CINEMATTE FLIX MAGAZINE | Videoclub Online Gratis

MAGAZINE


Aunque Joe Dante es conocido por cierto sector del público, no se puede negar que este nombre no tiene el peso que merece su obra. Joe Dante es junto a Steven Spielberg y sin complejos, uno de los directores claves del cine comercial de los 8O y sin duda alguna uno de los artífices de ese tan añorado y buscado cine ochentero. Una de sus mejores películas y una de las más infravaloradas es 'No Matarás al Vecino'. Una pequeña joya con aires de Ventana Indiscreta tamizada con un poco humor y cine de las octava década de fin de siglo XX.


Claro que Joe Dante tiene una obra bastante reducida, pero, eso no asevera que su talento también lo fuese como demuestra la película que desentarramos hoy. Gremlins había sido un rotundo éxito comercial pero aunque Joe Dante es su creador, era el nombre de Spielberg el que más se vinculaba a la obra. También había realizado Piraña muchos años antes y más recientemente películas sonadas como Exploradores y El Chip Prodigioso, pero aún así, Joe Dante parecía no tener el peso suficiente dentro de Hollywood y seguro que era por cuestiones externas a su talento pero aún así, consiguió tener bajo sus manos a una de las grandes estrellas de los 80s. Tom Hanks era la cabeza visible de un proyecto llamado The Burbs y traducido como No Matarás al Vecino.

SU OBRA MAESTRA

Joe Dante nos situaba en un barrio residencial típico de los 80s, uno de esos que vimos tantas veces en películas como Eduardo Manostijeras y que tanto vinculamos a la vida americana de aquellos años. Pero a Dante no le importaba el barrio completo sino solo 6 casas del mismo. En ellas vivían los personajes de una historia pequeña pero que esconde todo lo mejor de la obra de Dante y del cambio que el cine estaba dando a finales de los 80s.

Sin querer entrar en spoilers, algo que haría mucho daño a la película, hay que decir que estamos ante una comedia negra, muy negra donde el suspense, la crítica, la ironía y las sorpresas se destapan a cada minuto que pasa. Una de esas películas donde el ritmo alcanza cotas de perfección al encontrarnos con un dato nuevo a cada paso. No hace mucho pudimos ver triunfar a Ryan Johnson con Puñales tras la espalda y eso mismo debió haber pasado con la historia gestada por Dante. 
Lo más interesante es que vemos al director totalmente libre y desatado, capaz de ofrecer planos preciosos como y tomas imposibles en una de esas películas de espíritu teatral donde el entorno se convierte en protagonista junto a unos actores encabezados por un genial Tom Hanks al que le rodean nombres curiosos como el de Carrie Fisher o el de el 'Corie feo'

La película no fue un fracaso ni mucho menos, pero, los 50 millones de dólares recaudados a nivel mundial tampoco hicieron justicia a la calidad y cualidad de una película diferente que no posee clones que le hagan justicia.
Posiblemente sea la última gran película de su director (a excepción de Pequeños Guerreros (1998) ya que fracasos posteriores y su vinculación al mundo de la televisión hicieron que la obra de Dante fuese simplemente testimonial a partir de los años 90s.
Pero no importa y nunca es tarde primero para poder disfrutar de nuevo de No Matarás al Vecino y segundo para tener esperanzas que en Dante vuelva a sorprendernos de nuevo en alguna nueva película con el sabor, color y calor que tenían sus películas en los años 80s.



Algunas curiosidades del film:

Fue editada el 30/06/2004 en dvd por Universal y a fecha de hoy se encuentra descatalogada.

El grupo musical que suena cuando aparece Corey Feldman es “Circus of Power” con el tema “Machine”.

Henry Gibson, el actor que encarna al doctor, es un habitual en las películas de Joe Dante, en papeles secundarios.

El hijo de los Klopeks, Courtney Gaines, es el mismo actor que encarnó a Malachay en la adaptación a la gran pantalla de la novela de Stephen King, “Los Chicos Del Maíz” (Fritz Kiersch, 1984).

Entre los cuchicheos de Ray y sus vecinos, Ricky Butler menciona la gran película “El Centinela” (Michael Wienner, 1977).

Cuando Ray Peterson, después de lo que le comentan sus vecinos y se pone a ver la TV, una de las películas emitidas es “La Matanza De Texas 2” (Tobe Hopper, 1986) y la otra “El Exorcista” (William Friedkin, 1973).

La banda sonora no se ha tenido muy en cuenta pero el trabajo de Jerry Goldsmith es sensacional sabiendo transmitir, al espectador, cada una de las diversas situaciones que acontecen (desde momentos de tensión y misterio hasta lo más esperpéntico o disparatado).

EL FAMOSO INICIO A BASE DE PLANOS








SELLO DANTE

La ironía. La capacidad para confrontar dos ideas y que el espectador no sepa muy bien dónde posicionarse. En sus películas no suele haber malos absolutos y tampoco un claro protagonista. En ‘Gremlins’ la señora Deagle es caricaturesca y malvada en cierto modo pero hay personajes como el señor Futterman, que es republicano y racista, pero sientes cierta empatía con él. Puedes identificarte con Gizmo pero también con los gremlins malvados y divertirte con sus correrías. En ‘El chip prodigioso’ hay un personaje que es un terrorista. Sin embargo es totalmente simpático y no hiere a nadie en la película.

Las antítesis de situaciones, ideologías y personajes también son una norma de Dante, poco amante de las estructuras fijas: «Dentro de que se trata de superproducciones de Hollywood, sus guiones escapan de la rigidez de las estructuras de tantos filmes comerciales, e incluso hay en ellos espacio para escenas autónomas y para la improvisación». Supone un caso infrecuente en la Meca del cine: las películas de Joe Dante son –salvo casos aislados– como Joe Dante quiere. Lo controla todo. «Suele trabajar mano a mano con los guionistas, y siempre intenta que estén presentes en los rodajes» Son de él muchas de las ideas del texto –«incluso algún diálogo»– de «Aullidos», del fragmento de «En los límites de la realidad», de «Gremlins 2» (1990) y de «Matinee». A la vez que el «detallismo» excede de lo común en la industria: «Disfruta implicándose en todos los elementos que conforman sus largometrajes, desde el casting al vestuario, pasando por los efectos de sonido. Casi nadie goza del ‘‘final cut’’ en Hollywood, pero en la mayoría de sus obras, Dante se las arregló para que no cambiase nada sin su consentimiento».

No hay comentarios:

Bottom Ad [Post Page]