Ir al contenido principal

Y Dios creó a la mujer (1956) | (Sexploitation) | Todas las películas Exploitation


Situar en orden cronológico o encontrar cual o cuales fueron las primeras películas exploitation de la historia es bastante difícil, pero, sin duda que Brigitte Bardot y Dios creó a la mujer podrían estar en esa lista de primeras obras abocadas dentro del subgénero del sexploitation y por eso la hemos elegido como la primera de nuestra lista.


La película - Crítica


El 28 de noviembre de 1956 se estrenaba en Francia la película Y Dios... creó a la mujer de Roger Vadim. La piedra angular en la que descansa el mito Brigitte Bardot. El filme proyectó mundialmente el nombre de la actriz como personaje mediático, versión “con ella llegó el  escándalo” y  Roger Vadim, su director, apuró hasta el máximo los límites de la censura de la época. Bardot  se convierte en objeto de  controversia y adoración a partes iguales. Se había ganado la partida a una Francia pudorosa que se disponía a exportar la  nueva estrella libertina, juvenil y sin complejos. Los franceses ya contaban con otro icono después de La Torre Eiffel y el General De Gaulle. Desde entonces, el modelo de belleza femenina que encarna ha sido imitado por la moda, la publicidad y la música.

Vista hoy día queda claro que es un resultado tan esclarecedor que sobra cualquier discurso sobre licencias y liberalidades en el período “precreativo”. Las masas, dormidas en la sociedad francesa y aceporradas allende los Pirineos (o séase aquí), empiezan a despertar en el 1955 con el rock and roll y en el 1956 con B.B. De aquí al 68 van 12 años pero tan sólo un paso.
Roger Vadim se estrena cinematográficamente con esta película donde - “no hay nada más lindo que la familia unida”- promociona a su señora esposa, una francesita con todo en su sitio y muy bien puesto, llamada a convertirse en uno de los mitos eróticos del siglo XX, probablemente el mayor junto a Marilyn Monroe. Sin embargo los contoneos de Marilyn arrastraban cierta entidad interpretativa, cierta madera de actriz, mientras que las provocaciones de Brigitte sirvieron para poco más que para incendiar las represiones ancestrales arrastradas per sécula seculorum amén.

Seguro que no les descubro el argumento: Jovencita de buen ver y mejor tocar, provocativa al máximo se contonea con los pies descalzos entre un misógino, un ingenuo y un millonario. Un, dos, tres, al escondite francés y los cuernos al poder. Descalza por la librería, con la cara del amante en los talones y mambo “sur la table”. Momentos que abren la caja de las represiones y que permiten que empiece a entrar en la sociedad francesa es aire renovador y precursor del futuro mayo del 1968. Todo ello en las formas y en el cuerpo del mito B.B., que no en el fondo de un film cuyo argumento se reduce a la mínima expresión y a una gran cornamenta incapaz de atravesar puerta alguna.
Dios creó a la mujer y Vadim la recreó, en la suya propia, para deleite de propios y extraños y para indignación de los antireplicantes guardianes de la moralidad. En la Bardot había, incluso sobraba, materia prima. Roger Vadim lo sabía, ambos lo sabían. De ahí al mito, solo restaba un paso y se dio: Esta película.


  • Puntuación: 6.5



Título original Et Dieu créa la femmeaka
Año 1956
Duración 92 min.
País Francia
Dirección Roger Vadim
Guion Roger Vadim, Raoul Lévy
Música Paul Misraki
Fotografía Armand Thirard
Reparto: Brigitte Bardot,  Curd Jurgens,  Jean-Louis Trintignant,  Christian Marquand, Georges Poujouly
Productora Cocinor / Iéna Productions / Union Cinématographique Lyonnaise (UCIL)
Género Drama. Romance | Drama romántico. Vida rural

Sinopsis: En St. Tropez, Juliette Hardy es una chica huérfana de dieciocho años, sexualmente muy precoz y activa. Eric carradine, un hombre rico y maduro, se siente muy atraído por ella. Pero está enamorada de Antoine Tardieu, un joven que trabaja en Toulon y es el hijo mayor de una familia humilde que posee un pequeño astillero. El problema es que Antoine sólo quiere tener una breve aventura con ella. Cuando los padres adoptivos de Juliette deciden, en vista de la mala reputación de la chica, que vuelva al orfanato, el hermano de Antoine, Michel Tardieu, le propone casarse, y ella acepta y comienza a amarlo. Pero cuando la familia Tardieu decide vender el astillero a Eric, Antoine vuelve a Saint-Tropez y renace la pasión de Juliette por él.





Ver filme completo en versión original





-NO TE PIERDAS...
Publicar un comentario