Ver gratis ’39 ESCALONES’ de Alfred Hitchcock

lucenpop

Richard Hannay está en un music-hall londinense. De repente, suena un disparo y comienza una pelea. En medio del tumulto, una chica asustada le pregunta si puede ir con él. Richard accede y la lleva a su apartamento…

Largo nº 19 de Hitchcock. Escrito por Charles Bennett, Ian Hay y Alma Reville (esposa de Hitchcock), se basa en la novela «The Thirty-nine Steps» (1915), de John Buchan. Se rueda, en B/N, en exteriores de Escocia y en los Lime Grove Studios (Londres). Producido por Michael Balcon (no acreditado), se estrena en junio de 1935 (Londres).

La acción tiene lugar a lo largo de varios días en Londres y Escocia, en 1934/35. Richard Hannay (Robert Donat) es un joven canadiense recién llegado a Londres, que se ve envuelto por sorpresa en la muerte de una joven agente secreta británica, Annabella Smith (Lucie Mannheim). Detenido por la policía, conoce a Pamela (Madeleine Carroll).

El film suma un thriller de intriga, suspense y misterio, una historia de aventuras y acción y una comedia romántica y de humor. Tras 10 años de gran actividad y con la experiencia de 18 películas, Hitchcock da forma a una obra madura, trepidante y equilibrada, con la que obtiene un gran éxito de público y de crítica. La acción se desarrolla a un ritmo rápido, que no da respiro al espectador, cuya atención se mantiene interesada de modo ininterrumpido. La acción se combina con una acertada construcción de personajes y con unos diálogos ingeniosos. El suspense acompaña el largo viaje de los protagonistas, lleno de amenazas, sorpresas y sobresaltos, a expensas de una persecución múltiple. La cinta está salpicada de chispas de erotismo. En la obra aparecen figuras tan gratas a Hitchcock como el falso culpable, la mujer independiente, agraciada, rubia, desenvuelta y frágil, y los enemigos interiores. No falta el recurso al humor como factor de descompresión de la tensión dramática. El realizador muestra, además, su afición por los trenes, las escaleras, el azar, el desdoblaminto de personajes (perseguidores perseguidos) y la rareza de las novedades tecnológicas (helicóptero). Son escenas memorables la del espectáculo inicial en el Music Hall, la noche en el hotel, la intervención en un mitín local y la parodia del matrimonio (Richard y Pam sujetos el uno al otro por unas esposas). De la obra se han hecho dos «remakes»: Ralph Thomas (1959) y Don Sharp (1978).

La música, de Herbert Bath, Jack Beaver, Charles Williams y Louis Levy, se apoya en una partitura densa, colorista y descriptiva, de la que sobresalen los cortes «39 escalones», «Highland Hotel», «Mr. Memory» y «Final». Se añade la composición «Tinkle, Tinkle, Tinkle» (Harry Woods), que interpreta la orquesta del Music Hall. La fotograía, de Bernard Knowles («Sabotaje», 1956), ofrece expresivos primeros planos, encuadres inquietantes, espléndidas imágenes del paisaje escocés y algunos trucajes (cámara rápida). Da testimonio de la potente visualidad del realizador (cuchillo del pan, niebla, etc.).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: