Ir al contenido principal

'Emboscada final' (Netflix, 2019) | Telefilmes de imagen digital que se alejan de lo que debe ser el cine | Cómo aprender cine


No vamos a negar que 'Emboscada final' deja un agradable sabor de boca en su final, pero tampoco podemos negar que estamos ante una ocasión perdida de dejar otra nueva joya dentro del género gangs.


Las películas de Gansters tienen un algo especial, como ocurre con las películas de boxeo, es una de esas temáticas que siempre ha tocado el cielo y así, películas como El Padrino, Los Intocables de Elliot Ness, El precio del poder, Uno de los nuestros, Camino a Perdición, Erase una vez en América, Muerte entre las flores y una decena más de obras, son sin miedo a decirlo, auténticas obras maestras del cine. A esas hay que añadir una veintena que también se acercan al sobresaliente y solo quizás Gansters Squad filmada no hace muchos años, no llega a alcanzar la gloria de sus hermanas.  'Emboscada final' tenía tintes de llegar al salón de los grandes pero lamentablemente, su puesta en escena televisiva es lo que no le deja convertirse en un producto redondo.

La ambientación es clave para reflejar esta mítica era norteamericana. Los años 30 y 40 están formados a base de recortes de periódicos en blanco y negro y sobre todo a base de imágenes creadas por los grandes estudios y cineastas de Hollywood y todos, han conseguido trasmitir la esencia de su época a base de la construcción de la imagen y es ahí donde 'Emboscada final' se aleja de la imagen cinematográfica para adentrarnos en los terrenos del telefilme el cual puede llegar a emocionar pero nunca a situarse en la cumbre de las obras maestras del cine.






Cuando uno ve esas imágenes, no puede evitar tener la sensación de no estar ante una ambientación cinematográfica 100%. El nuevo formato digital que emplea Netflix en su filmación nos deja una texturas mucho más serial de lo que debería. La nitidez y la limpieza de la imagen, junto al poco uso de la profundidad de campo, debe ser muy bien paliado gracias a la fotografía y la ambientación y cuando eso no ocurre que es casi siempre, el resultado es la falta de peso visual que distingue una obra de cine de un vídeo doméstico o de un telefilme.
En cambio, sólo hace falta mirar las siguientes escenas para entender a que nos referimos.








Como vemos, una historia puede ser contada mediante un libro, un comic, una obra de teatro, un juglar, una película o incluso una canción pero aunque todos parten de la base de contar una historia, la fuerza de cada uno reside en la puesta en escena de como contarla. Un libro depende de la palabras, un cómic del dibujo, una canción de la música y una película en su mayor parte del trato de la imagen como igualmente ocurre en un cuadro y por tanto, esta, la imagen, debe ser la base principal que apoye el relato y cuando su trato no es el correcto, el conjunto se resiente.
Y eso por desgracia es lo que esta pasando con las películas originales de Netflix las cuales como ocurría recientemente en Triple Frontera, están faltas de trabajo y dedicación visual lo que directamente las aparta como Spielberg quiso explicar sin que le dejaran, de la carrera delo que deberían ser las mejores PELÍCULAS  del año.

Repetimos que  'Emboscada final' parte de una buena base narrativa, posee una buena pareja de actores y su ritmo y diálogos a lo "Tres anuncios en las afueras" le aportan un toque moderno que gustará a muchos y que le da enjundia como obra de calidad además por supuesto de su liviana pero directa crítica social, pero repetimos que de nada vale, si la imagen sigue apostando por no crear la ambientación necesaria que una obra de cine y más de época, necesita. Como muestra miren cualquier escena del reciente estreno en Netflix de 'La ciudad perdida de Z' y entenderán como la textura cinematográfica es parte esencial del cine.



-NO TE PIERDAS...

Comentarios