Ir al contenido principal

Crítica 'Venom' (2018) | Estreno cartelera | Más veneno para acabar con el cine de accion


"Una cosa sin brazos, sin patas, sin rostro ... rodando por la calle como una turba en el viento" es una frase que dice el propio Venom a lo largo del tedioso metraje. Es posiblemente el mejor resumen de lo que es la enésima entrega de superhéroes de 2018.

En esta monstruosidad dirigida por Ruben Fleischer que reescribe el origen del personaje para omitir su relación fundamental con Spider-Man (que Sony ha alquilado a Marvel por el momento), los alienígenas Symbiotes son traídos a la Tierra y deben fusionarse con un huésped humano perfectamente compatible.
Tristemente, Venom sufre de falta de cohesión y rechaza todo lo que podría haberla convertido en un viaje de placer más en la vena de Deadpool o los primeros Guardianes. El resultado es un alboroto confuso que no está seguro de si quiere ser cómico o de tomar demasiado en serio a su problemático antihéroe.
Este es un defecto tanto del guión (un mutante pesado que se le atribuye a Jeff Pinkner, Scott Rosenberg y Kelly Marcel) como a la dirección de Fleischer, que alejan a los actores de la exposición excesiva de unas escenas de acción sin sentido y sobreproducidas de ritmo y tono.
La trama, tal como es, involucra al periodista deshonrado Eddie Brock (Tom Hardy) que investiga las siniestras maquinaciones de una corporación al estilo de SpaceX llamada The Life Foundation, que termina por exponerlo a una criatura que, naturalmente, resulta ser su alma gemela extraterrestre. Esta fusión imbuye a Eddie con una mayor fuerza y ​​resistencia, pero también lo atrapa con un copiloto parlanchín con muchos dientes, un apetito insaciable por las presa vivas, y un deseo surrealista de arreglar la vida amorosa de Eddie.

En el papel, Hardy es el ideal para ser Eddie Brock y su paranoia nerviosa de un hombre consumido por el ser del espacio y aunque el filme está cargado de algunos de los diálogos más cómicos (y casi tontos) de las películas de cómics desde la Catwoman de Halle Berry tanto en sus formas humana y simbionte, Hardy al menos se las arregla para ofrecer los pocos momentos de humor intencional de la película mientras Eddie lidia con su parlante extraterrestre. Pero en cambio el cgi de Venom hace poco para justificar el vínculo entre Eddie y el simbionte más allá de un par de líneas someras de diálogo.
Sin el beneficio de un compañero extraterrestre sarcástico, el resto del elenco está a la deriva. Riz Ahmed hace todo lo posible como el jefe corporativo genérico de la Fundación Life, Carlton Drake, pero incluso los éxitos Marvel y Disney ya han demostrado lo difícil que es crear un villano convincente, y eso que generalmente suelen trabajar con guiones mucho más fuertes que este. Como resultado, Ahmed se reduce a maquinaciones y poses hasta que llega el momento de una desordenada batalla con el simbionte, donde a menudo es imposible saber a qué monstruo se supone que debemos estar alentando debeido a la tenebrosa iluminación y el descuidado CGI.
El aporte de Michelle Williams como la Anne, la novia de Eddie, no ofrece química entre ella y Hardy, algo que tampoco ayuda a que fluya la parte romántica del filme. Mientras tanto, Jenny Slate y Reid Scott logran agregar algo de apoyo emocional a sus personajes, pero ambos roles están tan poco desarrollados que no pueden contribuir mucho al grueso de la obra.

El primer acto es una siesta total hasta que aparece Venom, a partie de ahí, cuando Eddie comienza a mostrar algunos síntomas muy extraños, parece que la cosa se anima. Esto le da a Hardy la oportunidad de probarse a sí mismo como un talento infrautilizado cuando se trata de comedia física, y su interpretación vocal como Venom es una combinación efectiva de amenaza y afecto obsesivo por su anfitrión. Los pocos puntos brillantes de la película se deben en gran parte a la interacción de Hardy consigo mismo, esta es la segunda vez que desempeña papeles dobles, después de Legend en 2015, pero al comparar, es frustrante imaginar cuánto mejor podría haber sido la película si la dirección creativa hubiera coincidido con la evidente pasión de Hardy por el personaje.
En definitiva, la película es un desperdicio de estrella, ya que Hardy daba para una película mucho mejor de lo que ha terminado siendo por culpa de la producción, el guion y la dirección. La película parece un regreso a esas películas malas de superhéroes de los 90 como Electra o la Liga de los hombres extraordinarios donde hasta el fondo verde del cgi era demasiado calamitoso.
Lo bueno es que esto pueda ser un aviso que los superhéroes empiezan a agotar tanto al público como a los guionistas y creadores de Hollywood ya que este filme denota desgana desde su inicio.

  • Puntuación: 5



Este tráiler nos muestra cómo luce Tom Hardy en la piel de Eddie Brock y cuya transformación en Venom es simplemente espectacular. Junto a este avance mostramos también un póster en el que vemos la oposición entre el simbionte y el personaje de Tom Hardy y que podéis ver aquí abajo.


El trailer parece mostrar también que hay varios contenedores con el simbionte. Además nos muestra cómo se apodera el insecto del cuerpo de Eddie Brock.



Ruben Fleischer (“Bienvenidos a Zombieland”) dirige la película. Scott Rosenberg (“Jumanji”) y Jeff Pinkner (“The Dark Tower”) han escrito el guión, al que Kelly Marcel le está dando la última revisión. La cinta está producida por Avi Arad, Matt Tolmach y Amy Pascal.

La interpretación queda como sabemos en manos de Hardy y además estrellas de lujo como Michelle Williams en la piel de una fiscal del distrito que sería el interés amoroso de Hardy, Jenny Slate como una científica y parece que el incombustible Woddy Harrelson que se apunta a todo en calidad de secuaz.
Parece que estamos ante una línea negra de Marvel y el mainstream habitual para llenar salas va a dejar paso a uaa película que aunará terror y ciencia ficción, y se tantea la posibilidad de que tenga calificación R. Un punto importante es que la colaboración entre Sony Pictures y Marvel Studios empieza a tener frutos, ya que después de que Spider-Man participara en en el MCU, ahora es el turno de devolver el favor, por lo que Marvel estará colaborando en esta película, convirtiendo al arácnido en un extraño puente entre estos universos.

A nivel argumental, no se saben detalles pero sí que se inspirará de los arcos de los cómics ‘Venom: Lethal Protector’ y ‘Planet of the Symbiotes’.
Su estreno está programado para el 5 de octubre de 2018.


-NO TE PIERDAS...

Publicar un comentario