Ir al contenido principal

'Jason y los argonautas' en Netflix | Stop motion y Ray Harryhausen como el padre de los blockbusters actuales


Vista a día de hoy tenemos dos opciones a la hora de enfrertarnos al visionado de 'Jason y los argonautas'. Una es simplemente tomarnos a broma lo que vemos, reírnos sin ofender y disfrutar de la travesía como si de una comedia se tratase. Dos es simplemente ubicarnos en la época y dejárnos llevar por la magia de la obra disfrutando de una impronta visual imposible de conseguir a día de hoy.

No seré yo quien niegue que a la vista de un joven actual esta película puede suponer más una comedia que un drama de acción. La estética, las prótesis y los postizos, los cuerpos de los protagonistas (sólo hay que ver a Hércules o el propio Jason), y la ortopedia de las animaciones pueden causar risas entre los adolescentes, pero, con un adulto cerca que los ponga en contexto y les explique lo laborioso y artesano del stop motion o el porqué de esa estética, puede acabar siendo un gran plato de degustación que les haga apreciar cosas que ahora son imposibles de ver en un filme actual.

La película


Imponente y conocida obra mitológica surgida de la gran habilidad de Ray Harryhausen como animador de efectos especiales, que esta vez nos deleita con su particular visión de las aventuras mitológicas de Jason y sus argonautas en busca del Velloncino de oro.
Muchos considerarán, totalmente influenciados por la nostalgia, que el paso del tiempo no ha mermado los efectos especiales del film. Pero al igual que películas clásicas como "King Kong", y pese a que el producto siga siendo muy recomendable de ver, se queda en un entretenimiento que pueda pecar de modesto.

Las grandes bazas de este film son su gran ritmo, que sigue siendo feroz y rápido, narrando las múltiples aventuras y peligros que deben afrontar los personajes metiéndoles en contra de todo tipo criaturas mitológicas de implacable poder y fuerza.
La película no deja de ser, pese a algunos aspectos técnicos, una recomendadísima epopeya de aventuras muy agradable de ver que sigue ofreciendo un gran entretenimiento gracias al aura especial que desprende, pues no se puede negar el mimo que se le puso a su realización.
Estamos, pues, ante un más que interesante relato mitológico que hará las delicias de todo aquel que se sienta mínimamente atraído por las grandes aventuras, pues en este film las encontrará.

Ray Harryhausen y el stop motion


Ray Harryhausen, un americano nacido en los años 20, desarrolló toda su labor profesional como técnico de efectos especiales y productor cinematográfico, pero no fue un técnico cualquiera, sino uno de los mejores; y sin el cual, el salto de las historietas pulp a la gran pantalla, no hubiesen tenido ni la mitad del éxito que tuvieron.

Él (siempre trabajando codo con codo con los guionistas), fue el responsable de la creación de todo tipo de monstruos imaginables, claro está, de forma artesanal. Su primer trabajo fue en 1949, “El gran gorila” (Mighty Joe Young), el cual ya de por sí le valió el oscar de la academia. Luego vinieron un montón de películas; títulos míticos como “The beast from 20000 fathoms” (El monstruo de tiempos remotos), donde un dinosaurio se escapaba en Nueva York provocando el caos y la destrucción... Sin embargo, si por algo le recordamos es sobre todo por sus películas de “Simbad el marino”, con tres películas en total: “The 7th voyage of Sinbad” (Simbad y la princesa), “The golden voyage of Sinbad” (El viaje fantástico de Simbad) y “Sinbad and the eye of the tiger” (Simbad y el ojo del tigre). Pero si alguna escena ha quedado marcada para siempre, supongo que ésta debería ser la batalla final que tiene lugar en "Jason y los argonautas”, donde tres argonautas se enfrentan a varios esqueletos vivientes, que no dejan de moverse de una forma difícil de olvidar... ¿no creéis? ¡Ah, y tampoco dejemos en el tintero al Titan Talos, en la misma película. En fin, Ray Harryhausen ha dejado para la historia un montón de imágenes imborrables.

La historia mitológica en que se basa


Jasón, según la mitología griega, fue un héroe y guerrero griego que comandó el Argo, un glorioso y legendario barco en el que viajaban como navegantes los argonautas, llegando hasta Colquis para poder obtener el Vellocino de Oro (la piel de un carnero sobrenatural).

El motivo del viaje de los argonautas fue el vuelo de Frijo y Hele, dos niños de sangre real, desde Boecia. Sentados sobre el carnero volador con pelo de oro intentaron huir de su horrible madrastra Ino. Pero en el momento del vuelo Hele cae al mar y se ahoga, por lo que su nombre sirvió desde entonces para denominar al Heleponte. Frijo logra llegar a Colquis y permanece protegido por el rey Aetes.

Más adelante, Jasón quién era hijo de Eson, fue instruido por su tío Pelias para conseguir ese Vellocino de oro, pero las intenciones de Pelias no eran para nada sinceras, pues se había hecho con el trono de Jolco.
La madre de Jasón fingió que el pequeño había perdido la vida, mientras el centauro Quirón lo cuidaba y lo criaba, pero mientras esto sucedía Pelias había sido advertido por el oráculo de Delfos del peligro que había sobre él en la forma en como Esón estaba calzado con una sola sandalia.

Es por esto que cuando Jasón regresa a Jolco como joven caballero, su patrona se asegura de que al cruzar el rió tuviese un solo calzado para así llegar a la corte de Pelias con un pie desnudo. Pelias al ver esto se da cuenta de inmediato de lo sucedido y le promete a Jasón el trono de Jolco pero que para tenerlo debía llevarle el Vellocino de oro, tarea que creía que acabaría con la vida de Jasón.
Debido a que Delfos piensa que si podía llevar la misión a cabo es que envía a Argos a construir la nave Argo con la ayuda de la diosa Atenea quien le añadió una pieza de madera en la proa, hecha con la rama de un roble perteneciente al bosque sagrado de Zeus. A él lo acompañaron alrededor de cincuenta argonautas en la travesía, claro está que cada uno de los argonautas se destacaba por una faceta.

Los inicios del blockbuster actual


Sin duda el blockbuster actual tiene una base en filmes mucho más antiguos como es el caso de King Kong de 1933 pero, sin duda que Ray Harryhausen y su avance en la creación de efectos especiales y sin duda padre directo de autores como George Lucas, James Cameron o Steven Spielberg quienes nunca han dudado en decir que sus películas han sido posible gracias a la labor anterior del maestro Harryhausen, padre directo de obras como E.T., Star Wars o Terminator.


Publicar un comentario

Celebrities Cinematte