Ir al contenido principal

“Sí, quedo”, nueva serie de Instagram para idiotizar aún más al joven espectador y prostituir al nuevo cine


Está claro que mientras más idiota y analfabeto sea el público, más fácil y económico va a ser tenerlo delante de la pantalla (mayoritariamente ya móvil). Así, si no había bastante con la cantidad de basura que ofrece Netflix, es Instagram, la red número 1 a la hora de crear jóvenes idiotas, quien se apunta al carro de crear "series", "ficción" o como queráis llamarlo.


De este modo, la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) presenta “Sí, quedo”, una nueva serie digital que a través de sus tres capítulos, que se irán desvelando cada semana, el espectador quedará atrapado en esta comedia romántica, con el vino como protagonista.

Un bar de vinos, tres extraños y un mensaje de móvil inesperado, llevará a los protagonistas a quedar en una cita con un final imprevisible y divertido. El reparto de lujo está formado por José Lamuño conocido modelo y actor al que actualmente podemos ver en la serie Servir y proteger; por Peter Vives, nominado a los Premios Goya en 2018 como Mejor Actor Revelación por su papel en la película Mil cosas que haría por ti, y conocido por su papel de Marcus en El tiempo entre costuras y como Carlos, en la serie de televisión Velvet; y por último, Irene Montalà que se dio a conocer por su papel en El Internado y posteriormente, tuvo un papel relevante en El Barco, una de las series con más éxito de nuestro país.

TODO VALE YA

Y nosotros no es que estemos en contra de que OIVE busque la forma de promocionar su vino, pero, como amantes del cine, nos duele cada vez más que se use este medio como un mero medio publicitario.
Para una generación, el cine siempre ha ido unido a la expansión artística y a lo cultural, pero, la nueva globalizacion y el nuevo mercado libre, ha decidido apropiarse de él y convertirlo en una simple herramienta publicitaria más.

No hemos visto la serie dirán algunos y cierto es, pero, no nos queda la menor duda que va a ser una estupidez más a la altura de su póster. Un nuevo juguete caprichoso de alguien que sólo sirve para atrofiar aún más, el gusto del nuevo espectador.


-NO TE PIERDAS...

Comentarios