Ir al contenido principal

Crítica Red Dead Redemption 2 | Empieza el año 0 del videojuego | El western crepuscular abandona el cine para irse al videojuego


Red Dead Redemption 2 abre con nuestros protagonistas huyendo en plena noche por la espesura de la nieve. Su arranque es lento y tosco en todas sus facetas e incluso opresivo, cerrado y angustioso. Tras esto el juego se abre y la luz y la amplitud de las praderas del salvaje oeste dan paso a una obra que en todo momento quiere ser un homenaje al realismo y a todo lo que ha dado el western en su medio más natural: el cine.

Pero Rockstar sabe que esto es otro lenguaje y como tal, nunca va a conseguir la plenitud y la perfección narrativa que genios del western como Ford, Hawks, Leone o Eastwood han conseguido ofrecer, pero, Rockstar también sabe que lo que puede ofrecer su videojuego en faceta del western, jamás lo pudieron conseguir la obras de los directores citados ni jamás lo podrá conseguir ninguna otra propuesta, así que sabiendo esto, grandeza es simplemente lo que da RDR2. Grandeza en todas las facetas relativas al videojuego ya sea, música, narrativa, gráficos y por supuesto jugabilidad. El resultado es uno de los grandes videojuegos de la historia del cine y uno de los mayores westerns jamás contados. Sin duda estamos ante una mezcla de obra de William Wyler, Sergio Leone y por supuesto John Ford.


El cinejuego
Rockstar ha roto la baraja de los "sandbox". Se acabó eso de jugar en un mundo lleno de indicadores que se abre progresivamente. Si The Legend of Zelda Breath of The Wild ya nos enseñó un modo de recorrer un mundo abierto de manera orgánica, Red Dead Redemption II lo perfecciona para que parezca natural.
¿Cuál es la diferencia? En ambos juegos exploramos con libertad, dejando que las misiones surjan a nuestro paso -escuchando una llamada de auxilio, o siendo atacados por una fiera-, pero en Red Dead 2 basta que nos quedemos quietos, observando, para descubrir cosas que hacer. Los cambios en el clima, el trasiego de viajeros y forajidos, los animales que se cruzan a nuestro paso e incluso el avance de las construcciones... El mundo nunca se detiene a nuestro alrededor.
A partir de ese mapa enorme que está abierto desde el principio, la historia nos ofrece todas las mecánicas imaginables. La columna vertebral, como corresponde a un buen western son los tiroteos y los viajes a caballo. Pero a partir de ahí hemos podido ver para este análisis de Red Dead II como el juego crece con misiones de sigilo, caza y pesca, aventuras románticas... alrededor de 100 objetivos enmarcados en la historia.


El apartado técnico de RDR2 parece un monstruo imbatible con la tecnología actual. Los modelos son excepcionales, la física está bien implementada y las animaciones están cuidadas de un modo enfermizo, que no deja de sorprendernos (y eso que cuando escribo este análisis ya he superado las 60 horas de juego ampliamente). Si tenemos que destacar dos aspectos técnicos de Red Dead 2 por encima del resto, serían la iluminación y la recreación de interiores.
La luz juega un papel tan relevante, que cada imagen parece un cuadro (echadle un vistazo a las pantallas que acompañan a esta review de RDR2 para ver de qué hablamos). Tanto la iluminación natural como el fuego se combinan con la paleta de colores predominante en cada región y nos permite que reconozcamos nuestra situación de un modo intuitivo. Las montañas, llanuras y pantanos cobran vida gracias a un estupendo trabajo en geometría, texturas e iluminación.
En cuanto a los interiores, no sólo llama la atención la recreación del mobiliario, sino que muchos de los elementos (mesillas y taquillones) se pueden abrir para registrar. No podemos entrar en todas los edificios que encontramos, pero sí en una gran mayoría, al igual que en vagones de tren o en la bodega de los barcos. El "do de pecho" está en las construcciones más lujosas: las plantaciones del Sur, los vagones de primera clase, la mansión de Bronte en Saint Denis o el casino flotante.
En lo relativo a la dirección artística, no hay fisuras. Parece que cada elemento se ha trasladado directamente desde 1899 al juego, y que refleja el lenguaje de la época, como se puede ver en los catálogos de las tiendas, que tienen una maquetación sensacional. Evidentemente, en una obra mastodóntica, nos hemos encontrado alguno "bugs", pero han sido fallos ocasionales que en absoluto han estropeado la percepción.


Cine, B.S.O. y videojuego
RDR2 aprovecha el lenguaje del cine para impactarnos aún más. En este sentido, hay que aplaudir el uso de la cámara lenta, como hizo Peckimpah en Grupo salvaje, para recrearnos con nuestros mejores disparos. Además, nosotros podemos cambiar la cámara en cualquier momento presionando el panel táctil.
Para terminar, nos encontramos con una cámara cinematográfica (dejando apretado el panel) que nos ofrece diferentes perspectivas de forma automática y va cambiando. Esta visión (con bandas negras para hacerlo aún más panorámico y la posibilidad de aplicar filtros) es un prodigio que convierte cualquier paseo en una "secuencia en tiempo real".
El apartado sonoro tampoco se queda atrás. El doblaje es sensacional, y tras pasar muchas horas escuchándolas para ofreceros este análisis de Red Dead de Redemption 2 podemos afirmar que las voces de Sadie, Morgan o Marston son de lo mejor que hemos escuchado en un videojuego. Como también nos cruzamos con inmigrantes, vamos a escuchar a personajes hablando en italiano, como Bronte, y a los mexicanos en la frontera, hablando español.


El tono de las conversaciones es tan rudo como estos pistoleros y se utilizan palabras de jerga sacadas de la época; como cuando Sadie llama "californios" a los habitantes de esta región. Está en inglés, pero que eso no os impida disfrutar del enorme trabajo que hay detrás.
En cuanto a la banda sonora, nos encontramos con el mismo tratamiento que tuvo el juego anterior. La música sólo se escucha en los momentos más emocionantes, para darle un tono épico a las cabalgadas y tiroteos, y se reservan temas cantados para las secuencias que tienen más impacto emocional.
En un apartado sobresaliente destacamos aún más las canciones que cantan los protagonistas del juego en un par de ocasiones, la música clásica que se escucha en el gramófono de Dutch y un momento, ya en el epílogo, en que casi se convierte en un minijuego musical, ya que el sonido de nuestros martillazos se acompasa con el del tema que suena.

En definitiva, RDR2 es al sandbox y por ende al videojuego, lo que las obras de Sergio Leone fueron para el western  El western (lease sandbox o videojuego), ya era un formato perfecto con obras maestras insuperables, pero, el realismo, la pausa y la nueva forma de representar el salvaje oeste americano, fueron un punto de inflexión en el género el cual nunca volvería a ser lo que fue en tiempos de Hawk, Mann o Ford. Esto es lo que va a ocurrir con cada nueva producción de mundo abierto o aventura 3D que se empiece a desarrollar desde este año 0 que va a significa la salida de RDR2.

Puntuación: Cine 5 estrellas



-NO TE PIERDAS...
Publicar un comentario