ONLINE GRATUITO + ENCICLOPEDIA CINE


Desde que se coló en nuestros corazones hace 25 años, Pixar ha sido una de las compañías más adoradas de la industria del cine hasta que en la pasada ceremonia de los Óscar, el legendario sheriff Woody y su ayudante Buzz, fueron capaces de asesinar por la espalda al propio Santa Klaus en uno de los actos delictivos más sucio que ha dado esa banda llamada academia hollywoodiense.


Y es que simplemente Disney no se podía ir con las manos vacías. Sus Vengadores no consiguieron ser ni siquiera nominados en las categorías de actuación o dirección. Star Wars ni Vengadores otra vez pudieron conseguir tampoco ninguno de los premios técnicos que fueron a parar a las manos de obras más redondas como 1917 y ni siquiera la exitosa El Rey León, pudo optar a nada, así que solo había una víctima a la que devorar.
Lo triste es que esa víctima era nuestro querido Santa Klaus y su amigo el cartero real quienes llegados desde España se establecieron en tierras gélidas para dar rienda suelta a la historia animada más perfecta del año. 
Una bonita historia decorada con un estilo visual más cercano al Monkey Island que Larry Ahern realizó para Lucas Arts, que al habitual estilo visual de Disney. Un diseño y una luz que nunca se vieron tan bien en super alta definición.
Así que esa perfecta historia de amistad y ternura que daba origen a la mayor leyenda magica de la realidad actual, es decir a Santa Klaus, no merecía ser asesinado y menos por un baluarte infantil llamado Woody quien desde este pasado domingo donde ha pasado a ser junto a su inseparable Buzz un secuaz más de esa horrenda banda de forajidos llamada Disney.

No hay comentarios:

Bottom Ad [Post Page]