Ir al contenido principal

Los 4 Fantásticos (1994) de Corman | PELÍCULA MARVEL COMPLETA CON SUBTÍTULOS CASTELLANO | Exploitation


Los Cuatro Fantásticos nunca han funcionado demasiado bien en el cine. Ni las dos películas originales ni el desastroso reboot de 2015 han logrado hacer honor a la primera familia de Marvel. De hecho, parece que una maldición ha perseguido siempre al famoso grupo de superhéroes en sus adaptaciones a la gran pantalla. Si no, atentos a este reportaje de una de las obras de culto del cine de los 90s.


Los años noventa fueron bastante truculentos para Marvel. Mientras en los cómics pasaban por una época de altibajos, solo salvada por los X-Men de Chris Claremont, en el cine su presencia era prácticamente nula. Los derechos audiovisuales estaban perdidos en un limbo de estudios, y esto provocó que salieran algunas de las películas más estrambóticas de la editorial.
Antes de que los derechos de 'Los 4 Fantásticos' recayeran en Fox, el pequeño estudio Constantin Films los tenía guardados en busca de hacer películas de bajo presupuesto. De este modo, cuando estuvo apunto de perderlos por culpa de Marvel Entertainment, decidieron realizar una película para mantenerlos.
La película en cuestión cayó en las manos de Roger Corman, un experto en largometrajes de serie B que se llevó el Oscar Honorífico en 2009. Aunque él se encargó de producirla, no consiguió que tomara un buen rumbo en manos del inexperto director Oley Sassone, por lo que fue tan horrible que nunca llegó a los cines.
Apodada como "la película perdida de 'Los 4 Fantásticos'", la leyenda sobre el metraje se extendió como la pólvora. Cierto es que en algunas plataformas de internet se había podido conseguir, pero hasta ahora no habíamos visto la versión oficial. El canal de YouTube Actors Filming ha subido el filme completo, de forma que por fin podemos ver esta "joya" enterrada por Marvel.

Corría el año 1994. Por aquel entonces, el cine de superhéroes no gozaba de muy buena salud. En unos tiempos en los que el Superman de Tim Burton y Nicolas Cage era cancelado, una película de Los Cuatro Fantásticos comenzaba a desarrollarse. El presupuesto no era muy elevado, pero ni eso servía de excusa para tan desastroso resultado. Visto lo visto, nadie se atrevía a estrenar semejante desastre de película. El filme nunca llegaría a los cines, pero comenzaba a circular a través de copias piratas entre los amantes de las rarezas cinematográficas.
Han tenido que pasar más de dos décadas para que DOOMED! The Untold Story of Roger Corman´s The Fantastic Four irrumpa para saciar nuestra curiosidad. El documental en cuestión nos traslada a la historia de una producción desarrollada por los productores Bernd Eichinger y Roger Corman, con la dirección de Oley Sassone. atentos al filme completo porque apunta maneras.

VER PELÍCULA COMPLETA EN CINEMATTUBE



DOSSIER DEL FILME

A mediados de los 80 ha empezado a quedar claro que Marvel Productions no funcionaba en absoluto. Cadence Group, los propietarios de Marvel en aquel momento, habían decidido en 1981 comprar los restos de la productora de DePatie y Freleng (los creadores de La Pantera Rosa, responsables de los Looney Tunes de los 80 y demás clasicazos) para empezar a explotar comercialmente los personajes de marvel en la televisión. En Cadence se creía que esto del cómic no tenía futuro y lo mejor era trasladar a los personajes a otro medio, con lo que Stan Lee se había mudado a California para empezar a convencer a la gente guapa de Hollywood de que eso de poner a Spiderman en los cines era una buena idea. Lamentablemente -y dejando de lado a Stan Lee que estaba más bien semijubilado- Marvel Productions estaba compuesta por gente que no tenía ni idea sobre lo que tenía entre manos y hasta despreciaba a la gente de los cómics y su trabajo, con lo que estaban convencidos de que les merecía más la pena sacar proyectos propios y pasar de los personajes de Marvel, que eran “muy cutres”.
Y eso por no hablar de que el objetivo principal de Marvel Productions estaba en la televisión, con lo que el cine se convertía en un medio para sacar dinero al licenciar personajes por una serie de años. Esos “alquileres” de derechos cinematográficos eran gestionados de forma distinta según la productora que tocara, con lo que la idea de un hipotético universo cinematográfico marvel fue haciéndose pedacitos entre los derechos vendidos a las distintas productoras. Entre ellas se encontraría una de origen alemán llamada Constantin Films, responsable de La Historia Interminable y que justo el año en el que había conseguido de Marvel los derechos de Los 4 Fantásticos (1986) por unos míseros 250.000 dólares acababa de estrenar con bastante éxito El Nombre de la Rosa, protagonizada por Sean Connery y Christian Slater. Lo que probablemente Stan Lee y Marvel Productions no sabían es que Constantin (Neue Constantin en aquel momento) era más una distribuidora que una productora, con lo que La Historia Interminable había sido realizada por Producers Sales Organization -la cual acababa de declarar la bancarrota y cerraría ese mismo año- y El Nombre de la Rosa era una coproducción francoitaloalemana al más puro estilo europeo, con un montón de productoras metidas en el ajo y dinero público a cascoporro. Fuera lo que fuera a hacer Constantin Films con los 4 Fantásticos, la financiación de la película iba a ser tremendamente costosa y poco o nada segura… 
Cuenta Neal Adams que por aquella época uno de los peces gordos de Constantin (probablemente Bernd Eichinger) le preguntó que haría él con los derechos del grupo. Adams le sugirió que hiciera La Llegada de Galactus, porque ésa era la gran historia del grupo. El directivo lo miró con una sonrisa de autosatisfacción y le contó su plan maestro: dividir la licencia en Los 4 Fantásticos por un lado y Silver Surfer por el otro. La idea era sencilla y un golpe magistral, porque Constantin podía revender los derechos del personaje por una cantidad mayor de la que había pagado por todo el paquete. Adams consideró que el tipo era un estúpido al diluir la franquicia, y la cosa pareció quedarse por ahí, pero lo cierto es que los derechos del heraldo de Galactus fueron paseándose por varias productoras de Hollywood y se rumorearon varios proyectos del personaje en solitario para Universal o Sony hasta su aparición en 2007 en “Rise of the Silver Surfer”.
Lo importante es que después de marear la perdiz durante varios años y no llegar a rodar nada, Constantin se encontró con que su chollazo con los 4 Fantásticos se acababa, porque nadie había hecho una película y los derechos revertirían a Marvel a los 10 años, teniendo la obligación de empezar un rodaje antes del 1 de enero de 1993. La distribuidora/productora no podía permitir que su gallina de los huevos de oro volviera a las manos de Marvel sin haber sido bien exprimida, pero aun así no habían conseguido el dinero suficiente (no se conformaba con mucho, sólo 40 millones de dólares) como para financiar una película que justificara el que siguieran acaparando los derechos. La solución fue tan sencilla como poner 750.000 dólares de su propio bolsillo y conseguir al mayor experto de Hollywood en cine independiente y escandalósamente barato, Roger Corman.
No nos engañemos, Corman es todo un maestro y el cine le debe muchísimo más de lo que le ha dado. Como responsable de algunas de las mejores adaptaciones de Edgar Allan Poe a principios de los 60, Corman se ganó el respeto del público y los ejecutivos de los estudios al conseguir rodar en el menor tiempo y coste posible películas que en su resultado final no veían mermada su calidad. Corman no tardaría en fundar su propia productora (New World Pictures) que durante los 70 daría su primera oportunidad a autores como Coppola, Scorsese o James Cameron con la producción de algunos éxitos de la época como Death Race 2000 o Piraña, por no hablar de que también serviría de mentor de un tal Lloyd Kaufman, fundador de Troma y mentor a su vez de James Gunn, el responsable de que Guardianes de la Galaxia rompiera las taquillas el año pasado. Pero volviendo a Corman, se puede decir que el negocio de New Horizons no le fue nada mal y para 1983 Corman pudo vender la productora a un grupo de inversión que no tenía la menor idea de cine y que años después compraría Marvel, pero esa ya es otra historia. El cineasta quedaba así con el bolsillo lleno y libre de ataduras, con lo que no tardaría en volver a dirigir y hasta montar otra productora, New Horizons. 
Para cuando Constantin le ofrece a Corman Fantastic Four, el productor y director tiene ya más de 60 años y acaba de volver a dirigir con Frankenstein Unbound. Encarando el proyecto como un encargo más pero aun así poniendo otros 750.000 de su bolsillo, no tarda en contratar para la dirección a Oley Sassone, un tipo con el que había colaborado varias veces y que hasta entonces había dirigido algunos videos musicales y películas con Corman. Llegados a este punto, es importante decir que nadie en la producción era consciente de que la única razón por la que se realizaba la película era para retener los derechos, y que era muy probable que ni siquiera fuera estrenada. Para Sassone esta era una oportunidad única para lanzar su carrera, y visto el éxito de películas de la época como Tortugas Ninja o Batman, tenía muy claro que si conseguían un producto lo suficientemente bueno podían tener un exitazo entre manos.
Para el guión Corman contrataría a Craig J. Nevius, un fan de los 4 Fantásticos que trató de hacer honor al cómic original y para el que el proyecto iba a ser su segunda película, contando además con la ayuda de Kevin Rock (que no sé exactamente que hizo por que nadie detalla su trabajo, todos dan todo el mérito del guión a Nevius). Para los papeles protagonistas tendríamos a Alex Hyde-White como Reed Richards, Rebecca Staab como Susan Storm, Jay Underwood como Johnny Storm y Michael Bailey Smith como Ben Grimm, aunque La Cosa estaría interpretada por Carl Ciarfalio. Como villano principal estaría Joseph Culp como el mismísimo Victor Von Doom, haciendo la que probablemente sea la mejor interpretación del personaje. El rodaje comenzaría el 26 de diciembre de 1992, cuatro días antes de que expirara el plazo para iniciar la producción. Constantin ya había cumplido con su objetivo, Los 4 Fantásticos seguirían en su poder diez años más.
Pero las apariencias había que mantenerlas -no fuera a ser que Marvel les denunciara por hacer la producción a mala fé- y Los 4 Fantásticos continuó su rodaje a la misma velocidad excesiva a la que se había llevado su preproducción de un mes. Pero aunque tanto guionista como director y actores se habían tomado el proyecto en serio, el encargado de los efectos especiales parece ser que no lo hizo así. Tanto Scott como Minky Billups trabajarían más tarde en producciones como Mulholland Drive o Piratas del Caribe, pero por lo visto el presupuesto de The Fantastic Four racaneaba tanto en efectos visuales, que el resultado es de lo bochornoso a lo descacharrante. Pero lo importante es que la película salió adelante, y estaba acabada cumpliendo todos los plazos. Actores y director empezaron a hacer la promoción de la película, y hasta viajaron a la Comicon para enseñar varios videos promocionales a los fans. Sin embargo, la triste realidad no tardaría en llegar… 
Roger Corman llamó a Sassone y le felicitó por haber terminado la película y por el gran trabajo realizado, y le comunicó que gracias a él había ganado un millón de dólares. Y se acabó, la película iba a ser destruida, sin tener la oportunidad de habersela enseñado a nadie, tanto trabajo para que Corman se embolsara un cochino millón de dólares. Como director del proyecto, Oley Sassone no podía tolerar esto, así que junto al editor de la película Glenn Garland decidieron colarse en los almacenes donde Corman guardaba las películas y robar Los 4 Fantásticos. Y allí se fueron los dos héroes, linterna en mano al más puro estilo comando de elite, para acabar descubriendo que Corman y Constantin debían de haber cumplido su amenaza y el negativo de The Fantastic Four había sido destruido.
Olley Sassone continuaría su carrera dirigiendo episodios de Xena y Hércules, centrándose más que nada en películas para televisión. Glenn Garland llegaría a editar las dos películas del remake de Halloween y alguno de los trailers del Grindhouse de Robert Rodriguez y Tarantino. Por su parte, Craig J Nevius seguiría trabajando para Corman y por fín tendría su trabajo de superhéroes publicado con Black Scorpion, una superheroina de factura propia que llegaría a tener hasta su propia serie de televisión y en el que una bad girl noventera ejercía de precedente directo de la Catwoman de Halle Berry. Pero supongo que menos es nada…


REBECCA STAAB COMO MUJER INVISIBLE

Rebecca Ann Staab (nacida el 27 de julio de 1961) es una actriz estadounidense y ex reina de belleza que compitió en el concurso de Miss Estados Unidos y que gracias a eso pudo ser en 1994, la mujer invisible en el filme de Roger Corman.

Staab nació en Hays, Kansas y creció en Ralston, Nebraska. Se graduó de Ralston Senior High School en 1979. En 1980, ganó el título de Miss Nebraska USA y compitió en el concurso Miss USA 1980 celebrado en Biloxi, Mississippi, en mayo del mismo año. Ella se ubicó entre los doce primeros lugares del evento televisado a nivel nacional.
El 11 de enero de 2008, Staab hizo su debut en The Young and the Restless como April Stevens, la ex esposa de Paul Williams y madre de su hija, Heather Stevens.





-NO TE PIERDAS...
Publicar un comentario