Ir al contenido principal

Crítica Triple Frontera (2019) | Cumple bien para ser una producción Netflix


Como de sobra sabéis no estamos muy por la labor de apoyar el trabajo que Netflix está haciendo dentro del cine, y es que, la compañía está bajando el nivel de las películas a una velocidad pasmosa y creando a su paso una legión de nuevos espectadores totalmente ausentes del lenguaje cinematográfico con lo que ello supone para el deterioro del cine como arte o expresión artística...


Pero en cambio, con Triple Frontera podemos decir que Netflix se ha acercado mucho más a lo que es una película, que a lo que es un telefilme como normalmente hace.


NO ES ORO PERO TAMPOCO CARBÓN (ALTERADO)

Triple Frontera es una obra que podemos denominar sin problema alguno como PELÍCULA CINEMATOGRÁFICA.

La película posee una factura técnica a la altura de lo que merece un espectador. Aunque seguimos notando un exceso de textura digital, un mal que debe ir con los equipos o cámaras que Netflix propone para el rodaje, salvado eso, notamos perfectamente el buen uso de la fotografía y el color sobre todo es las escenas exteriores de Jungla y aunque por supuesto queda muy lejos de la fotografía de un Donald McAlpine en Depredador o un Storaro en Apocalypse Now, si que al menos podemos afirmar que la sensación de estar ante un vídeo de comunión no ocurre con Triple Frontera.
El resto de apartados técnicos como el sonido o la dirección de arte también cumplen perfectamente y además, se permiten en lujo de introducir alguna escena de acción con helicóptero incluido que raya a una altura no de blockbuster, pero si que bastante digna para lo habitual de Netflix.


Por supuesto, el reparto es uno de los fuertes y los cinco protagonistas del muy masculino reparto, rayan a una altura sensacional, sobre todo Affleck e Isaac, dejando todos unos personajes no para el recuerdo del cine, pero sí que muy logrados para ser un filme de la gran N televisiva.
Dicho esto, viene lo negativo y es que, la película flojea en aspectos básicos como el propio guión y esto creemos es debido a la facilidad y rapidez con que Netflix aprueba sus producciones. No olvidemos que este filme iba destinado a las manos de la Bigelow, quien tras varias negociaciones con diversas productoras, no llegó conseguir un acuerdo quedando el proyecto a la deriva hasta que Netflix como es habitual últimamente, se hizo cargo de él con un nivel de exigencia un escalón más bajo de lo que hubiese hecho una productora cinematográfica, lo que da como resultado, un filme bueno en los aspectos técnicos y actorales, pero al que se le nota que le falta un mayor tiempo de cocción en su guión.


En definitiva, una película que en lo positivo podemos decir que cumple con aprobado y que existe gracias a que Netflix ha pujado por ella.
En lo negativo decir que es una lástima que esta película no hubiese salido de las manos de la Bigelow con una producción cinematográfica más férrea y con un equipo de filmación destinado para pantalla grande. Hubiese sido una obra más que notable.

NOTA 7


-NO TE PIERDAS...

Comentarios