Ir al contenido principal

Crítica 'Doom Patrol' | Más superhéroes para niños malotes que se hacen tatoos


Doom Patrol llega a HBO España y tiene un público claro: esos adolescentes malotes que saben que ver esta serie pega perfectamente con el último tattoo de un demonio que se han grabado en su antebrazo.


Y ojo, hemos de reconocer que la serie tiene grandes argumentos para ser defendida, ya que al contrario que Titan, de la cual es un spin off, está sí que arriesga y se hace irreverente, pero, no por esto deja de ser un producto adolescente con infulas de producto para adulto. Y quizás esas infulas sean ciertas, el problema es confundir adulto con intelectual o inteligente y ahí es donde está la clave de esta Doom Patrol.

Doom Patrol no deja de ser una serie más sin ningún tipo de alma cultural o creativa. Doom Patrol no es una obra de David Lynch o un trabajo de Paul Thomas Anderson, pero, dentro de la monotonía actual de series hay que reconocer que arriesga y que cumple el requisito de entretener y sorprender en menor medida. Eso sí, si busca alterar o violentar morales sólo lo va a conseguir con ese público citado en el texto inicial, es decir, adolescentes y adultos con hormonas y cerebro de adolescente.

NOTA: 7.5

Comentarios