Ir al contenido principal

Crítica 'Humanoides del abismo' (1980) | Roger Corman | Películas Exploitation | PELÍCULA COMPLETA CASTELLANO


De nuevo regresamos al exploitation de la mano de Roger Corman y lo hacemos con Humanoides del abismo, una cinta de 1980 de esas que nadie se puede perder...


Hubo una época, allá por los años 70 y 80, en que la sola visión del agua podía causarnos, a los más tiernos aficionados al cine, un terror insuperable: tiburones, orcas, tintoreras, barracudas, pulpos, pirañas y demás bichos que pueblan ríos, mares, lagos, embalses, pantanos y acequias se apropiaron de la pantalla y desde allí se dedicaron a conspirar, los muy cabritos, contra los torpes e indefensos seres humanos. Fue entonces cuando aprendimos que meter un pie en el charco equivocado podía pagarse muy caro.

CRÍTICA


Sólo faltaba que a alguien se le ocurriera añadir a la larga lista de criaturas acuáticas con instinto asesino a la nueva especie animal que protagoniza esta pelicula, surgida de una mutación debida al consumo de salmón manipulado genéticamente en una fábrica de conservas (!!!) para acabar de acojonarnos definitivamente.
Como en todas las pelis de este estilo, la cosa empieza con una serie de acontecimientos extraños a los que nadie, salvo algún lúcido lugareño, presta atención, hasta que se desata el desastre, que el señor “Ya-os-lo-avisé” será el encargado de atajar. Un Doug McClure más tripón de lo habitual será el pescador juicioso que, con la ayuda de un indio ecologista y de una doctora que ejerce, según sus propias palabras, de “científica profesional”, trate de acabar con estos libidinosos bicharracos. Mucha cámara subjetiva, mucha toma subacuática, bastantes disparos y explosiones y sustos y golpes de efecto, casquería a discreción, una pizca de mensaje políticamente correcto (paz entre razas, el respeto a la naturaleza frente al progreso), los adolescentes en celo de turno y muchas, muchas rubias (en salto de cama, en bikini o a dominga limpia), en una peli que, pese a sus evidentes limitaciones de todo tipo, no deja de tener su gracia, más que nada porque es más bruta y lerda de lo que suele ser habitual en este tipo de productos. Tal vez se deba a que fue producida por el mismísimo Roger Corman, que ideó, al parecer, una de las escenas más sanguinolentas de la peli, a medio camino entre “Alien” y “V”.


En definitiva, simpático ejercicio de retroalimentación camp y puritita producción Corman, Humanoides del abismo viene a recuperar añejos sabores del género (La mujer y el monstruo) junto a éxitos más recientes (Tiburón) para ofrecernos un producto última temporada sin otra pretensión que la de entretener y divertir al respetable. Más inclinada al gore de lo que me esperaba, el film de la señorita Barbara Peters se hace querer por su asumida falta de complejos, su reparto trash (un fondón Doug McLure al mando) y lo delirante de su guión (hombres-salmón carnívoros y... ¡¡violadores de jovencitas!!). Aunque atada a los patrones clásicos del género, sorprende por su autoironía y velocidad, pero también por su insólita negrura y su tosco erotismo, que Peters filma con mente de zanguango calenturiento (no sé si por ser homosexual o porque practica un feminismo guerrillero realmente sutil).
El diseño de los monstruos, fundamental, está sorprendetemente conseguido dado su risible presupuesto: una especie de mezcla entre el Yeti, los marcianos cabezudos de Mars Attacks! y una lechuga con patas. Así y todo, los guionistas no se pueden contener y nos acaban colando una apología bienintencionada de la convivencia intercultural que no viene mucho a cuento, tontería esta que al menos se suple con un buen gusto por el plagio descarado de carácter insultantemente comercial (el final a lo Alien) y un frikismo inclasificable (el intervalo erótico con el ventrílocuo en la tienda de campaña) que uno hubiera echado en falta en mayor parte del metraje. Resumiendo: mola, aún con sus muchos defectos. Mola por su sinceridad, porque no es demasiado cutre (eso de "de tan mala es buena" no tiene mucho sentido aquí), por sus tetas y su sangre, por sus monstruos y su humor a lo Russ Meyer (rebajado de testosterona) y porque es muy Lovecraft. Un Lovecraft de derribo, pero Lovecraft al fin y al cabo.

Lo mejor: tetas y sangre, una combinación que siempre funciona y sobre todo, que la música es de James Horner
Lo peor: el mensaje buen rollito que nos calzan.


  • Puntuación: 6.5


Título original Humanoids from the Deep
Año 1980
Duración 80 min.
País Estados Unidos
Dirección Barbara Peeters,  Jimmy T. Murakami
Guion William Martin, Frank Arnold, Martin B. Cohen
Música James Horner
Fotografía Daniel Lacambre
Reparto Doug McClure,  Ann Turkel,  Vic Morrow,  Cindy Weintraub,  Lynn Theel,  Greg Travis, Anthony Pena,  Denise Galik,  Meegan King,  Breck Costin,  David Strassman
Productora New World
Género Terror. Ciencia ficción | Monstruos
Sinopsis
Varios sucesos extraños se suceden en una pequeña y tranquila localidad pesquera. Primero, un barco de pesca explota provocando la muerte de sus tripulantes. Los perros del puerto aparecen descuartizados, excepto el del indio Hank. Los pescadores creen que él ha sido el autor de la matanza, y hacen lo propio con el perro del nativo. Pero cuando varios bañistas son asesinados, y algunas chicas violadas, algunos empiezan a comprender que detrás de todo lo que ocurre hay algo más…




VER PELÍCULA COMPLETA CASTELLANO BY CINEMATTUBE





-NO TE PIERDAS...
Publicar un comentario