Crítica by Lucen | Todo a la vez en todas partes

lucenpop

‘Todo a la vez en todas partes’ es a modo personal una película muy relevante por una simple razón, es la primera película en mi vida que me ha hecho sentirme mayor y no es por ver a Data ya bastante mayorcito sino por darme cuenta que ha nacido un cine que ya no encaja con mi forma de entender el 7º arte.

Nunca había tenido problemas con ninguna propuesta de esas llamadas modernas, había tenido ira al ver estupideces como ‘Crank’ o rabia al ver a Michael Bay usando drones en ‘Ambulance’. Había sido ruborizado con muchas propuestas fílmicas ya desde los años 80s, como algunas obras de Cronenberg o salvajadas llegadas de Oriente como Tetsuo o aquella etapa sádica de Takashi Miike. Y había quedado fuera de propuestas más underground o alternativas pero, en el caso de ‘Todo a la vez en todas partes’ la cosa es distinta por la sencilla razón de que la crítica ha sido unánime con ella y el público también. El filme gusta, entusiasma y entretiene a todo el que se acerca a él pero en mi caso lo único que he sentido es apatía, aburrimiento y cansancio al ver algo que no llega a penetrar en ninguno de mis poros fílmicos. Mi sensación era como estar ante un capítulo alargado de series animadas estilo ‘Rick & Morty’ y similares, ha sido como estar ante una colección de sketchs o bromas unidas por un historia alocada y poco interesante sacada de ideas ya vistas en películas de Gondry, ‘Matrix’ o series como la citada ‘Rick & Morty ‘o ‘Doctor Who’.

Pero cuando el público es unánime y la crítica también, entonces la cosa es muy clara, el problema no es la película sino el espectador que no consigue entrar en ella o ver un lenguaje cinematográfico lo suficientemente interesante como para aguantar todo el metraje pegado a la butaca.

Su ritmo ha sido tan frenético que no he podido engancharme con lo que se estaba contando, es como si mi cerebro no pudiese asimilar y macerar a los personajes. Con el montaje visual y sonoro me ha pasado lo mismo, han aguantado tan poco los planos en pantalla, que no he conseguido entrar en la malla visual, es decir, no he podido ver el boceto base que sustenta la película. Y la historia a base de multiversos y drama cotidiano familiar, me ha parecido demasiado infantil, es como situarme ante una obra de Marvel de esas que alguien pretende hacer creer que es una oda cultural sin igual, siendo simplemente (lo cual respeto), un entretenimiento adolescente sin más.

Y esto es todo lo que puede decir sin antes asegurar que intentaré verla otra vez para ver si he rejuvenecido o en cambio me he apochado un poco más.