No hace mucho se acuñó el término “terror elevado”, algo que simplemente nos sitúa ante películas de terror que abandonan por un instante la vertiente adolescente para situarnos ante una obra con un acabado visual más refinado y un contexto narrativo con varias lecturas, vamos lo que hizo Universal en los años 30 y 40 y la Hammer en los 60s. El caso es que el cuño “elevado” debe venir por un ente omnipresente, alguien cuya verdad marque el devenir del mundo y eso solo lo hacen los críticos reputados y los festivales.

Pues bien, ‘Pobre Criaturas’ es sin duda una de las grandes películas de 2023 y favorita o ganadora de retahíla de premios en 2024 y ya se ha leído más de una vez el término de “fantástico elevado” que sin duda lo es. La cuestión es que ‘Pobres Criaturas’ no es tan rompedora y original como algunos creen y seguro que ya hemos visto mucho de ella de aquel ‘Brazil’ de Terry Gilliam que seguramente podríamos decir en la expresión tan de moda “pertenecen” al mismo universo.

Seguro que ‘Pobres Criaturas’ podría transcurrir en una ciudad contigua de aquel ‘Brazil’ de Gilliam, una ciudad con ciudadanos mucho más serios, estirados y pretenciosos, e incluso si cogiésemos personajes de uno y otro lado y los intercambiásemos nadie se daría cuenta,  ni siquiera los que reparten medallas de “elevado”.

La cuestión es que todos tenemos claro que ‘Pobres Criaturas’ es “elevada”, una gran película sin duda que va mucho más allá del simple entrenamiento pero este planteamiento nos lleva a otro ¿Es “Dune: parte dos” fantástico elevado como lo es “Pobres Criaturas”.

Y es aquí donde aparece la polémica. Sin duda que nadie respetado ha dado el título de “fantástico elevado” a la obra de Denis Villeneuve ahora bien ¿es visualmente mejor ‘Pobres Criaturas’ que la segunda entrega de ‘Dune’?

Si yo tuviese que responder diría que no, que no solo no es visualmente mejor, sino que más bien es inferior ya que la obra de Villeneuve es una obra mayúscula en esos términos ¿Y en términos de arte? Tampoco ‘Dune: parte 2’ es inferior y ni siquiera lo es en términos literarios. ‘Pobres Criaturas’ es una bella oda a la reivindicación de la mujer actual pero ‘Dune’ también lo es a eso y a otras muchas cosas más por lo que deberíamos afirmar que la película que está arrasando en taquilla es igual de “elevada” que la que aspira al Oscar.

El tema es que, como siempre ha pasado en el cine, hay que esperar décadas a que alguien diga que los western de John Ford, o los terrores de Hitchcock eran mucho más que simple entretenimiento al igual que los ‘Dune’ de Villeneuve lo son. Lo que nos lleva a la conclusión de que el “elevado” de una obra no lo marca y otorga el crítico que la ve, sino el director o productor que la realiza. La única diferencia entre ‘Pobres Criaturas’ y ‘Dune: parte 2’ en términos de “elevación” es que la obra de Lanthimos ha sido diseñada para triunfar en festivales mientras que la de Villeneuve en grandes moles comerciales. En lo demás no hay diferencia alguna.