmente en su etapa tardía post-Hollywood, más experimental. Pero es un autor que nunca deja de hablar al espectador de tú a tú, tratándole con inteligencia explorando la psicología humana mientras lo tiene cautivado con la narración de la historia.

‘El extraño’: a la caza del éxito
‘El extraño’ claramente cumple con esa cualidad. Sin ser un prodigio técnico, está rodada con claridad y contada con suma elegancia, manteniendo siempre un pulso firme para que la audiencia nunca pierda el interés en la trama compleja o en los personajes intrincados. Sin complicarse en exceso, logra funcionar mejor que las dos obras que le precedieron, que además fueron maltratadas en el montaje por el estudio: ‘El cuarto mandamiento’ y una ‘Estambul’ en la que ejerció de director aunque no se le acreditó.

Su recaudación triplicó su presupuesto de un millón de dólares, siendo una de sus pocas películas de clara rentabilidad. Quizá la combinación de eso y su contención visual la pongan en un pasillo menor dentro de su particular salón de la fama, pero no está exenta de logros. Desde su increíble (y pionero, al menos dentro de una película de Hollywood) de metraje documental del Holocausto a su manejo de los códigos del noir estamos ante una notable película que merece ser rescatada.