Ir al contenido principal

La Netflixización del cine se carga el Oscar a mejor fotografía y montaje


Llevamos tiempo avisándolo y es hora de que todos los amantes al cine de verdad, nos pongamos serios de una vez e impidamos que el formato "Netflix" se cargue el cine como lo entendemos.


La última decisión que confirma que el público cada día es más ignorante en labores fílmicas es el ver como la academia de los Oscar ha decidido en su desesperación por acortar el tiempo de los premios, que cuatro categorías, entre ellas Mejor Fotografía y Mejor Edición, serán entregadas fuera del aire durante los cortos comerciales. Por supuesto el anuncio causó enojo por parte de más de un cineasta entre ellos Alfonso Cuarón, uno de los favoritos de este año, y del aclamado Emmanuel Lubezki.

Cuarón ha recordado que hay obras sin sonido, sin actores, sin historia pero no hay cine sin imagen y mucho menos sin el montaje que resulta de articular escenas y tomas para generar sentido. A la crítica se sumó Emmanuel Lubezki que en una publicación ahora borrada, según IndieWire, compartió el sentimiento.

En la historia del cine hay obras maestras que existieron sin sonido, sin color, sin una historia, sin actores y sin música. Ningún filme nunca ha existido sin fotografía y sin edición. Cuarón
Una decisión desafortunada. La cinematografía y la edición son probablemente las ‘partículas elementales, el componente principal del cine. Lubezki
La decisión de la ceremonia del Óscar parte de los bajos rating que consiguen año tras año y de una serie de reestructuraciones que están tratando de implementar para revivir el interés por ver la premiación. Otra idea, de la que tuvieron que desistir por críticas similares, fue la de crear una nueva categoría a Mejor Película Popular. Este año los Óscar tampoco tienen conductor y eso todavía ha preocupado más a los productores del show.

Pero sin duda, la solución a estos problemas no es quitarse de enmedio a 2 de las categorías más importantes para crear una gran obra cinematográfica. La causa viene en que en los estudios que ellos hacen de audiencia, estas dos categorías empiezan a no importar al nuevo público, el cual se está acostumbrando cada vez más a ver una obra de ficción con el formato visual de los seriales o películas de Netflix, los cuales acaban siendo rodados en formato digital (mal y vago digital para concretar) y con un cuidado mínimo y básico de lo que debe ser una buena fotografía y un buen montaje


  • Fotogramas de algunas de las películas estrella de Netflix para 2019






Por supuesto que podemos ver películas en Netflix donde el tratamiento visual y cinematográfico están a la altura de lo que deben ser,como por ejemplo Roma, del mismo Cuarón, pero, sin duda estos casos son una excepción clara en lo que viene a ser la tónico habitual de la cablera. No olvidemos que Netflix es ya una de las mayores productoras del cine actual y está en la misma posición que estuvieron la Metro, la RKO, la Columbia o United Artists en los años 50. En aquellos años, estas productoras hicieron grande al cine entro otras muchas cosas por la calidad visual de sus obras, elemento clave de lo que debe ser una perfecta obra de cine.

Netflix en cambio y la academia por ende, han detectado que el público actual cada vez presta menos importancia a estos detalles y se centra únicamente en las tramas novelescas y culebronescas donde poder ver la misma historia repetida y una y otra vez sobre rostros y cuerpos que les agraden. Sin duda la belleza visual de la propia obra ha pasado únicamente a formar parte de los actores de reparto y por supuesto a poder ser, de sus músculos o grandes tetas.

Por si alguien se pregunta a que nos referimos con la importancia de la fotografía en el cine, aquí os dejamos una pequeña muestra.

Las grandes cinematografías que ha dado el cine...

Como sabéis, desde Cinematte siempre hemos defendido que aunque por supuesto el cine es narrativa y el texto es parte fundamental de él, es la imagen que o quien debe ser el actor principal de esa narrativa. De este modo y priorizando la imagen sobre todo lo demás, es la fotografía uno de los aspectos fundamentales de una obra y motivo clave de que quede en nuestra retina fílmica para siempre.

Así el director de fotografía es el encargado de dibujar con luz los sueños del director.
Son los máximos responsables de conseguir la estética deseada, mantener la calidad de la imagen y coordinar al equipo de fotografía (eléctricos, grip y cámara). Toman (consensuadas con el director, claro) decisiones que afectan directamente al resultado plástico del film. 
Por lo tanto podemos decir finalmente que es la persona responsable de la creación artística de imágenes para la puesta en escena de producciones cinematográficas o televisivas.​ Para la realización de esta labor, llevará a cabo decisiones respecto a la iluminación, ópticas, encuadre y composición, texturas, etc., para colaborar o crear directamente en algunos casos la creación de la imagen de la obra.
Algunos de los nombres claves actuales son gente como Robert Richardson, Roger Deakins o Michael Ballhaus, fotógrafos basados en la escuela clásica. Hay otros más modernos y versátiles de la brillantez de Darius Khondji o Janusz Kaminsky. Verdaderos genios innovadores como Christopher Doyle o Gordon Willis. Poetas de la imagen como Eduardo Serra o Robert Elswit. Gente joven que viene pegando fuerte, como Matthew Libatique o Rodrigo Prieto. Pero quizás el gran nombre del presente sea el de Emmanuel Lubezki, "El chivo".

Ahora que tenemos los Oscar a la vuelta de la esquina, aquí os dejamos uno de esos vídeos recopilatorios tan agradecidos cuando el contenido merece la pena. Concretamente uno de Burger Fiction que repasa todas las películas que han sido galardonadas con el Oscar a la Mejor Dirección de Fotografía, desde 1927 a 2015, además de las nominadas en la edición de 2016/17:




Os dejamos con algunas imágenes de estas

Fotogramas a las mejores fotografías de la historia del cine










































-NO TE PIERDAS...

Comentarios