Ir al contenido principal

Crítica Predators | Y la jungla los devoró...


¿Predators de 2010 recupera la esencia del original? Bueno podemos decir que es una película inquietante, con suspense y una historia que llega a enganchar. Y es que Amtal se contró donde realmente hacia falta centrarse: en los personajes. Unos personajes dispares y variopintos que crean al momento sensaciones y empatías al público. Además Amtal se toma la película con calma. No se precipita en las escenas de acción y se aplica en la columna vertebral de la trama: la evolución de Royce de mercenario a héroe. Todo perfectamente envuelto en el entorno donde se mueve mejor Predator: la selva. Y más todavía: con la genial música de Alan Silvestri de fondo (ahora compuesta por John Debney). Hasta ahora todo bien. Luego está la originalidad de la peli con la nueva raza de Predators y el planeta usado como coto de caza no me digais que no es original, pero ¿es esto suficiente para rendir tributo a una de las grandes películas de la historia de la acción y el fantástico?


La película | Crítica

No es que estemos ante la película de su año, ni del siglo, ni del milenio, ni de la historia del cine. No es que estemos ante un film que vaya a ofrecer un profundo argumento ni unos cambios inesperados, ni siquiera un final impredecible. Ni siquiera estamos ante una película de acción de fantásticos efectos especiales y grandes artificios. Lo que está claro es que, cuando uno va al cine a ver una película de este calibre, sabe lo que le espera, y encontrar en ella algo que la convierta en especial es más una utopía que una esperanza real.


Sin embargo, echando un vistazo al reparto las reacciones son bien distintas. Si bien por un lado hay nombres que inspiran ver una película de acción al viejo estilo, que acaban siendo los secundarios de la película, hay otros de gran renombre como Adrien Brody o Laurence Fishburne que conseguirán que mas de uno acuda al cine con sed de algo con gran calidad cinematográfica. La mala noticia es que el reparto no lo fue lo acertado que se esperaba. Si bien los secundarios se mueven en los estándares de cualquier película de acción decente y la aparición de Fishburne es de lo mejor de la película, el actor protagonista, Adrien Brody, desluce la película de forma demasiado evidente. El iregular actor desmerece la producción con una actuación imposible de creer, que no solo no le pega si no que perjudica al resultado final. Todo un desacierto tanto haberle dado el papel protagonista en una película así, como haber hecho un personaje en el que no encaja.
Aparte de ello, Predators es un auténtico homenaje a la primera película de la saga. Ver depredadores en la selva ya es suficiente motivo como para encontrar un homenaje en la película, pero no solo acaba aquí la cosa. El transcurso de la cinta tiene un estructura similar, por no decir idéntica a la primera gran película que marcaría época, y hay muchos detalles que son directamente robados de la primera, pero que por fortuna se perciben más como un homenaje que como un plagio.
Por tanto estamos ante una película entretenida sin más, que gustará a los fans de uno de los monstruos por excelencia del cine de ciencia ficción y acción. Sin duda lo mejor que se ha hecho desde la mítica primera parte, recuperando un poco la identidad que los depredadores han perdido en producciones de serie B (por no bajar mas) como Alien vs Predator, a pesar de que esta película también roza la serie B. Para nada es el film definitivo de una criatura que merece mucho más, pero tal como está el panorama es sin duda lo mejor en mucho tiempo.


  • Puntuación: 7


El argumento

No tiene nada original o sorprendente. Es decir; unos tipos caen en un planeta, convertido en coto de caza de los Predators. Han sido elegidos por los alienígenas por su carácter violento para que la cacería tenga emoción. A ese planeta van a parar criaturas de otros lugares del Universo para deleite de los cazadores. El resto es deducible: los humanos tendrán que ideárselas para sobrevivir, aniquilando a los Predators, por supuesto, mientras van cayendo uno a uno. Al final, el protagonista vence y se lleva a la chica. El guión es como una entrega de La matanza de Texas, pero con aliens y mercenarios, en lugar de caníbales y adolescentes. Uno se pregunta: ¿Por qué, en lugar de caer en una zona de caza, no son llevados al planeta de los Predators? Hubiera sido interesante.

Novedades

Ninguna, salvo unos perros de caza y unos fugaces halcones cibernéticos. Las ideas desaprovechadas alientan más la decepción. Resulta que hay dos tipos de Predators, unos, bajitos y sometidos, y otros, grandes y dominadores. Salvo el tamaño, los guionistas no dan ninguna diferencia más o explican por qué se llevan mal. Una pena. Otra, el carácter triangular de los elementos de su civilización, asunto apenas apuntado, y que se queda en un “siempre salen a cazar de tres en tres”. Queda la sensación de que podían haber inventado o contado mucho más sobre el planeta de los Predators, su cultura, su vida, costumbres y demás.

Los actores

Ya hemos dicho que nos convenció nada Adrien Brody, el protagonista. Tiene la pinta de un campesino italiano que en cualquier momento va a decir alguna gracia, o se va a quedar dormido. El resto son conocidos actores secundarios. La aparición de Laurence Fishburne, de Matrix, es fugaz e intrascendente. Luego están los estereotipos: el mexicano salido de una peli de Robert Rodríguez (no en vano está producida por él), el japonés de la Yakuza que se decide por la catana, el ruso grande y con buen fondo, el presidiario drogata y navajero, y la chica, en este caso judía y militar.

Lo mejor y lo peor

Me encanta la banda sonora, compuesta por John Debney, pero no es más que una actualización de la que compuso Alan Silvestri para Predators (1987). Es envolvente, contundente y definitoria. Si no la tenéis, es obligado conseguirla. Lo peor; además de un guión sin atractivo, es la falta de ritmo. Para ser una película de acción es lenta, pero eso ahonda en los pormenores de los personajes.



FICHA TÉCNICA

Título: Predators
Año: 2010
Duración: 107 minutos
Director: Nimród Antal
Guión: Robert Rodríguez, Alex Litvak y Michael Finch
Música: John Debney
Reparto: Adrien Brody, Alice Braga, Danny Trejo, Derek Mears, Laurence Fishburne, Topher Grace.
Productor: Robert Rodríguez, Elizabeth Avellan y John Davis


-NO TE PIERDAS...
Publicar un comentario