Ver gratis TERMINATOR WOMAN | 1991 ‧ Ciencia ficción/Acción ‧ 1h 40m

lucenpop

EVE es un peligroso androide militar creado con la imagen y recuerdos de su creadora. Cuando es seriamente dañado durante el robo a un banco, el androide empieza a usar más recuerdos y emociones de los iniciales; el enfado, la oscuridad… Pronto se convertirá en una máquina de matar imposible de detener. Su creadora la doctora Eve Simmons y el teniente Jim McQuade intentarán terminar con el infernal invento.

Una androide (Renée Soutendijk) creada en un secreto laboratorio militar, bautizada como Eve 8 y creada a imagen y semejanza de la doctora que está a cargo del proyecto, durante una excursión al mundo exterior supervisada por un agente del gobierno que va grabando sus reacciones, se ve envuelta en un tiroteo durante el atraco a un banco, en el que se hallaba practicando su faceta humana, resultando muerto el agente y recibiendo ella un tiro de escopeta que no la hace ninguna mella, por lo que después de lanzar unos cuantos metros por los aires al tipo que la disparo y recoger su arma, ya tenemos a la androide armada con un subfusil suelta por las calles de Nueva York (filmada en Los Ángeles, San Francisco y Nueva York), donde tras cambiar el traje chaqueta que llevaba por un sensual vestido y una bonita chaquetilla naranja, se estrena cercenando el miembro viril de un bocado, al tipo con el que había ligado en un bar y que instantes antes de la fellatio la había llamado puta por 2 veces (ignorando la advertencia que le había hecho ella 1 segundo antes diciéndole que no la gustaba que la llamaran así) y acto seguido acribillando a unos cuantos policías que pasaban por allí.


Para encontrarla y neutralizarla (solo se la puede detener con un disparo en uno de los ojos) llaman a un experto en lucha antiterrorista (Gregory Hines), que ayudado por la doctora de marras, se pone manos a la obra, dándose la circunstancia de que tan solo disponen de 24 horas, ya que la bomba nuclear con la que va equipada, se ha activado debido a un fuerte golpe sufrido al embestir a un tipo con el que había tenido un problema de circulación y la había llamado “puta” (parece ser que la doctora de la que había copiado el cuerpo y al parecer también sus recuerdos, había tenido algún que otro problema con los hombres).

A partir de aquí tenemos una modesta y medianamente pasable película, que se transforma en muy entretenida y divertida cada vez que hace su aparición la bella androide repartiendo estopa y tirando de subfusil, apariciones que aunque se nos antojan escasas, en algunos casos llegan a ser antológicas, como por ejemplo la balacera final en el interior del metro (la historia del pasado de la doctora, el experto, los soldados buscándola y demás zarandajas se soportan como peaje obligatorio del guion, hasta la nueva aparición de la sensual y salvaje Eve 8) y justifican y hasta hacen recomendable su visionado para los degustadores de este tipo de producciones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: