Ver GWENDOLINE | Sexploiation ochentero con selvas, chicas, desnudos, amazonas, acción y erotismoVer GWENDOLINE | Sexploiation ochentero con selvas, chicas, desnudos, amazonas, acción y erotismo

“El imperio prohibido” (título original: “The Perils of Gwendoline in the Land of the Yik-Yak”), dirigida por Just Jaeckin y estrenada en 1984, es una película de aventuras y fantasía con toques de erotismo, basada libremente en el personaje de cómic Gwendoline, creado por John Willie. La película es conocida por su mezcla de elementos de aventuras clásicas, exotismo y sensualidad, característicos del estilo de Jaeckin, quien también dirigió la célebre “Emmanuelle” (1974).

La trama sigue a Gwendoline, interpretada por Tawny Kitaen, una joven inocente que llega a China en busca de su padre desaparecido, un científico que ha estado investigando una rara especie de mariposa. Acompañada por su fiel sirvienta Beth (Zabou Breitman), Gwendoline es secuestrada poco después de su llegada, pero es rescatada por el aventurero mercenario Willard (Brent Huff). Juntos, se embarcan en una peligrosa expedición que los lleva a través de selvas y desiertos hasta el misterioso Reino de los Yik-Yak, un lugar oculto y lleno de peligros.

El Reino de los Yik-Yak es una civilización perdida gobernada por una reina tiránica y habitada exclusivamente por mujeres guerreras. Esta sociedad, con sus elaborados escenarios y vestuarios, refleja una fantasía visual exuberante y estilizada, marcada por un diseño de producción que combina elementos de culturas antiguas y futuristas. La estética de la película, con su enfoque en la sensualidad y el exotismo, es un sello distintivo de Jaeckin, quien utiliza la narrativa para explorar temas de dominación y liberación.

Visualmente, “El imperio prohibido” es notable por su uso audaz del color y la composición, así como por sus secuencias de acción coreografiadas con gran dinamismo. La película oscila entre el melodrama y la comedia, con momentos de tensión y peligro que se alternan con escenas más ligeras y humorísticas. La actuación de Tawny Kitaen como Gwendoline aporta una mezcla de ingenuidad y determinación, mientras que Brent Huff encarna el arquetipo del héroe aventurero, fuerte y rudo, pero con un corazón noble.

A pesar de su enfoque en el erotismo y su naturaleza de explotación, “El imperio prohibido” ofrece una experiencia cinematográfica que va más allá del simple entretenimiento. La película se inscribe en una tradición de cine de aventuras que evoca los seriales de antaño, pero con un giro moderno y provocador. A través de su narrativa y estilo visual, Just Jaeckin crea un mundo fantástico que desafía las convenciones y explora las fantasías de manera lúdica y extravagante.

En resumen, “El imperio prohibido” de 1984 es una película que combina aventura, erotismo y fantasía en una mezcla única y visualmente deslumbrante. Aunque puede ser vista como una obra de explotación, también es una exploración estilizada de la aventura y la sensualidad, presentada a través de la lente creativa de Just Jaeckin.

Por lucenpop

Autor y director de las webs: Videoclub CinematteFlix, Lucenpop y Passionatte