Ir al contenido principal

Crítica de 'Creed 2' | Rocky 2 + Rocky IV


Por las escenas iniciales, sabes exactamente hacia dónde se dirige Creed II. Creed II es para Creed original lo que Rocky II fue para la película que lo inició todo: Adonis Creed comienza en la cima del mundo, lo que significa que no tiene a dónde ir sino a la baja. Golpeará el fondo, permanecerá allí por un tiempo, luego se arrastrará de vuelta para un regreso triunfal. Ese es el esquema básico de Creed II. Es íntimamente familiar y está tan bien ejecutado que no te importará la inevitabilidad de la historia.



Eso no quiere decir que no haya sorpresas. La historia de Adonis Creed de Michael B. Jordan, hijo de Apollo Creed, es paralela a la de sus predecesores, pero no es un simple corte y pegado. Rocky Balboa (Sylvester Stallone) tiene su propio arco en esta película, mientras que Bianca (la increíblemente talentosa Tessa Thompson) realmente tiene su propio carácter como personaje. Tal vez lo más sorprendente de todo es el viaje de Ivan Drago, el villano que regresa de Rocky IV, interpretado de nuevo por el gran Dolph Lundgren.


Al igual que el Creed original, Creed II tiene que ver con el legado. Adonis no puede escapar del pasado, y tiene la carga adicional de llevar el legado de Rocky además del de su propio padre. En 1985, en Rocky IV, Rocky derrotó a Ivan Drago después de que Drago matara a Apollo Creed en el ring. Ahora Drago, en desgracia durante décadas en su país de origen, regresa con un hijo que ha estado entrenando toda su vida para este momento. Tiran el guante en Filadelfia, y Adonis no tiene más remedio que aceptar.
Al menos, así lo ve él. Pero Creed II pasa por el tema simple del legado cuando Rocky le pregunta a Adonis: "¿Por qué necesitas hacer esta pelea?" ¿Por qué Adonis acepta que los problemas de su padre y de su mentor son ahora sus problemas? ¿Qué es lo que realmente quiere?

Como en la última película, Jordan aporta una gran cantidad de profundidad al personaje. No sería una película de Rocky sin algunos montajes de entrenamiento, y Creed II tiene algunos realmente creativos. Y lo que es más importante, Jordan vende absolutamente bien lo difícil que es el esfuerzo que realiza el personaje en su duro entrenamiento y su condición física asombrosamente impresionante lo demuestra.


Como compañera de Adonis, Bianca, Thompson demuestra en Creed II que puede aportar una presencia única a cualquier papel. Aunque esencialmente un personaje secundario para Adonis, Bianca podría haberse sentido insignicante, pero en cambio Thompson roba las escenas más de una vez. Como espectador, te crees perfectamente que Adonis colapsaría sin su apoyo en la vida personal. Ella es su fundación.
Y Stallone sigue siendo Stallone, capaz de expresar una sorprendente cantidad de emoción para alguien cuyo rostro se ve como se ve.
Y luego está Lundgren. Al igual que Rocky, Ivan Drago ha superado sus años de lucha, aunque a diferencia de Rocky, Drago aún tiene una figura físicamente intimidante. Su hijo Viktor (Florian Munteanu) es un monstruo de hombre que pasa la mayor parte de la película gritando y lanzando golpes que parecen romper una pared de ladrillos. Pero el anciano Drago es una presencia tan impresionante, especialmente al lado del Stallone claramente agotado, que te sientes realmente asustado por Rocky durante una confrontación temprana cuando parece que los dos antiguos rivales podrían enfrentarse a golpes.


Creed II logra algo increíble cuando humaniza a Drago. Sí, sigue siendo el chico malo de la historia, pero no es un villano. Es un ex boxeador que ha estado esencialmente en el exilio; Desgraciado en casa, abandonado por la familia y su país. El camino de Drago, al igual que el de Adonis, era inevitable. Y Creed II pasa suficiente tiempo con Ivan y Viktor para que realmente comiences a sentir algo por ellos. Los montajes de entrenamiento se mueven de un lado a otro entre el cómodo apartamento de Adonis, la bella novia y los lujosos gimnasios; y la casa sucia de Ivan y Viktor, las instalaciones y la vida generalmente solitaria. Lo que vemos es un efecto opuesto al montaje paralelo de entrenamiento visto en Rocky IV donde era Drago quien tenía el "lujo" de los aparatos más avanzados y sofisticados mientras Rocky recurría a un entrenamiento mucho más tosco y rural.

Las peleas de Creed II, el evento principal, son increíblemente personales a nivel de filmación. Adonis y Viktor hacen que cada golpe se vea y se sienta real. La cámara es cierto que a menudo se mantiene incómodamente cerca, pero siempre haciendo un uso excelente de la perspectiva en primera persona para hacerte sentir como si estuvieras literalmente en la pelea, recibiendo así tu esos golpes junto con los personajes. La sangre, el sudor y las lágrimas se sienten tan inmediatos que te olvidarás de preocuparte si crees que sabes cuál será el resultado. Jordan y Thompson invierten tanta emoción que no puedes evitar sentirte involucrado con ellos y su combate.


Creed II viene con un director diferente, Steven Caple Jr. reemplaza a Ryan Coogler, pero casi iguala a la calidad original de Creed. Es la degustacion de la comodidad que sentimos ante la continuación de Rocky lo que exactamente quieres ver, y encima ejecutado con una delicadeza increíble. La única pregunta que queda es dónde irá la serie desde aquí, ya que Adonis Creed ahora tiene su propio legado que mantener.

  • Puntuación: 8





-NO TE PIERDAS...
Publicar un comentario