Ver y descargar ‘Jeanne Dielman, 23 quai du Commerce, 1080’ | Torrent y streaming

lucenpop

Al oir hablar de esta película supe que tendría que verla, tarde o temprano: 3 horas y 15 minutos de la vida de un ama de casa (y prostituta ocasional), todo un reto. Minimalismo extremo, hiperrealismo que hace que cualquiera de De Sica parezca “Un Perro Andaluz” a su lado. Pedantería? Yo iba con mi armadura y mi espada, para defenderme de una basura pretenciosa francesa en toda regla, pero al final me quité el casco y ladeé mi cabeza como hace mi perro cuando ve algo curioso. Porque como decía Neil Young “hay más en esta película que lo que ve tu ojo”. Si, unos tijeretazos no vendrían mal, pero la mayoría de aparatos de DVD de hoy en día tienen un “fast forward” de buena calidad, y no deja de ser una apuesta arriesgada y necesaria. Podríamos quitarle minutos, pero es imposible que esto funcione en dos horas.

Todo transcurre entre planos “Ozu”, sin mover la cámara jamás, a base de viñetas… y entre la cantidad de cosas que hace Jeanne y que aparentemente no tienen mayor relevancia, uno va captando simbolismos, señales de socorro, muestras de la espiral descendiente de la protagonista. Y ahí es donde, si lo miramos con apertura de miras y sin tener el gatillo anti-pedantería demasiado flojo, se encuentra lo bueno de esta película. Y para cuando termina y sigues mascando ciertas partes, inquieto, te das cuenta de lo que pretendía la directora.

Si uno no hace ascos a Haneke (sobre todo sus primeras películas, que tienen mucho en común con esta), a Jaime Rosales, a Aki Kaurismaki o al maestro Ozu, creo que debería enfrentarse con Jeanne Dielman, procurando rascar esa capa de “tortilla francesa” que la recubre.

Y si al final no os gusta esta película, por lo menos aprendereis la forma correcta de empanar unos bistecs, de hacer un buen café y otras tareas del hogar.

Esta película es larga. Ya está dicho. Esta película es lenta y morosa. Ya está dicho. Esta película alarga los planos de una manera aparentemente innecesaria con una cámara que encuadra impasible, gélida, irritantemente inmóvil. Ya está dicho. En esta película se narra la historia monótona y tediosa de un ama de casa. Vemos cómo limpia, cómo cocina, cómo se asea, cómo cuida a su hijo, cómo realiza sus tareas cotidianas rutinarias, repetitivas, interminablemente, una y otra vez hasta la desesperación. En alguna otra crítica están enumeradas todas. Allí las tienen. También está dicho. He leído incluso a alguien escribir que esta película podría haberla rodado él mismo en un amplio porcentaje solamente con grabar el día a día de su madre. Decidme si no es el comentario de quien no ha entendido absolutamente nada. Decidme si no es terrorífico. Por otro lado, están los que animan a visionarla en modo avance rápido porque, según ellos, no aporta nada a esta historia alargar tanto las escenas, escenas que al parecer no desarrollan una historia entretenida. Y yo me pregunto, si una película no conecta contigo, si te parece, hablando en términos coloquiales, mala, ¿por qué no simplemente dejas de verla? ¿De qué le puede servir a alguien una crítica en la que nos limitamos a decir me aburrí, no me gustó o es lenta, cuando se trata de una película que en ningún momento cuenta con el objetivo de entretener entre sus pretensiones?

Ver y descargar ‘Jeanne Dielman, 23 quai du Commerce, 1080’ | Torrent y streaming

Deberíamos entender que hay distintas maneras de usar el cine, no sólo la convencional para el entretenimiento y para los gustos. No, no mola ser un ama de casa. ¿Y qué? El cine es también, aunque muchos no lo tengan en cuenta, un vehículo para expresar ideas, para transmitir experiencias, para ponernos bajo la piel y entender las motivaciones, las soledades y las sensaciones de personajes que en mucho o en nada se parecen a nosotros. Dejaré en cambio estos tópicos al margen. Tampoco sé escribir críticas, también termino cayendo en ellos. Lo que sí sé es que prefiero una interpretación, ya sea mala o buena, de lo que se ha visto a un insustancial me gusta o no me gusta, o un “como me aburrí os recomiendo verla en 4x 8x o 31416x”. Fijaos que no es necesaria una documentación del contexto histórico del año de realización para saber si hay algo en lo que la directora nos quería hacer pensar, no es necesaria una comparativa con películas o directores que hayan usado un lenguaje similar, ¿forman parte de alguna escuela?¿cuáles son sus características, por qué usaban los recursos del lenguaje audiovisual de esta manera? Nada, toda esta necesidad didáctica la podemos dejar en manos de los que sí saben hacer críticas y las hacen útiles. A nosotros, aficionados, nos queda algo mejor. Dar una interpretación. Una simple, llana, vulgar incluso si se quiere, interpretación de la película para que aquellos que se acerquen a ella y nos hayan querido leer antes o después, (en el después es cuando realmente son útiles las críticas), tengan herramientas para enriquecerse con una manera distinta en la que otros vieron lo mismo.

Bajo mi punto de vista, Jeanne Dielman es sin ningún género de dudas una película de terror. Y es por cierto una buena película de terror. He llegado a la conclusión de que el tiempo se ha dilatado y redunda por un sencillo motivo, para hacernos sentir que Jeanne Dielman es una muerta viviente. Efectivamente, Jean Dielman es un zombi. Así pues, Chantal Akerman hizo con “Jean Dielman, 23 quai du Commerce, 1080 Bruxelles”, y aunque no lo creáis, una película de muertos vivientes. Concretamente la de uno solo y además desde un punto de vista muy original, tan sutil como para hacer emanar la inanición de los actos más cotidianos de un zombi. Lo que hace la directora es ni más ni menos que transmitirnos cómo se siente siendo uno, cómo se vive siendo uno, cómo suceden y se ven las cosas a través de los ojos de uno. Y por supuesto, como intuíais y aunque no os guste, ser un zombi es rutinario, es lento y, por supuesto, es aburrido. La interpretación de la estupendísima Delphine Seyrig, a la que por cierto uno no se cansa de mirar durante las tres horas, ya sea empanando un filete o desmontando el sofá cama, es reveladora, contenida y elocuente en este sentido. Insisto, hasta tal punto es de terror este cuento que no tiene nada en su trasfondo que tenga algo que ver con su apariencia. Incluso lo que en primera instancia pudiera resultar más llamativo, una señora compaginando la prostitución y los asuntos domésticos en su propia casa, queda relegado a un plano completamente accesorio una vez nos hemos metido en la entrañas del personaje. La película nos deja a expensas de lo verdaderamente cruel, la atroz soledad doméstica de un ama de casa viuda y la conciencia del sinsentido. Jeanne Dielman transmite, a mi manera de ver y muy meritoriamente, el modo en que llenamos nuestros días de rutinas mecanizadas para evitar enfrentarnos al terror, al vértigo que nos produce enfrentarnos cara a cara a la nada o al todo que hay detrás de nuestros numerosos automatismos.

Jeanne Dielman es una película radical. De acuerdo, va a la raíz, no se queda en las ramas. Los planos fijos en “tiempo real” son indispensables, no hay nada de superfluo en ellos. No dicen nada y ,precisamente por eso, son de lo más elocuentes. He ahí la paradoja. Son anodinos, fríos y precisos (duran lo que tienen que durar, ni más ni menos). La información que nos ofrece Akerman de los dos personajes es la estrictamente necesaria: retazos del pasado y del futuro (Jeanne decidió ser libre, independiente y su hijo se está convirtiendo en un hombre, esa es una de las claves). La película es un presente perpetuo. Los diálogos, casi siempre banales, decidirán el destino de la protagonista (el que mantiene con su hijo sobre sexo es muy revelador).

Ver y descargar ‘Jeanne Dielman, 23 quai du Commerce, 1080’ | Torrent y streaming

Chantal Akerman toma una decisión ética y estética: no hay belleza en ningún plano, ninguna manipulación artística (ni hay música, sólo sonido ambiente) salvo dos licencias: las luces de neón intermitentes que iluminan el salón y el poema de Baudelaire “El enemigo”.
Jeanne es la perfecta alienada, su apariencia de maniquí le hace parecer de plástico. Determinada como un robot, hace movimientos casi automáticos. Esa es su libertad. Es la perfecta ama de casa, la perfecta madre y la perfecta puta. El sueño de todo Manolo barrigón futbolero. No es un feminismo de proclama enfática de derechos de burguesa aburrida, es un feminismo de “pequeños gestos” y grandes resultados. Al principio, feliz en su rutina y en su apatía, vamos descubriendo la ansiedad y el vacío en pequeñas acciones y en pequeños gestos de Jeanne: una cuchara o un cepillo que se resbalan de las manos, una carta a la que no sabe contestar, un botón irreemplazable, un cliente que llega tarde….
Dos son los grandes logros de la película:

  • Consigue que te concentres en los planos, que descubras cualquier pequeño detalle que da información sobre el estado psicológico de la protagonista. Es decir, te implica en la obra.
  • Hace de lo cotidiano algo inolvidable. Nunca olvidaré ese pequeño apartamento, como tampoco olvido la casa ni el vecindario de “La ventana indiscreta”.
    La película no ha envejecido nada, como todas las obras maestras. Y es que, “Jeanne Dielman, 23 quai du Commerce, 1080 Buxelles” es una obra maestra. Pese a quién le pese.