Ir al contenido principal

Crítica Detective Pikachu | Cine para niños o para idiotas


Hay que ir directos ya que una película de tal intención y resultado no merece más minutos en nuestra web de los justos.


Detective Pikachu tiene dos análisis bien sencillos. El primero sería analizarla desde el punto de vista de un cinéfilo o un espectador adulto con criterio. En este terreno hay que decir que estamos ante un capítulo caro de cualquier serie de Netflix. No hay cine; no hay planos que destacar ni secuencias de interés; la narrativa es plana y vulgar como ella sola; no hay mensajes o dobles lecturas y no aporta nada a nivel cultural a quien se acerque a verla. Repetimos, es una producción random y mecanizada que se dedica a mostrar una secuencia tras otras para forma una historia pobre y sin alma.

La segunda opción es verla desde la perspectiva de un niño o un adolescente treintañero de esos que nacieron con Pokemon y que ahora alucinan con Netflix. Entonces hay que decir que la película al menos en las partes donde los Pokemons toman las riendas será un festival de diversión para ellos. Será por supuesto una obra magna que les haga alcanzar el nirvana del plano americano y su contraplano; les hará reír y gozar como pueco en el barro y les hará decir a sus amigos que vayan corriendo a verla. Eso sí, antes que no se pierdan el final de Juego de tronos.

NOTA: Cine para idiotas o para niños

Alternativa: ¿Quien engañó a Roger Rabitt? (1988) de Zemeckis

Comentarios