Ir al contenido principal

Escenas eróticas de la ciencia ficción (Marte) | Carrie Anne Moss al desnudo en Planeta Rojo | El Erograma


La ciencia ficción está de capa caída en el cine, y son las series quienes la mantienen viva aunque eso sí, con una calidad cinematográfica muy lejos de la que este género tuvo un día en la gran pantalla. Hoy vamos a recordar el mayor momento erótico que el planeta Marte ha tenido nunca y ese es ni más ni mes, que aquella famosa ducha con la misma Trinity totalmente desnuda.


LO MEJOR DE UN FLOJO FILME

Planeta Rojo no funciona por sí misma, no hay en ella nada nuevo que atraiga al espectador que no cree en las historias de ciencia-ficción. Ya desde sus primeros minutos, aquéllos que transcurren durante el viaje a Marte, uno se percata de que los guionistas no se han esmerado mucho ni en la historia ni en los personajes de la película. Todo transcurre con tanta previsibilidad y de forma tan risible, que en ningún momento nos creemos que los tripulantes de tan colosal nave van a llevar a cabo una misión tan crucial para la humanidad...

Pero entonces ¿por qué hablamos hoy de este film? pues simplemente porque Marte está de moda y sobre todo porque tiene una de las escenas eróticas más excitantes de la ciencia ficción, hablamos de ese momento en el que una apoteósica en aquel momento Carrie-Anne Moss (Matrix), nos deja un side boob en la ducha sobre la que todos estuvimos fantaseando durante años.


Volviendo al film decir que más de lo mismo, se echa en falta una mayor ambición a la hora de plantear el tema. Si llevan a un filósofo en la nave, que al menos diga cosas interesantes; desgraciadamente, la tripulación parece entretenerse más con tecnicismos tipo Star Trek para aliviar su largo viaje hasta el planeta rojo. Ahora bien, y como ya sabrán todos aquellos que hayan leído otras críticas mías, una película hay que valorarla en su conjunto, teniendo muy presente, sobre todo, el grado de entretenimiento que produce en el espectador. Afortunadamente, Planeta Rojo se deja ver y no cae en el aburrimiento. Incluso desde el punto de vista técnico está muy bien (efectos visuales y sonoros, ambientación,...), destacando las escenas de la llegada a Marte y aquella otra, ya en el planeta, en la que los protagonistas se están quedando sin oxígeno. Por desgracia, el director no aprovecha los paisajes, no sabe dotar de espectacularidad al filme, algo que sí conseguía Brian De Palma en Misión a Marte. Los intérpretes, en fin, qué pueden hacer los pobres: Val Kilmer está fatal, sólo Carrie Anne-Moss y Tom Sizemore están correctos; eso sí, resulta curioso ver cómo Terence Stamp se toma muy en serio a su personaje (a eso se le llama profesionalidad). Como la de Carrie.