Ir al contenido principal

Crítica de 'Robot Jox' (1990) | Antes de Pacific Rim


El estreno de la secuela de Pacific Rim nos obliga a repescar algunos de los filmes sobre mechas o robots que se han llevado al cine en formato action real. Avisad antes que hasta Transformers el subgénero llegado de Japón, siempre se ha tratado como una serie B de muy bajo presupuesto, así que ya sabéis ante que os vais a enfrentar pero aún así, seguro que después de ver la película queréis devorar cualquier otra cosa de corte similar por muy mala que sea y una de estas obras es Robot Jox.


Robot Jox (1990)

USA, 1990 : Gary Graham (Charles ‘Aquiles’ Peck), Anne-Marie Johnson (Atena), Paul Koslo (Alexander), Michael Alldredge (Tex Conway), Danny Kamekona (Dr Matsumoto), Hilary Mason (Profesora Laplace), Robert Sampson (Comisionado Jameson) Director – Stuart Gordon, Guión – Joe Haldeman 

Trama: En la Tierra del futuro, las guerras han devastado el planeta y se encuentran prohibidas. El modo de resolver los conflictos es mediante un combate entre androides descomunales conocidos como Robot Jox. Ahora las facciones de la Confederación y el Mercado se encuentran disputando el territorio de Alaska, rico en minerales y petróleo. Pero el piloto de robots Aquiles Peck ha sufrido un grave accidente en su último enfrentamiento contra el robot de la Confederación, provocando la muerte de 300 personas del público asistente al combate. Aquiles está decidido a retirarse; pero la elección de una novata a tomar su puesto le hace regresar a la actividad. Y ahora deberá entablar una pelea a muerte con Alexander, el desquiciado piloto ruso de la Confederación, cuyo accionar descontrolado generara la masacre que pesa en la conciencia de Aquiles. 


Stuart Gordon fue el hombre que creó la obra de culto Re-Animator, y es el encargado de dirigir esta obrita de mechas que vista hoy día tiene mucho encanto gracias al uso del stop motion. 
Hay un gran cuidado en recrear un mundo típico de animé, con gladiadores, científicos, androides gigantes, villanos locos, y aspirantes a piloto con mal de amoresby los robots que es lo importante se ven sensacionales dentro de la estética del citado stop motion. 
Aunque sea un producto de serie B y hoy día se vea pobre de recursos, hay que matizar que la producción resultó tan cara que arruinó financieramente a Band y co, entrando en quiebra y quedando el film archivado por más de 4 años hasta que fue recomprado por otro estudio y lanzado directo a video. Pero lamentablemente con las intenciones no sólo se basta, y el resultado final termina siendo mediocre. 

A nivel argumental el filme se ve muy pobre y en el plano técnico y actoral la cosa no llega nunca a convencer además, los combates de los mechas gigantes -, son demasiado breves para las expectativas generadas. Para colmo los últimos cinco minutos del clímax son realmente absurdos – como si el presupuesto de los FX se hubiera terminado de golpe -, y el último fotograma de la película es un insulto a la inteligencia del espectador, completamente inconsistente con la fuerza y trayectoria de los hechos que estaban aconteciendo. 

Pero con todo esto, Robot Jox es a día de hoy un divertimento al menos para el aficionado a la serie B y al cine artesanal, sino lo eres aléjate de ella. Posee además el encanto de la ausencia del digital y se nota el celuloide barato por los cuatro costados.
La película no consiguió retornar la inversión, no despertó demasiado interés en el público y obtuvo críticas negativas, si bien es cierto que con el paso del tiempo ha ido convirtiéndose en una de esas películas consideradas como parte de la cultura popular y que cuentan con cierta simpatía del mundo "freak" y ahora, en tiempos del estreno de Pacific Rim, es el momento perfecto para buscar y rescatar una de esas obras que ocupaban las estanterías de los videoclubs a principios de los 90s y que la mayoría del tiempo nunca la abandonaban.


Publicar un comentario