Ir al contenido principal

'Sexykiller' by Macarena | 10 años de este buen fantástico español


10 años han pasado desde que la pluma de Paco Cabezas, la lente de Miguel Martí, los acordes de Fernando Velázquez y por supuesto la explosiva sensualidad de Macarena Gómez en un papel escrito para ella, se aunaran para regalarnos un nuevo motivo para confiar en la dominación de origen en cuanto a fantástico se refiere.

Y es que, en la última década algo está cambiando en nuestra España cañí y olé con películas como El orfanato, El laberinto del fauno, la obra que tributamos hoy, Sexykiller, o incluso ese nuevo Jurassic World que lleva mucha sangre de nuestra forma de entender el fantastic.



La película

Como decimos, Sexykiller es un estupendo ejemplo del cine fantástico realizado en España y por eso hoy en nuestro baúl de los recuerdos le dedicamos este pequeño recordatorio y o aviso para todo aquel que aún no la haya visto y que mejor que el verano para hacerlo.
Viveza probablemente sea el adjetivo que más se ajusta a está loca comedia negra de acción. VIveza porque la trama es un auténtico chorro imparable de ingeniosas ideas que nos definen la personalidad de esta peculiar psicópata para quien la muerte es una cuestión de moda.
Amor visual en estado puro gracias a la excelente labor en la colorista fotografía y el diseño de vestuario y producción por el que desfila Macarena su completa apropiación de este personaje luciendo un modelito distinto para cada cruel asesinato. Macarena se las arregla para ganarse la simpatía del público a pesar de su caprichosa naturaleza sin perder por ello el sádico magnetismo que todo buen psicokiller debe transmitir. De pura magia se puede tachar secuencias como sus explicaciones con estética televisiva de cómo cometer un asesinato en una larguísima conversación con una de sus víctimas insertada en el argumento en flashforward desde el arranque de la película a la que es probablemente la secuencia más desternillante del film, un jocoso monólogo de Macarena parodiando a Titanic declamado mientras tortura a una arpía universitaria que cruzó la invisible y letal raya que separa Sexykiller del asesinato.

En lo negativo, poco la verdad, tal vez cierta precipitación en el montaje, y en la resolución final en el que los zombies invaden el metraje y se antoja especialmente corta, pero, son detalles que no empañan la solida realidad de la película. Sexy Killer es un divertimento muy bien trenzado que vence sin problemas la habitual desconfianza del espectador ante el producto nacional. En resumen, dejense Matar un poco por esta bella asesina ya que merece la pena.

  • Puntuación: 7.5


Publicar un comentario