Ir al contenido principal

Alpha: La gran esperanza popular del verano 2018 se convierte en el nuevo nº1 en España


Tras un par de semanas sin estrenos muy contundentes y con los últimos títulos gordos ya con bastante recorrido a sus espaldas, una nueva película ha conquistado la cima de la taquilla en España. Alpha, la primera película en solitario de Albert Hughes, que hasta ahora había trabajado siempre mano a mano con su hermano, ha conseguido sorprender al escalar a lo más alto pese a ser un título sin estrellas y sin una promoción excesiva. Pero es una cinta de aventuras al estilo clásico y aborda algo tan family friendly como el origen de la domesticación de los perros a través de una historia de amistad entre un joven muchacho de la edad de piedra y un lobo. Críticas decentes que alaban el buen sentido de la aventura y el buen hacer de la película.


La opinión del filme


Cuando uno ve una obra como Alexander Nevski de Eisenstein realizada en 1938 se da cuenta que ve y nota belleza visual por todas partes. Cuando uno ve trabajos de John Ford o de Alfred Hitchcock en años posteriores también ve y nota esa belleza visual por todos los lados. Cuando uno entra en los años 70 se da cuenta que Apocalypse Now es una joya visual como lo fue 2001: una odisea del espacio una década atrás. Y por supuesto, cuando uno se pone a ver películas de los 80 como Blade Runner, lo primero que nota es que desde Eisenstein, Fritz Lang, John Ford, Alfred Hitchcock, Scorsese, Coppola o Ridley Scott por citar algunos, el cine ha sido un ejemplo perfecto de cómo crear arte con la imagen. En los años 2000 la imagen ha seguido dominando el cine y películas como Matrix, 300, El señor de los anillos o El Caballero Oscuro entre otras muchas y a su estilo, dejan claro que la imagen siempre ha sido el rey y está en constante evolución, pero ¿Por qué ahora ya no ocurre eso?

Década del 2010: cuando las series mataron la imagen


Si uno mira los éxitos comerciales de este año, se encuentra con que no hay ni un solo título donde el aspecto visual, la imagen, la fotografía, el encuadre o cualquier otro factor visual sean el aspecto o el foco principal por el que deben circular los demás apartados artísticos.
Si uno ve el capítulo 3 de House of Cards y posteriormente ve el 12, el 18 o el 22, se da cuenta que la imagen, el aspecto visual y la puesta en escena son una sucesión de planos y contraplanos rodados sin ningún tipo de profundidad artística que nos permita emocionarnos. El espectador no goza de un ente único o una representación cuidada que le hagan estar ante algo único como puede ocurrir en la mayoría de títulos o películas que ya hemos citado o como casi siempre ha sólido ocurrir en el cine.

Ahora como repetimos, eso a nivel de blockbuster o cine popular se ha perdido o se está perdiendo en la mayoría de los casos y películas como Vengadores Infinity Wars, Black Panther, Rampage, Ant-Man, Misión Imposible y compañía, centran sus aspectos en detalles muchos más cercanos a la modestia y monotonía de las series que a una producción cinematográfica y por eso, la llegada de una película como Alpha es al menos para Cinematte, un oasis en el desierto como ya ocurriese el año pasado con Kong isla de la calavera, una película como al igual que Alpha dan a su apartado visual una relevancia que merece.

Y es que, Albert Hughes, su director, siempre ha tenido claro que la imagen en el aspecto principal de una obra de cine que por su puesto debe ir acompañado de un guión férreo para que todo tenga sentido. Películas como El libro de Elli o Desde el infierno junto a su nueva película Alpha, son un placer para el sentido visual y aunque cierto es que la película a nivel dramático y narrativo se muestra débil en muchos aspectos (como el 95% de los blockbuster actuales), su fuerza visual y su mundo, son para Cinematte una grata alegría y por ende es ya para nosotros uno de los filmes populares más atractivo de este año 2018.

Fotogramas de Alpha








Publicar un comentario

Celebrities Cinematte