ONLINE GRATUITO + ENCICLOPEDIA CINE


¿Por dónde empezar con esta película? o mejor dicho ¿Cómo acabar de forma rápida con ella? Con El templo de Oro nos encontramos ante una versión del Indiana Jones de Steven Spielberg pero decolorizada. Todo el estilo y la magia se han ido, dejando solo los templos con trampas explosivas.


Y es que El Templo del Oro es posiblemente la peor obra de Cannon dentro de sus grandes éxitos. La película es mala en todos sus aspectos. Visualmente es más que pobre; su guión es plano y absurdo hasta la extenuación; técnicamente es deleznable tanto en montaje (algo que ya supera los límites de lo permitido) como en diseño de producción; el sonido es atroz y la banda sonora es posiblemente una de las peores gestadas en los 80s, pero, aún así, Cinematte es capaz de sacar algo bueno hasta de El Templo del Oro.


El caso es que la aventura de El Templo del Oro cuenta con el héroe, con el compañero fiel y la chica mona culpable del entuerto y de que arrastre con su palmito al uno y por efecto cinético, al otro. Norris no perdona su punto fuerte en exhibiciones de sus artes marciales, se toma el papel muy bien a guasa, incluso hace el bizco, se ríe, no se toma absolutamente nada en serio desde luego, ni el negro ni la chica; aunque el indio tuerto ejerza de espíritu maligno con algo más de honradez por su anhelo de convertirse en el espíritu del fuego.Pero lo peor no es su trama ridícula, lo peor es la ausencia total de emoción.


Y una vez dicha la verdad, vamos a pasar a buscar 'El Dorado' que pueda cohabitar en esta obra aunque para ello haya que fungir algo de magia y algo de invención. Y sí, si creemos en la magia entonces quizás seamos capaces de creer que existe la química de los protagonistas, más propia de una "buddy movie" que de las historias de búsqueda de tesoros o que el humor (que tiene bastante) es gracioso y en conjunto resulta una película muy divertida con todo el sabor de la década de los 80.
Pero en cambio y aquí es cuando Cinematte maneja las riendas, no hay que creer en la magia para poder darse cuenta que Cannon volvió a crear otro mini mito erótico esta vez en la piel de la actriz Melody Anderson, una dulce belleza que conocimos en Flash Gordon y que aquí es capaz de enamorar al propio Chuck Norris. Nosotros por supuesto somos fáciles y por lo tanto también hemos caído en las redes pasionales de esta joven ochentera que disfrutamos demasiado y que quizás nunca haya estado tan bella como en El Templo de Oro.










VERSIÓN DOMÉSTICA DVD O DESCARGA TORRENT 'EL TEMPLO DEL ORO'

Formato 1.33:1, 4:3 (no anamórfico). La presentación es presumiblemente full-frame (no he encontrado capturas widescreen para comparar). La imagen es algo más nítida que en otros títulos de la misma compañía cómo "Fuerza 7" o "Duelo final" porque parece sacada de celuloide y no de VHS. Eso si, está repleta de machitas, sobre todo al inicio, ya que no se ha limpiado/restaurado el mismo.
La pista doblada al español es DD 2.0 y suena bastante nítida. No hay pista en V.O. lo cual es un problema bastante grave. No hay subtítulos de ninguna clase.


ANÉCDOTAS Y DETALLES DE EL TEMPLO DEL ORO

Antes de terminar hay que señalar que El templo del oro cuenta, a modo de secundarios, con dos actores indios: Will Samspon (el de Alguien voló sobre el nido del cuco) y Sonny Landham (sí, aunque parezca mentira el cíclope rojo  es Billy, el olfateador de Depredador), este último como villano de la historia; así como con John Rhys-Davies, un actor que de esto del cine de aventuras sabe bastante: salió en la primera aventura de Indiana Jones, luego colaboró con el propio Lee Thompson en Las minas del Rey Salomón -otro bodrio como la copa de un pino-, y que finalmente fue el enano Gimli en la trilogía de El Señor de los Anillos. Lo que no sé es cómo lo hicieron más bajo, si con efectos especiales infográficos o cortándole de cuajo por las rodillas. Por cierto, aquí Rhys-Davies interpreta a un ex compañero de aventuras de Donigan / Norris que ha acabado convertido en un líder mesiánico al estilo del coronel Kurtz de El corazón de las tinieblas (o Apocalypse Now, claro) y que además protagoniza la única escena cuidada a nivel visual del film. Una velada a contraluz donde los héroes comparten bebida con él.

el cíclope rojo  es Billy, el olfateador de Depredador


RESUMIENDO

Una de las película extrañas de Chuck puesto que en esta película hay más humor que aventuras y acción, y esto hace que, cómo fan de Chuck, le vea poco suelto o más bien, que le vea poco creíble de graciosete.

El director es Jack Lee Thompson, que tiene obras mayores cómo "El cabo del terror, 1962", "Taras Bulba, 1962" o "El oro de McKenna, 1968" y "otras" cómo "Yo soy la justicia II, 1987", y cuya obra de referencia respecto a la que tratamos en esta review es "Las minas del rey Salomón, 1985" con Richard Chamberlain. El caso es que está bien dirigida.
En cuanto a críticas, en su estreno fueron bastante malas pero la taquilla no lo fue tanto. En todo caso queda en la memoria colectiva ochentera cómo una buena película.



No hay comentarios:

Bottom Ad [Post Page]