Ir al contenido principal

Crítica 'Los hermanos Sisters' | Jodido genial Western que deberían ver los puñeteros milenials


Acojonante, brutal, salvaje, cómico, trágico y fino como la seda. Así queda en pantalla un nuevo western que rompe las barreras fronterizas para convertirse en una producción multinacional donde un francés, unos americanos y hasta unos españoles demuestran que el género clásico por excelencia todavía puede seguir vivo y recordar a los jóvenes que una vez hubo otro cine fuera de máscaras, superpoderes y leotardos.


La primera escena de 'Los hermanos Sisters' nos arroja a algún lugar de Oregón en 1851, en plena noche, durante una redada a una casa de la que solo vemos los fogonazos provocados por unos disparos. No importa quién muere ni por qué: para los matones Eli y Charlie Sisters -John C. Reilly y Joaquin Phoenix, respectivamente-, es solo otro trabajo más, una nueva suma a la ristra de cadáveres que han dejado atrás. De inmediato queda claro que, antes de que su viaje termine, habrá más.

UN FRANCÉS EN EL SALVAJE OESTE AMERICANO


Fueron John C. Reilly y su mujer, la productora Alison Dickey, quienes tras un encuentro en el Festival de Toronto le propusieron dirigir la novela de Patrick deWitt. En la producción también hay creatividad y audacia. Nada más lejos de Audiard que el western: "No es un género que conozca bien. Los grandes espacios, las cabalgadas, los combates con los indios..., no me enloquece esta estética. ¿Qué podía enseñarme John Wayne si no era a hablar con los caballos?". Con lo que demuestra que no lo conoce bien y no debe de haber visto Río Rojo, Centauros del desierto, Río Bravo o El hombre que mató a Liberty Valence... O al menos eso dice el director de 'Oxido y huesos' pero, la realidad es que la obra aunque muy lejos de los western clásicos citados y de la identidad europea del spaghetti, no deja de poseer una solemnidad perfecta para el género que recrea. Los hermanos Sister no se encierra en su mundo como hiciesen las obras de Ford y quizás no consiga llegar a la perfección de estas pero gracias a su modernidad, podemos ver un western actual totalmente distinto a todo lo visto pero perfectamente reconocible como género al poseer todos los detalles que hicieron grande a estas obras.

La película tampoco navega por los derroteros crepusculares de los western más actuales ni tiene que recurrir a recursos llamativos para atraer al espectador. La obra circula de forma natural por los parajes y los tópicos ya vistos pero plantea temas nuevos que le otorgan una peculiaridad que la convierte en una obra de obligado visionado. Además, aunque la fuerza recae sobre el peso narrarivo, los diálogos y las interpretaciones, nunca se olvidan que el cine es sobre todo imagen y así, Los hermanos Sisters saben cómo mostrar cada cosa que aparece en pantalla dando la misma importancia a los grandes espacios abiertos que a los planos cerrados.
Sin duda estamos ante una de las mejores películas de lo que va de año, una producción plurinacional en su producción pero totalmente autoral en su dirección. Sin duda una película que deberían ir a ver de forma obligada los puñeteros nuevos milenials.

NOTA 8.5

Alternativa: No hay 

Comentarios