Ir al contenido principal

Los increíbles 2: la analogía perfecta del mundo anodino al que nos ha sometido Disney en los últimos años


Hubo un tiempo en que el cine comercial era una fuente de creatividad y sorpresa contínua...


La ciencia ficción, el cine de acción, la aventura, las space operas, el thriller o la animación eran fuente constante de sorpresa y de ilusión. Mundos más allá del nuestro, historias más allá del tiempo o personajes más allá de lo cotidiano eran la luz de un cine que nos hizo amar este arte como ningún otro.

Todos recordamos aquel primer Toy Story o aquel Wall-E como algo único en su tiempo. Nos sorprendimos como colegiales (y es que muchos lo eran) viendo como Spielberg traía los dinosaurios a nuestro presente con Parque Jurásico y por supuesto pasamos muchos miedo con el terror al que nos sometieron bestias como Alien, Terminator o Depredador. Por supuesto huelga decir como nos atraparon para siempre los Jedi de Star Wars, aquel pequeño ser que vino de otra galaxia a buscar plantas a la tierra o como, unos niños de los muelles de Goon sacaron a la luz el tesoro de Willy el tuerto. Entre tanto unos freaks fueron capaces de salvar Nueva York de una invasión de fantasmas y un profesor de arqueología encontró el arca de la alianza.
También hubo lugar para nuestro presente más bélico y así, un tío llamado John fue capaz de regresar al Vietnam a rescatar compatriotas y otro también llamado John, salvó el edificio Nakatomi de unos pérfidos terroristas (o más bien simples ladrones) alemanes.
Y entre todo eso, por supuesto que también hubo lugar para Superman, Batman o Spider-Man y sus fantásticas historias basadas en el papel.

Ahora en lo que va de 2018 el cine comercial con Disney a la cabeza nos ha dado una historia de superhéroes y villanos basada en el cómic de Black Panther; otra de superhéroes y villanos basada en el cómic de Infinity Wars; otra de superhéroes y villanos basada en el cómic de Deadpool; otra de superhéroes y villanos basado en el cómic de Ant-Man y ahora, esta semana y bajo el sello de la imaginativa, sorprendente y revolucionaria Pixar, un secuela de superhéroes y villanos basada en Los increíbles.

Ahora, Disney anuncia que está muy cerca de comprar Fox, estudio que tiene en su poder franquicias del cómic como Spider-Man o X-Men así que todo apunta a que a partir de 2020, el cine comercial no va a estrenar 10 películas de superhéroes al año. A partir de 2020 el número puede subir a 15 fácilmente así que si en lo que va de 2018 ha habido hueco para Ready Player One, Jurassic World o Misión imposible, a partir del año citado quizás esas 3 películas se vean relegadas por un par de películas de X-men y otro par de Spider-Man o Venom (la cual ya tiene entrega también para 2018).
Y aunque el artículo cita directamente a Disney como culpable número 1 de este aburrimiento continúo que está sufriendo el cine comercial y el blockbuster, no hay que olvidar que Warner y DC también están poniendo un mucho de su parte para que el público ya no pueda soñar como lo hacía década atrás.
Si baja E.T. a la tierra en el presente, no tarda ni 5 minutos en arrancar su nave y largarse de aquí.

PD: Este artículo no quiere decir que Los Increíbles 2 no sea un buen producto familiar para disfrutar. Simplemente que empezamos a estar cansados de ver siempre lo mismo. 
Publicar un comentario