VIDEOCLUB + CINEFORUM

Ver Gratis 𝔻.𝔸.ℝ.𝕐.𝕃 en CINEMATTE FLIX | Cine fantástico bajo el legado de Amblin sin el talento de esta

El cine fantacientífico y de terror está repleto de niños con poderes y habilidades sobrenaturales y “D.A.R.Y.L.” es uno de estos ejemplos. Una película que tenía potencial para abordar temas filosóficos (tal y como demostró Spielberg en “I.A. Inteligencia Artificial”, 2001) pero que queda muy lejos de alcanzarlo y se conforma con ser una historia infantil sin pretensiones de ningún tipo. Y ¿por qué? Pues sencillmanente porque eran los 80s y esto es un producto de espíritu Amblin donde la diversión y el fantástica pesa más que lo filosófico. Y bien que me parece.


La película empieza fuerte y lo hace mediante una persecución en la que un vehículo escapa a toda velocidad mientras le persigue un helicóptero. En el interior del vehículo hay un adulto conduciendo y un niño sentado en la parte posterior. El coche se para y el niño sale. Posteriormente el coche se despeña por un precipicio y explota. Buen inicio, acción a raudales y muerte en los primeros 3 minutos de peli.
El niño es encontrado por un anciano que lo lleva a una orfanato. Daryl solo recuerda su nombre y no es capaz de decir ni de donde viene ni quien son sus padres ni ningún otro dato que pueda esclarecer algo sobre su identidad. Durante las pruebas físicas que se le realizan ya se puede observar que el crío es algo «especial» y, como mínimo, tiene una memoria a corto plazo prodigiosa.
Finalmente es entregado en régimen de acogida a un matrimonio que hace tiempo que espera poder tener en su casa a un chaval. Se trata de los Richardson, Joyce y Andy, que desde un primer momento acogen a Daryl como si fuese hijo suyo. Rápidamente se hace amigo de Tortuga, un vecino de edad parecida que tiene una hermana a la que cariñosamente apoda «Puti» («hockie = little hocker» en el original). Tortuga y Ealine flipan al ver jugar a Daryl por primera vez al juegazon «Pole Position» en la «Atari 800» (mítica consola):

D.A.R.Y.L. tiene todo lo que una peli de ciencia ficción de los 80 debe ofrecer: un niño protagonista encantador que conduce y hasta pilota un Blackbird, un niño amigo del protagonista con apodo gracioso (en este caso Tortuga) que hará las veces de secundario cómico y una trama con militares, científicos, persecuciones, superordenadores y videojuegos Atari. Y para remate del tomate, el padre del chaval está interpretado por Michael McKean, el mejor cantante de la historia del mock & roll.
El protagonista es Barret Oliver que en los 80 trabajó en títulos interesantes como La historia interminable, Cocoon o Frankenweenie, pero que terminó su carrera al igual que estas pelis ochenteras tipo El vuelo del navegante, E.T. o Exploradores vieron su final cuando dejaron de ser rentables.
Considerado hoy en día como un mini-clásico de los 80, este discreto film aguanta el paso del tiempo con eficacia y me complace asegurar que en líneas generales, lo considero encomiable.
Pienso que la mayoría de sus errores (a veces se hace exageradamente sentimental y farragosa)  no son tan graves como para sucumbir de ningún modo el proyecto, que de todas formas, seguro que tenía mejor pinta sobre el papel que en pantalla.

Quizás pueda pecar de "Inofensiva" y "blanda", pero ¿Es eso "malo"? Como siempre, dependerá de lo que uno vaya buscando en el filme: si lo ves pretendiendo que te redescubra el cine como arte, el chasco será momumental. Si lo ves con ojos menos exigentes y tan sólo le pides a la cinta que te entretenga, entonces 'D.A.R.Y.L' cumplirá su objetivo sin mayor estridencia. Si, por último, eres de los que la vieron cuando era pequeño y no te has atrevido a volver a acercarte a ella por miedo a que no haya resistido bien el paso del tiempo, descuida, sí lo ha hecho.
En definitiva, y para no repetirme más, diré que es recomendable para incondicionales del cine ochentero (su atmósfera es entrañable) o para críticos de la ciencia ficción menos rigurosa.

Ver Gratis 𝔻.𝔸.ℝ.𝕐.𝕃 en CINEMATTE FLIX


No hay comentarios:

Bottom Ad [Post Page]