CINEMATTE FLIX MAGAZINE | Videoclub Online Gratis

MAGAZINE


Un grupo de prisioneros chino-estadounidenses se encuentra en una importante misión en Vietnam. Al igual que en Doce del patíbulo, se les promete libertad y, además, una buena cantidad de dinero. Sin embargo, hay una razón por la cual estas personas son elegidas. Lo has adivinado son prescindibles... como en su día lo fue también John Rambo... Por cierto, ese mismo año, otra película selvática como Depredador, veía la luz en la otra parte del mundo.


A diferencia de Doce del patíbulo, hay muy poca o ninguna exposición sobre estos prisioneros. Solo a través del diálogo y la dinámica se les da una idea de quiénes son. Con toda honestidad, estas personas podrían haber sido cualquiera y no habría ninguna diferencia. Como con la mayoría de las misiones en las películas, las cosas no salen según lo planeado, pero este grupo de soldados está lo suficientemente determinado como para seguir adelante. La mayoría de las personas en este grupo son inmensamente decididos. Son camaradas de principio a fin y tienen buena química entre ellos. Los momentos cómicos se intercambian con los serios de una manera tan efectiva que empatizas con estos personajes incluso cuando apenas los conoces.

El grupo de soldados está dirigido por el teniente Lam interpretado por Lam Ching-ying (Mt. Vampire) y Ming-Sun Tung interpretado por Sammo Hung. Otros miembros notables son Corey Yuen y Yuen Woo-Ping. Reciben asistencia de tres guerrilleros camboyanos con Joyce Godenzi. Más tarde, Yuen Biao y Haing S. Ngor (The Killing Fields) se unen también. Al final, Yuen Wah aparece como un villano risueño cuyo papel podría ser breve pero muy memorable. En realidad, todo el elenco hace un buen trabajo al hacer que los eventos sean creíbles. Aunque es Godenzi quien realmente impresiona. Con Sammo Hung a la cabeza como director, solo sabes que la acción será de primera categoría. Pero además de eso, fue capaz de generar tensión y suspense en las escenas más tranquilas que hicieron que la acción fuera más emocionante. La acción en sí es una maravillosa combinación de artes marciales y heroico derramamiento de sangre. Personalmente, hubiera preferido que hubiera abandonado un pocos las artes marciales y se hubiera metido de lleno en la acción a lo John Woo. Pero entonces los cóndores orientales habrían sido demasiado similares a los héroes americanos que no derraman lágrimas. Así que al final, está bien como está.

Comando infernal no ha perdido su fuerza en absoluto. Se sostiene bastante bien y todavía impresionan hoy día. Si bien hay algunas ralentizaciones, no hay un solo segundo aburrido en esta película. Además es uno de esos filmes que puede ver una y otra vez y nunca cansarte. En resumen, Comando infernal es un clásico de las artes marciales.

Videoclub: Ver Gratis ℂ𝕆𝕄𝔸ℕ𝔻𝕆 𝕀ℕ𝔽𝔼ℝℕ𝔸𝕃 en CINEMATTE FLIX

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]