Ir al contenido principal

La muerte del blockbuster | 2008-2018


El blockbuster siempre ha llevado consigo un aire de negatividad y de nulidad, pero, ahora es cuando nos damos cuenta como lo echamos de menos...

El blockbuster


Y es que, hablar de blockbuster era hablar de cine basura, cine comercial y o cine digamos poco inteligente o instructivo. Pero, más de 40 años después de este tipo de cine y si echamos la vista atrás nos damos cuenta que dentro de este digamos estilo, nos encontramos con obras como E.T., En busca del arca perdida, El imperio contraataca, Aliens, Terminator o incluso obras reconocidas por los Oscar como es el caso de El retorno del rey, Avatar o Titanic. Estas son solo un pequeño ejemplo de la gran cantidad de magníficas obras que dio el blockbuster y una manera de certificar como en él también hubo cine con mayúsculas.

Sorpresa e innovación


Si algo caracterizó este estilo fue la sorpresa y es que gracias al avance de los efectos especiales y a su innovación continua, el blockbuster se convirtió en el lugar ideal para disfrutar de grandes mundos fantásticos, grandes obras de ciencia ficción, grandes reconstrucciones del pasado o en definitiva, grandes ideas que nos sorprendían en cada nueva producción.
Los años 80 fueron claves para sentar las bases del blockbuster pero los años 90 y la primera década del 2000 siguieron dejando una gran lista de fantásticas películas comerciales que nos hicieron amar el cine.
Pero ¿qué pasa en el presente? ¿Dónde están las sorpresas, las nuevas ideas y esos mundos o historias que nos hacían escapar de la realidad durante un par de horas? Pues sencillamente casi desaparecidas.

Año 2008


Y es que, todo comenzó en el año 2008 cuando Warner DC estrenaba El caballero Oscuro y Disney, Iron Man, primer capitulo de lo que conocemos con universo Marvel cinematográfico. La película de Christopher Nolan fue un auténtico éxito en taquilla y una obra de reconocido prestigio fílmico y la obra de Disney fue una gran sorpresa para la compañía lo que dio pie al ya citado universo Marvel cinematográfico.
Marvel cogió las riendas de las películas basadas en sus personajes y Disney aportaba el dinero y sus conocimientos lo que hizo que año tras año sus obras se convirtieran en el mayor éxito comercial del año. Warner no quería quedarse atrás y así intentó crear un plan parecido al de Disney donde publicar continuamente obras basadas en superhéroes DC. A ellos se unieron compañías que también tenían derechos de personajes de cómic como los X-men o Spider-Man y así, en la última década, las grandes compañías han decidió centrar el cine comercial en películas basadas en superhéroes.
Hoy, en el año 2018, es decir, una década después del boom, vemos como Disney en sólo 6 meses ha estrenado Black Phanter, Infinity wars, Deadpool 2 y Ant-Man y la avispa y todavía quedan muchas más películas de superhéroes por estrenar en este año 2018. El año anterior ocurrió algo similar lo que hace que las grandes compañías no quieran arriesgar en ofrecer al público obras novedosas que pudiesen sorprender al público sino asegurar los dividendos de los inversores con películas que aseguran un buen rendimiento comercial sean estas un clon continuo o no.

Cultura serial


Pero ¿Cómo puede ser que el público siga llenando las salas con producciones que son un clon unas de otras?
Pues la respuesta la tenemos en la televisión y es que, curiosamente también hace una década nació lo que se conoce como la edad de oro de las series así, el público actual lleva más de 10 años consumiendo series como producto de ocio audiovisual principal.
Esto hace que el público actual esté acostumbrado a ver decenas y decenas de capítulos de una misma historia y unos mismos personajes algo que ha aletargado la capacidad de apreciación de un producto audiovisual.
Hablando claro, el público se ha idiotizado y han perdido cualquier capacidad crítica.
Para una persona que es capaz de ver 20 capítulos de una serie como Gotham, Supergirl o Arrow, cualquier producto cinematográfico (el cual lleva una mayor producción y calidad) le parece una maravilla con tal de ver de nuevo a los personajes que conoce.
Así, una película como Black Panther que en los 80, 90 o 2000 hubiese pasado como una película sin más, en nuestras fechas es un fenómeno capaz de superar los 1000 millones en taquilla como si nada, algo que antes de 2008 era prácticamente imposible de pensar.
Así, 'El caballero oscuro' , tuvo que ser una obra maestra total para conseguir eso y ahora, por culpa indirecta de ella y sobre todo por culpa directa de Disney y Marvel, el público que pide sorprenderse con un blockbuster está huérfano de ellos a causas de que sólo queda situó para los chicos de la máscara y los calzoncillos por encima del pantalón.
Publicar un comentario