CINEMATTE FLIX MAGAZINE | Videoclub Online Gratis

MAGAZINE

Ver 'El club de los Monstruos' (1980) | Crítica | Cinematte Flix presenta una antología de terror

El escritor de terror John Carradine es invitado por el vampiro Vincent Price para pasar una noche en un club de monstruos. Entre extraños actos musicales (UB40, BA Robertson), Price cuenta historias sobre varios monstruos: un "shadmock", un vampiro y un pueblo de demonios...


La última de las antologías de terror producidas por Milton Subotsky, es una colección destartalada de ingredientes adaptados de historias del subestimado R. Chetwynd-Hayes, con un trabajo bueno y macabro de incondicionales como Patrick Magee, Britt Ekland y Lesley Dunlop (destacado en el último, la mejor historia), más Donald Pleasence sin correa como un policía que odia a los vampiros.


Un vampiro hambriento recibe un refrigerio ligero y nocturno de su autor de terror favorito, y le paga la bebida ofreciéndole un suministro de historias de terror de por vida. Esta serie interminable de volúmenes se encuentra dentro del Monster Club, un establecimiento arcano donde las bebidas se ponen rojas y la clientela es todo menos humana.
Basada en la novela del mismo nombre de Robert Chetwynd-Hayes, la película de Baker, principalmente amigable para los niños, captura muy poco del humor banal y negro presente en el libro; no pudiendo hundir sus dientes en el ingenioso estilo del autor. Hayes crea un equilibrio perfecto entre el terror espeluznante y el humor macabro, mientras que la película atraviesa una estaca de madera. Curiosamente, uno de los segmentos ni siquiera es del libro de Hayes, sino de una colección anterior de las historias de vampiros de los autores.


Lanzado en marzo de 1976, 'The Monster Club' contenía cinco cuentos entrelazados entre un prólogo, un epílogo y cuatro interludios de Monster Club. Está escrito en un formato perfecto para una adaptación cinematográfica. No es sorprendente que este sea otro caso en el que el libro es mejor que la película. El trabajo de Baker tiene algunas cualidades propias, pero el material fuente de Hayes es mucho más expansivo. Posiblemente si se hubiera hecho durante el apogeo de la locura ómnibus, al CLUB DEL MONSTRUO le habría ido mejor. Desafortunadamente, una antología de horror para niños parecía terriblemente fuera de lugar en 1981 rodeada de slashers que compiten para salpicarse el uno al otro.

Ver 'El club de los Monstruos' (1980) | Crítica | Cinematte Flix presenta una antología de terror

El segmento más animado del grupo, tiene lugar dentro de la discoteca del título. En el libro, el personaje humano principal se llama Donald McCloud. Para su homólogo de celuloide, John Carradine interpreta al propio autor, R. Chetwynd-Hayes. Según los informes, el autor (que murió en 2001) no estaba muy satisfecho con el tratamiento de su material, ni con la elección de Carradine para interpretarlo debido a su edad. En ese momento, Carradine tenía 74 años y Hayes 61. Como mordaza, Hayes había puesto al productor Milton Subotsky en su libro, pero en forma de anagrama como Lintom Busotsky; Entonces Milton le devolvió el favor al convertir a Donald McCloud en el autor.
En una nota al margen, hay otra referencia de Amicus de Hayes en 'Monster Club Interlude 3' al director Kevin Connor. Conocido como un "director prometedor", su nombre se convierte en un anagrama como Vinke Rocnner; un Ghoul pregunta: "¿Alguien ha visto From Behind the Tombstone?" Por cierto, Kevin Connor había dirigido DE MÁS ALLÁ DE LA TUMBA, un acrónimo de Amicus de 1974 basado en historias de R. Chetwynd-Hayes.
Cuando Milton Subotsky se separó de su socio Amicus, Max J. Rosenberg, en 1975, creó Sword and Sorcery Productions. La intención era rodar un ambicioso proyecto basado en el personaje Thongor de Lin Carter. Si bien eso se gesticuló durante los próximos años, Subotsky trató de hacer una serie de otros proyectos, pero la mayoría nunca despegó. Desafortunadamente, Thongor y el Valle de los Demonios se encontraba entre las producciones vencidas. Además, el fracaso de THE MONSTER CLUB fue el final de S&S Productions.

Ver 'El club de los Monstruos' (1980) | Crítica | Cinematte Flix presenta una antología de terror

Volviendo al El club de los Monstruos, las escenas iniciales en la discoteca son sorprendentemente divertidas; incluso si las máscaras de monstruos son dolorosamente obvias. Se supone que son monstruos genuinos, pero el efecto es arruinado por los bits de la pista de baile al dar la impresión de que estamos presenciando poco más que una mascarada. Las canciones son mucho mejores de lo que esperas; y posiblemente la mayor fortaleza de la película. Lo más destacado es una stripper que literalmente se quita todo, convirtiéndose en un esqueleto en silueta después de quitarse la piel detrás de una pantalla. Estos intentos de capturar el humor negro del libro compensa la falsedad de los monstruosos patrocinadores del club ... hasta cierto punto. Vincent Price lleva estas escenas, manteniendo viva la juerga de los no muertos con su entrega jovial.
Si bien El club de los Monstruos es laxo en el departamento de monstruos, tiene éxito en otros, como la decoración del escenario y las ubicaciones. Hace que parezca más caro de lo que realmente es. Esto es especialmente evidente en las historias mismas; con énfasis en el primer y último cuento. Si has leído la novela, la película es una arteria obstruida en comparación. Rica en sus descripciones del linaje de cada criatura, la película nunca llega a igualar la grandiosa sangre de los escritos de Hayes. Las mitologías son notablemente detalladas, por lo que es una pena que la versión cinematográfica no siga su ejemplo. Las historias (las dos del libro que se presentan) comparten una pequeña parte de sus fuentes, lo cual es doblemente decepcionante. El tema del aislamiento es compartido por los tres y exclusivo de la versión de la película. Con más dinero invertido, El club de los Monstruos podría haber sido un clásico del formato ómnibus.

En cuanto a las historias ...


THE SHADMOCK: Angela, una mujer demacrada financieramente, es presionada por su novio para que trabaje para un recluso rico llamado Raven; quien resulta ser una extraña criatura híbrida llamada Shadmock. Inicialmente aterrorizada por él, Angela desarrolla una amistad con el excéntrico millonario. El cuervo solitario finalmente le propone matrimonio a Angela. Su novio la convence de aceptar para que pueda reclamar sus riquezas.
Como está escrito, 'The Shadmock' es similar al tipo de "postres" que encontrarás en un cómic de terror de la CE. Desafortunadamente, se desvía mucho del material fuente. La sinopsis anterior es prácticamente irreconocible a lo que Hayes había escrito. Esto también es una pena, porque la historia original está mórbidamente montada con solo la escopeta de humor más negro azabache. La historia real trata de una pareja de renombre, Sheridan y Caroline Croxley, quienes están pasando un retiro de fin de semana en una de las propiedades familiares. Lo que los Croxley no saben es que la ayuda es una familia literal de monstruos; y lo que le espera a esta infeliz pareja es todo menos descanso y relajación.

Antes de continuar, debemos retroceder momentáneamente; El segundo cuento en 'The Monster Club' se titula 'The Mock' . Esa historia se correlaciona con esta en relación con las criaturas. En esa historia, el simulacro (una palabra cortés para mestizo) es un joven acosado que, junto con su madre, desean levantar a su monstruoso patriarca de la tumba. Bueno, en realidad de la bañera de la que se drenó (tendrás que leer el libro para obtener toda la historia de fondo) . A partir de ahí, el joven monstruo sufrirá un cambio similar a como un adolescente entra en la pubertad.
Los tipos de monstruos en 'The Mock' pueblan este, pero el énfasis está en Shadmock, que se menciona en el cuento anterior de la novela. El nombre del monstruo en el libro es Marvin, pero en la película se llama Raven. Para dar vida al Shadmock a la vida del celuloide, los cineastas han combinado algunas características de algunos de estos monstruos híbridos de nivel inferior. En el libro, Marvin el Shadmock es un hombre guapo, una especie de versión masculina de Marilyn Munster; solo Marvin posee un método mortal de despacho cuando silba.
Su contraparte fílmica es exactamente lo contrario. El Shadmock en pantalla es solo un chico pálido, enamorado y con un maquillaje mínimo. Mucho se dice sobre cuán "aterrador"él es, pero esto es una exageración; el personaje se parece más a un tipo que no sale al sol con demasiada frecuencia y no hay nada demasiado monstruoso en eso. Aún así, por mucho que esto se desvíe de la historia de Hayes, la exposición de Raven está bien manejada. Un remanente de la novela es el amor de Shadmock por la jardinería; pero lo que hace en el jardín falta en la versión de Baker.


LOS VAMPIROS: acosado en la escuela, un niño solitario tiene poca interacción con su excéntrico padre que, cuando le pregunta por qué no juega con él durante el día, dice: "Vurké durante la noche" . No es difícil discernir cuál es su profesión. Mientras tanto, el Escuadrón B de Scotland Yard (el Escuadrón de Sangre) , cazadores de vampiros que investigan diversos delitos de sangre, están rastreando un chupasangre particularmente inteligente. Al finalmente localizar su paradero, el Jefe Pickering de B Squad (¡ha apostado más de 2,000 vampiros!) Se entera de las bromas sobre él. "¡Bevare de hombres con estuches de violín!"

Fácilmente el más débil de esta tríptica críptica, este segundo segmento ni siquiera estaba entre las cinco historias de MC, sino que estaba basado en 'My Mother Married A Vampire', tomado de la colección de terror de Hayes de 1978, 'The Cradle Demon' . La primera historia del libro de Hayes, 'El hombre lobo y el vampiro' habría sido mucho más adecuada. El tema del amor, sombrío como es, está ahí, así que lo habría compartido con la versión cinematográfica de 'The Shadmock'; como es el aislamiento del niño. El título es autodescriptivo sobre un hombre mordido por un hombre lobo que se convierte en uno antes de conocer a una joven con la palidez y los padres más blancos. Agregue a un sacerdote determinado con un niño que aprendió a exterminar a las criaturas de la noche y tiene otra oportunidad perdida para la versión cinematográfica; razones presupuestarias son el probable culpable.
Como nunca leí la historia original fuera de una descripción de la trama que parece apegarse a las intenciones de los autores, lo que la hace en pantalla tiene muy poca sangre en las venas. Ni siquiera Donald Pleasence o Richard Johnson pueden rejuvenecer este segmento anémico. El humor es juvenil, el ángulo del hijo solitario se abandona después de su presentación, y no hay que hablar de horror; Es simplemente horrible.

Ver 'El club de los Monstruos' (1980) | Crítica | Cinematte Flix presenta una antología de terror

THE GHOULS: un director de cine de terror, frustrado por la falta de lugares adecuados para filmar sus exteriores, decide ir solo y encontrar el lugar perfecto para hacer su película de terror. Obtiene más de lo que esperaba cuando sale de la carretera a un pueblo remoto y cubierto de niebla llamado Loughville (un anagrama de Ghoulville) .
En la novela, esta historia se titula 'The Humgoo' , la progenie de un Ghoul con un humano; así que este cuento tiene el aire más siniestro al respecto. La película cambia el título para poner énfasis en los Ghouls; Sin embargo, la novela prefiere centrarse en Luna, otra criatura de aislamiento y soledad. Otras alteraciones incluyen cambiar el nombre del personaje humano principal del libro a Sam (un director de cine) ; mientras él es Gerald Mansfield (un simple viajero) en la novela. Estos Ghouls son los más cercanos a la fuente de Hayes, pero hay diferencias y, comprensiblemente, se descartan bocados enteros. Sin embargo, algunos de estos bits descartados son cualquier cosa menos cartílago.
El reparto del Gran Guignol en el Loughville Inn cuando Gerald llega por primera vez se evapora para la película de Baker; en cambio, se pone manos a la obra rápidamente una vez que Sam llega a la espeluznante aldea. Prescindir de esta sensación de temor en el edificio perjudica al segmento, pero la atmósfera compensa esta deficiencia. Al descubrir que los habitantes son Ghouls, el Humgoo de la historia, una niña llamada Luna, explica "la gran comida" , una especie de festival donde las criaturas caníbales se dan un festín con los cadáveres que les trajeron The Elders, un grupo misterioso mencionado solo una vez en la versión de la película. Luna le dice a Sam que estos devoradores de carne entierran a sus víctimas con vida hasta que mueran, luego las desenterran para su suculenta preparación.
En el libro y la película se captura a Gerald; pero una de las secuencias más intensas de la historia se elimina. Desnudo y enterrado vivo, Gerald logra escapar de una muerte segura gracias a los ghouls que se cansan fácilmente y no lo entierran lo suficientemente profundo. Otra sección donde un joven caníbal hambriento descubre que su comida fresca se ha escapado envía escalofríos por la columna vertebral.
Sin embargo, gran parte del diálogo en la historia de Hayes se recrea fielmente en la película de Baker. Una de estas es una secuencia en la que nuestro héroe descubre los restos esqueléticos del sacerdote de la ciudad, el último sobreviviente antes de que los demonios descendieran y devoraran a los residentes. Sam lee la última página de su diario que divulga lo que sucedió allí. En lugar del flashback tradicional, tenemos la voz del sacerdote respaldando una serie de dibujos macabros: el trabajo del artista británico John Bolton. El trabajo de Bolton también honró una adaptación de cómic de 30 páginas; cuya portada se ve detrás de los créditos finales (así como también la portada de la edición de Valancourt Books de 2013) .
El final de la historia es básicamente el mismo que la película, pero es diferente en el sentido de que no hay policías Ghouls que escolten a Sam a su destino. Son los Ancianos, un grupo rico que mantiene a las criaturas saciadas con comida fresca.

Ver 'El club de los Monstruos' (1980) | Crítica | Cinematte Flix presenta una antología de terror

La última llamada en THE MONSTER CLUB consiste en Vincent Price aclarando un discurso sobre cuán horribles son los Humes (humanos) en comparación con los monstruos. Esta oración está en el libro de Hayes, pero donde es diferente es en los momentos finales. Tanto Price como Carradine bajan y hacen boogie con el club antes de que lleguen los créditos. Sin revelar nada, Hayes cerró su novela en un tono mucho más oscuro; un tono que la película evita en gran medida.
Los productores pensaron que tenían un éxito infalible en sus manos, llegando incluso a encargar una novela relacionada con el cine basada en el guión y un cómic de 30 páginas antes mencionado ilustrado por el artista británico John Bolton. Nada de esto ayudó a la película a ganar dinero. Aún así, a pesar de su fracaso, la imagen ha cosechado un pequeño culto a lo largo de los años. Mirándolo hoy, es dolorosamente decepcionante, pero hay chispas de ingenio, esparcidas intermitentemente por las películas cerca de 100 minutos. Una de estas áreas de brillantez está en la banda sonora.
Posiblemente el punto fuerte de la película, la música es abrumadoramente impresionante. No contento con un solo compositor, la ambición es notable en tres estilistas musicales separados; y luego están los números musicales como el himno del club, "Monsters Rule, Ok!" . Las composiciones románticamente trágicas de Douglas Gamley para 'The Shadmock' son interpretadas por el compositor estadounidense John Williams. John Georgiadis ofrece un hermoso puntaje de violín para el segundo segmento; basándolo en melodías populares de Transilvania, es el único punto de interés en esta historia de sangre cansada. El cazador de Humgoo de Alan Hawkshaw es un número electrónico que se adapta a la tercera y más satisfactoria historia de la película.

VER GRATIS 'EL CLUB DE LOS MONSTRUOS' EN CINEMATTE FLIX





No hay comentarios:

Bottom Ad [Post Page]