Videoclubs de los 80s | Libertad, tiros, risas, tetas y sangreVideoclubs de los 80s | Libertad, tiros, risas, tetas y sangre

Los había en forma de tubo, cuadrados, de dos plantas, oscuros, sucios, turbios, con catálogo pirata, hasta ‘El Corte Ingles’ tenía el suyo propio pero, solo aquella habitación oscura que prohibía el paso a los más jóvenes podía quitar nuestra atención de aquellas mágicas estanterías llenas de carátulas idealizadas y llamativas que albergaban todas las fantasías que los jóveves de los 80s podíamos tener. Solo aquel horrible papel metido entre el papel de la carátula y el plastico transparente exterior que decia: “ALQUILADA”, podía frustar aquellas tardes de sábado diseñadas para encender nuestros Betamax y VHS entre película del oeste de las 15:00, y el capítulo de ‘V’ de los 19:00, repito, solo ese papel destruía aquellas dos horas mágicas donde nosotros podíamos ser los dueños y proyeccionistas de nuestra tele.

Videoclubs de los 80s | Libertad, tiros, risas, tetas y sangre

La Evolución del Videoclub en España

La transición del videoclub al streaming ha sido un viaje fascinante en la historia del entretenimiento español. Desde los primeros días en la década de 1980 hasta la era moderna del streaming, el videoclub ha sido un elemento central en la experiencia cinematográfica de muchas personas. Este artículo se propone explorar esta evolución, desde los días de los Betamax hasta la llegada de Filmin y otras plataformas de streaming.

El Auge del Videoclub en los Años 80:
La llegada de los reproductores de video a España marcó el inicio de una nueva era en el consumo de películas. En 1980, el primer videoclub español, Video instan, abrió sus puertas en Barcelona, ofreciendo a sus clientes acceso a una amplia selección de películas en el formato VHS. Con el tiempo, el videoclub se convirtió en un lugar de encuentro para los amantes del cine, ofreciendo una experiencia única y personalizada de alquiler de películas.

La Época Dorada y los Desafíos:
Durante los años 90 y principios de los 2000, los videoclubs vivieron su época dorada, con la proliferación de grandes cadenas como Blockbuster y la popularización del DVD. Sin embargo, este período de éxito también estuvo marcado por desafíos, como la piratería y la llegada de nuevas tecnologías de transmisión, que cambiaron drásticamente el panorama del entretenimiento.

El Advenimiento del Streaming:
Con la llegada de la era digital, el videoclub se enfrentó a una competencia sin precedentes por parte de las plataformas de streaming como Filmin. Estas plataformas ofrecen a los usuarios acceso a un catálogo cada vez más amplio de películas y series, eliminando la necesidad de visitar un videoclub físico. A pesar de esto, algunos videoclubs han logrado sobrevivir adaptándose a los nuevos tiempos, como el legendario Video instan en Barcelona.

El Legado del Videoclub:
Aunque el modelo tradicional de videoclub puede estar en declive, su legado sigue vivo en la cultura cinematográfica española. La experiencia de visitar un videoclub, interactuar con otros amantes del cine y descubrir nuevas películas sigue siendo incomparable en muchos aspectos. Plataformas como Filmin buscan capturar esta magia al ofrecer colecciones curadas y ciclos dedicados a directores, acercando a los usuarios a la experiencia del videoclub desde la comodidad de sus hogares.

En resumen, la historia del videoclub en España es un testimonio de la evolución constante del entretenimiento y la forma en que las nuevas tecnologías han transformado la manera en que consumimos películas y series. Aunque el streaming ha cambiado la forma en que accedemos al contenido audiovisual, el espíritu del videoclub sigue vivo en la pasión por el cine y el deseo de descubrir nuevas historias.

El Legado de los Videoclubs en España: Una Mirada Nostálgica al Pasado del Entretenimiento

Durante décadas, los videoclubs fueron una parte fundamental de la experiencia cinematográfica en España. Establecimientos llenos de películas en VHS y DVD, donde los clientes podían alquilar sus filmes favoritos para disfrutar en la comodidad de sus hogares, los videoclubs no solo ofrecían entretenimiento, sino también un espacio social donde los amantes del cine podían reunirse, intercambiar recomendaciones y compartir su pasión por el séptimo arte. En este artículo, exploraremos la historia y el legado de los videoclubs en España, desde sus humildes comienzos hasta su declive en la era del streaming.

El Surgimiento de los Videoclubs:
Los videoclubs llegaron a España en la década de 1980, coincidiendo con la popularización de los reproductores de vídeo domésticos. El primer videoclub del país, Video instan, abrió sus puertas en Barcelona en 1980, ofreciendo una amplia selección de películas en formato VHS. Pronto, los videoclubs se multiplicaron por todo el país, convirtiéndose en puntos de encuentro para cinéfilos ávidos de descubrir nuevas películas y clásicos del cine.

La Época Dorada de los Videoclubs:
Durante los años 80 y 90, los videoclubs vivieron su época dorada en España. Grandes cadenas como Blockbuster y pequeños establecimientos locales ofrecían una amplia gama de películas para alquilar, desde los últimos estrenos de Hollywood hasta joyas del cine independiente y películas de culto. Los videoclubs se convirtieron en lugares de referencia para los amantes del cine, que acudían semanalmente en busca de sus películas favoritas.

El Declive en la Era del Streaming:
A medida que avanzaba el siglo XXI, los videoclubs comenzaron a enfrentarse a nuevos desafíos. La llegada de internet y el auge de las plataformas de streaming como Netflix y Filmin cambió la forma en que las personas consumían películas y series. Con la comodidad de poder ver películas desde casa con solo unos clics, muchos clientes dejaron de visitar los videoclubs, lo que llevó al cierre de muchos establecimientos en todo el país.

Videoclubs de los 80s | Libertad, tiros, risas, tetas y sangre

Videoclubs de los 80s | Libertad, tiros, risas, tetas y sangre

El Legado Perduradero:
A pesar de su declive, el legado de los videoclubs sigue vivo en la memoria de quienes crecieron alquilando películas en estos establecimientos. La experiencia de explorar los estantes repletos de películas, leer las sinopsis en las cajas y compartir recomendaciones con los empleados y otros clientes es una parte integral de la infancia y la juventud de muchas personas en España. Además, los videoclubs dejaron una marca indeleble en la cultura popular española, inspirando películas, series de televisión y obras de arte que rinden homenaje a esta época dorada del entretenimiento.

En resumen, los videoclubs desempeñaron un papel crucial en la historia del entretenimiento en España, proporcionando a millones de personas acceso a una amplia gama de películas y creando una comunidad de cinéfilos apasionados. Aunque su tiempo puede haber pasado, su legado perdura en la memoria colectiva y en el corazón de quienes alguna vez disfrutaron de la magia de alquilar una película en un videoclub.

Por lucenpop

Autor y director de las webs: Videoclub CinematteFlix, Lucenpop y Passionatte