Ir al contenido principal

Crítica 'Aquaman' (2018) | Wan, Snyder y Momoa nos dejan un muy buen espectáculo


Mañana 21 de diciembre de 2018 llega las salas de cine como estreno cartelera la gran obra que todos los fans de DC quería ver. La rival de Marvel y Warnwer se juegan su crédito con este último cartucho que ya avisamos a todos ha salido muy bien- Al final el público es el que decide pero en Asia donde ya se ha estrenado, Aquaman es un fenómeno y un record en lo referente a cine de superhéroes así, que la cosa promete. Sin más os dejamos con la crítica de una película que han nosotros nos ha gustado mucho...


Cual es el futuro de Aquaman es algo que está en el aire. Si fuese un producto Marvel tal cual es, seguro que estaríamos hablando de un éxito en taquilla, pero, viniendo de DC Warner la cosa es indescifrable. Aquaman no es peor que muchas de las últimas obras Marvel estrenadas, y aseguro 100% que es mejor que muchas de esas obras Marvel estrenadas, pero amigos, esto es cine, y el cine es Hollywood, y Hollywood es Estados Unidos y eso sólo dice una cosa. Lo importante no es como lo hagas sino como lo vendas y ahí DC tiene el terreno perdido frente a Marvel.
'El hombre de acero', y 'Batman v Superman: el amanecer de la justicia', ambas dirigidas por el controvertido Zack Snyder, han demostrado más calidad fílmica que el 90% de los trabajos Marvel hasta la fecha, pero, por cuestiones de presente, es decir, por el atontamiento que el público está sufriendo debido al abuso del consumo de series, las obras de DC no consiguieron triunfar ante el público.
Snyder y su equipo decieron tirar de calidad y de cine presentando dos filmes que demandaban un poco de esfuerzo y de conocimientos por parte del espectador, pero, se encontraron con que el público de hoy día se ha aletargado por como ya hemos dicho el abuso constante del serial.
Marvel y Disney en cambio lo han tenido más claro: el público ya no entiende de imagen, ni de metacine, ni busca más allá de consumir un culebrón de acceso directo que simplemente les divierta durante dos horas. Y eso es lo que les han dado durante una década con alguna sana excepción.

DC y Warner tras ver sus fiascos han decidido olvidar la calidad que en otras época ofreció Nolan y en menor medida Snyder y tirar por el camino fácil de Marvel y Aquaman es hijo de esta política. El problema es que hemos llegado a un momento donde un absurdo como Venom puede ser un fenómeno de masas únicamente debido a las tendencias y a los Youtubers.


Aquaman es la película más ambiciosa de James Wan como director, y eso ya es decir mucho. Vuelve a quedar claro el talento de alguien que dirigió Expediente Warren (The Conjuring), las primeras Saw o Insidious, además Fast and Furious 7, a la que por lo menos imprimió un toque más o menos propio. Pero claro, una obra del calibre de Aquaman va más allá de la decisión de un solo hombre y depende directamente de un enorme equipo creativo el cual hay que decir a su favor, que ya lleva años trabajando primero con Nolan y luego con Snyder con lo que a nivel visual, podemos afirmar que sin llegar a las citas de las obras cumbres de DC si Marvel si que al menos demuestra muchas más calidad que obras como Ant-Man por citar algún producto exitoso de Marvel. Y sí, la comparativa va a ser permanente.


Aquaman es mucho más grande que mucho de lo anteriormente citado y las dimensiones y envergadura del proyecto han servido para que Wan ponga el énfasis en apartados fundamentales (aunque Zack Snyder sigue ahí en la sombra en cuanto a producción se refiere). Para bien o para mal todo implica una magnitud enorme a todos los niveles en cuanto a producción y preparación de secuencias, vestuario, dirección artística y ambientación del universo de Aquaman, que además tiene el hándicap de tener una civilización propia bajo el mar de difícil creación. Y es que dar vida a Atlantis era un gran reto y Wan lo ha solventado con buena nota. El apartado de todas y cada una de las secuencias que acontecen bajo el agua son una maravilla y un prodigio visual impresionante. Este es el primer punto fuerte a destacar, pero hay más.


Aunque ya conociéramos físicamente a Jason Momoa y a su personaje de Arthur Curry, especialmente de La Liga de la Justicia, tocaba dar un background y personalidad a Curry y todo lo que le rodeaba de adulto. Ahí es donde entra en juego cómo Wan diseña toda la lucha de poderes del reino de Atlantis, donde se tornan imprescindibles una genial Amber Heard como Mera, Patrick Wilson (Rey Orm) y Willem Dafoe (Vulko), los tres con un peso actoral a destacar y con unos personajes muy bien definidos por los escritores. A ellos se les une en una breve pero poderosa intervención, Dolph Lundgren como el rey Nereus y a quien también veremos en breve en otra poderosa y breve aparición en Creed 2.


Como ya vimos en las ultimas obras de DC, la compañía ha decidido marvelizarse en su puesta en escena y de ahí que
Wan opta por obligación, en realizar algunas inclusiones de tono humorístico, aligerarando así la densidad de otras cintas de superhéroes de DC que nos tenían más acostumbrados a la oscuridad y la sobriedad que desde estas páginas aplaudíamos. Estas incorporaciones de supuesto humor, ya vistas en Marvel y casi a modo de gag irónico, aquí quedan algo forzadas debido quizás a estar acostumbrados a ver DC como una herencia iniciada por Christopher Nolan.


A favor de Wan hay que decir que ha sido valiente, ha salido del atolladero y ha sacado muy buena nota con esta cinta cuyo universo marino y sumergido es más brillante los momentos vividos en la monotonía visual de la Tierra. Una tierra por cierto, que Aquaman defiende con una claro mensaje ecologista.

EL VEREDICTO

Aquaman es una suma del talento de James Wan; su elenco protagonista (Momoa, Heard, Wilson, Dafoe, Kidman...); los artistas y creativos de la plantilla de DC Warner y por supuesto de la supervisión de Snyder, lo que da una historia entretenida con un buen resultado para la gran pantalla.
Ahora, tras el buen trabajo de todos los citados, queda que sea el público el que de un poco más de si y no destruya de nuevo una obra más que interesante, como ya hizo con Batman v Superman.
Sin duda cuando alguien diga en la calle que Aquaman es un mierda, debería haber dicho: La mierda soy yo y me voy a ver un capítulo de Élite a Netflix.

NOTA: 7.5


-NO TE PIERDAS...
Publicar un comentario