La campaña promocional de Vengadores Enfgame se nos está yendo de las manos. Tras ver nueves y dieces por todos lados ayer veíamos como la película se situaba como 3ª mejor obra de la historia del cine según los usuarios de IMDb. Y una de dos, o los votantes son directamente el mayor conjunto de seres incultos de la historia a nivel fílmico, o la campaña de promoción de Disney se está pasando de rosca.


Cinematte ya ha publicado las críticas de los medios online más importantes por número de lectores de toso Estados Unidos, los medios nacionales enfocados al público joven van por los mismo derroteros es decir, catalogar a Vengadores Endgame como obra maestra del cine aunque eso sí, sin especificar ninguno de ellos el por qué lo es. Y es que en ninguno de ellos hemos leído nada acerca de lenguaje cinematográfico, de fotografía, de puesta en escena, de actuaciones, de simbologías, de encuadres, de montaje, de composición, de recursos narrativos, de metalenguaje, de mensaje o de cualquier cosa que haga distinguir el buen cine de un vídeo de comunión. Entonces ¿por qué todos lo tildan de obra maestra? Pues la respuesta de todos coincide en que su historia es el cierre perfecto de una década de superhéroes, que es un homenaje perfecto a todos ellos, que emociona y sorprende, que posee grandes escenas de acción y que atención, Thor es casi alcohólico lo que le de da a la obra una madurez tal de poder conseguir el Oscar de los próximos 20 años.

El tema es que como decimos ya no hay crítica real sino un grupo de jóvenes redactores u opinólogos  nacidos o gestados bajo la influencia de las series totalmente ausentes de lo que debe significar el cine como tal y por ende, parecen no tener claro cual es la frontera de lo que divide una gran película de cine de un buen producto comercial serial ideado para emocionar como tan bien saben hacer los culebrones venezolanos o las historias de Corín Tellado.
Y ahí, en la faceta serial es donde Vengadores Endgame se hace grande y nos emociona como nos emocionó en su día el último capítulo de Friends tras 10 años de convivencia con sus personajes.
También hay que decir que en la faceta de blockbuster y en los momentos más centrados en la acción, Vengadores Endgame sin llegar a cotas como las conseguidas por James Cameron en sus obras, sabe sorprender y dejarnos algunas set piezas dignas de mención y dignas de ser disfrutadas en una sala de cine.
Y también hay que decir que manejar 3 horas de metraje a un ritmo tan alto es algo no solo de agradecer sino de alabar.

Pero, a nivel cinematográfica la cosa tristemente acaba aquí y es que, en su faceta de lenguaje o en su faceta artística, Vengadores Endgame es un producto totalmente industrial donde no hay errores pero donde no hay creatividad alguna. No posee mejor lenguaje que un capítulo de una buena serie actual pero por supuesto queda muy lejos de la creatividad o del lenguaje que puedan usar nombres actuales de la talla de Paul Thomas Anderson, James Gray, Christopher Nolan, Tarantino, Martin Scorsese, Steven Spielberg, David Fincher, los Coen, Denis Villeneuve o incluso el polémico Zack Snyder. Y es por eso, porque el cine es lenguaje, arte y creatividad por lo que vengadores Endgame jamás podría alcanzar un sobresaliente como obra cinematográfica.

Por lo tanto ya es hora de frenar la tontuna general y reconocer que Vengadores es una muy buena película comercial sin más. Y por cierto, que nadie venga con la tontería del gafapastimo porque estamos hablando de PUTO CINE JODER. No de un PUTO CAPÍTULO  de una serie de Netflix. Así que no es gafapastimo sino cultura joder, esa que que se está perdiendo día a día gracias que internet y sus puñeteros youtubers y bloggers "Rubiescos" están primero bajo las manos de su propio desconocimiento de que es el lenguaje cinematográfico (id y peguntad al Rubius y sus similares donde estudio cine, periodismo o arte dramático); y segundo bajo el control de quien paga más.

NOTA: 8


-NO TE PIERDAS...

No hay comentarios:

Bottom Ad [Post Page]

| Designed by Colorlib