Ir al contenido principal

Crítica 'La leyenda de Redbad' | Estreno cartelera de la semana


Nadie conoce el nombre de Roel Reiné y es muy curioso ya que, este auténtico desconocido lleva más de 2 décadas trabajando y la mayoría del tiempo en Hollywood. Roel Reiné es un director holandés que ha pasado su vida entre la televisión, el vídeo directo y ocasionalmente el cine, pero, lo más curioso de todo es que es el autor de una gran cantidad de continuaciones de grandes éxitos de la serie B; el autor también de algún clásico actual del vídeo directo; el director de muchos capitulos de episodios de series de gran calidad y, el autor de dos grandes largometrajes épicos y aún así, nadie le conoce. Los dos grandes largometrajes son la gran producción 'Michel de ruyter el almirante' de la que un día hablaremos con calma, y otra, un estreno cartelera de esta semana llamado 'La leyenda de Redbad' que va a sorprender a todo aquel que decida dejar de perder el tiempo viendo series de "mierda", y de la oportunidad a una gran producción de aventuras que devuelve al cine el peso que la imagen siempre ha debido tener.



Caída de la imagen

Llevamos años destinando nuestro tiempo a un sinfín de producciones televisivas las cuales en su 90% siguen teniendo eso: un aspecto visual y una factura también visual totalmente televisiva. 
Por mucho que la producción de series ha mejorado, su puesta en escena y su aspecto visual sigue siendo muy pobre y muy lejos de la factura que el cine ha dado en esa faceta desde los años 30. Ver un plano o una secuencia planificada por Orson Welles y ver una escena de la exitosa serie Élite de Netflix, nos deja claro como las nuevas generaciones están perdiendo o más bien están quedando fuera de poder adquirir unos minimos conocimientos del arte audiovisual.


Por eso, que llegue a los cines una producción que muestra un gran mimo por la imagen y la puesta en escena dentro de los terrenos de la aventura, hace que sea una gran noticia para el cine en general. Eso claro, si alguno de los tantos millones de espectadores que tiene Élite, se anima a ir verla. 

La película | Crítica


El director neerlandés lleva más de 10 años trabajando en Hollywood, después de iniciar su carrera en su país, en proyectos dirigidos al gran público, en donde la acción y los efectos especiales tienen más importancia que el desarrollo de una buena historia. En esta ocasión regresa a los Países Bajos (como a veces le ha pasado a Verhoeven) para dirigir esta superproducción en un país donde estén acostumbrados a una inversión económica tan elevada a la hora de sacar adelante un largometraje. Este además se desarrolla en la Edad Media, en concreto en el siglo VIII después de Cristo, para contarnos la lucha por el poder en el Norte de Europa, en donde la religión, el amor, las envidias y los chantajes están a la orden del día, y cada uno de los grupos existentes en esa época luchan principalmente por el poder político.


La película cuenta con un gran despliegue de medios teniendo en cuenta el número tan elevado de intérpretes secundarios que aparecen en la película y el número de extras que han participado en el proyecto, para formar esos ejércitos tan poblados que se desplazan a caballo de un lugar a otro.
La película tiene un gran inicio y mantiene el interés y el ritmo bastante elevado sin hacerse larga, pese a durar mas de dos horas y media, y además es uno de esos casos donde el elevado metraje está justificado para así poder desarrollar bien las diferentes subtramas que haberlas hailas. 3 horas de duración es el metraje que asustará a más de uno.


La película se ha rodado en diferentes lugares de Europa: en las ciudades de Dorestad, Apeldoon y en las reservas naturales de Ameland de los Países Bajos, en el castillo de Bouillon de Bélgica, en los viejos asentamientos vikingos en el estado de Schleswig-Holstein en Alemania y en el pueblo danés de Hvolris. Además de la gran cantidad de figurantes y de caballos que participaron en la película hay que destacar el diseño de vestuario con una cantidad cercana a los 1800 trajes. En ese aspecto la película luce bastante, y funciona bastante bien en las escenas de acción, aunque quizás y esto ya parece inevitable, el termina aspecto visual canta en el uso de la digitalización para algunas imágenes de paisajes o de batallas, algo que en los filmes de época es mucho más dañino que en un producción de temática contemporánea. Por contra la banda sonora compuesta por el canadiense Trevor Morris, conocido por su trabajo en la serie "The Borgias" y en unas cuantas superproducciones norteamericanas, es perfecta para acompañar a los personajes por esos escenarios épicos donde la música recuerda a las películas de aventuras clásicas.


El reparto está encabezado por Gijs Naber, en el papel de Redbad, y destaca la presencia de Jonathan Banks interpretando a Pepijn of Herstal conocido por su papel en la serie "Breaking bad". Así estamos ante un cine de aventuras y batallas épicas que gustará a los fans del género. 
Finalizamos destacando la planificación, la puesta en escena y la fotografía, los cuales demuestran como el equipo ha tenido interés por la imagen algo primordial en algo llamado cine. Eso sí, el montaje necesitaba de escenas algo más pasadas y cortes más largos pero de nuevo esto es algo a lo ya estamos acostumbrados en estos tiempos.



  • LO MEJOR: La banda sonora y que no se hace pesada pese a su excesivo metraje. Y or supuesto la fotografía. 
  • LO PEOR: El aspecto digital de esta fotografía. 
  • PUNTUACIÓN: 7



TRÁILER BY CINEMATTE



 -NO TE PIERDAS...
Publicar un comentario