Ir al contenido principal

Psicología de personajes y mensaje social: La gran mentira de las series actuales




Hubo un tiempo donde las series de televisión  y los telefilme eran algo mucho más naif y directos de lo que son en la actualidad.


Estamos en un tiempo donde la falta de ideas narrativas y de nuevas historias se palía con un teórica retórica de lo psicológico. Ahora en cualquier serie (o hasta en videojuegos) que se precie, la "psicología" de los personajes y la "crítica social" deben estar presentes para intentar dar un aire de seudointelectualidad a la obra. Esa presunta psicología está más que manida y repetida y sólo vale para justificar la falta de talento de los escritores y la ausencia total de inventiva en la puesta en escena y en el lenguaje cinematográfico.

Las obras de Hitchcock son grandes tengan o no carga crítica social, y son grandes también tengan más o menos profundidad psicológica de personajes. La grandeza de las obras de Hitchcock reside en la experimentación visual y narrativa que hacen llegar al espectador a tener la certeza de estar ante un punto de novedad total en lo que está viendo. Seguro que el tratamiento de personajes y los diálogos son claves en la obra de Hitchcock o de Ford, pero, su grandeza real va mucho más allá de eso. Su grandeza va por supuesto y sobre todo, en el tratamiento del uso del lenguaje cinematográfico.
Si uno mira las críticas de 'Juego de Tronos' ve como van enfocadas sobre todo a la psicología de sus personajes. Tanto Tyron Lannister, su hermana Cersei, Baris o el propio Jon Nieve, son elogiados junto a otros personajes como lo mejor del serial. Si uno retrocede 30 años y ve una serie tan banal como Falcon Crest, ve rápidamente como Cersei es prácticamente un clon Angela Channing, Tyron lo es de Richard Channing y Jon Nieve lo es Chase Gioberti, lo que nos dice que lo realmente diferente entre 'Juego de Tronos' y 'Falcon Crest' no son los personajes sino la puesta en escena. Ya que uno es casi un producto cinematográfico y el otro un simple serial.




Sobre el mensaje social me rio aún más cuando por ejemplo en una serie de Amazone prime o YouTube Prime (Google) vemos series producidas por ellos, Amazon y Google, y ambientadas en un habitual futuro distópico donde el mundo está regido por grandes multinacionales que controlan la masa y el poder y dividen el mundo en una minoría de ricos que viven en la absoluta riqueza y una mayoría de pobres que viven en la absoluta pobreza.
Y me da la risa simplemente al ver cómo ese futuro distópico es nuestro presente distópico y donde esas futuras multinacionales son nuestras presentes Google o Amazon. Es decir, el único mensaje social real es ver como se ríen de nosotros mismos al ser ellos mismos quienes nos pintan un futuro oscuro que para muchos es ya una realidad y aún así, alabamos estos seriales totalmente planos en su puesta en escena con la justificación que con conllevan una teórica crítica social. Somos idiotas.

Por lo tanto, lo que en Cinematte queremos decir es que queremos menos psicología y más historias novedosas y divertidas, y por supuesto, queremos inventiva visual.

Comentarios