Ir al contenido principal

‘The Cloverfield Paradox’, la paradoja de que el público es idiota | 'God Particle' | La 3ª entrega de Montruoso | Mejores estrenos cartelera para 2018


Una de las grandes sorpresas de la Super Bowl LLII ha venido de la mano de The Cloverfield Paradox, la película anteriormente conocida como The God Particle y que forma parte de la saga de ciencia ficción producida por J.J Abrams que empezó en 2008 con Cloverfield (Monstruoso en algunos países hispanohablantes) y siguió en 2016 con Cloverfield Lane 10.


La tercera película de la franquicia se ha estrenado en Netflix para confirmar que cada día somos más tontos.


Dice el refrán que vas vale caer en gracia que ser gracioso, y ese refrán parece que fue concebido para esta época, la era de las redes sociales. 
Los humanos ya no pensamos, simplemente compartimos con un "me gusta" lo que alguien quiere que opinemos. Las redes sociales son el punto donde se gesta la opinión mundial y esta está gobernado tanto por sus dueños como por sus influencers (estos gobernados o pagados por los dueños antes citados). Así que el éxito o fracaso de un producto depende de lo que alguien quiera que ocurra. 
Las modas son constantes y siempre llevan bandos enfrentados y solo uno de ellos va a ser el triunfador mediático. Apple es alabada aunque truque sus baterías a drede. Nintendo es alabada aunque tenga un sistema de videojuegos con funciones de hace una década, DC siempre pierde en cine ante Marvel porque lo dice alguien y Netflix nunca tendrá el prestigio de HBO por mucho que lo intente. 

Y en Netflix nos quedamos ya que es increíble como su sección de películas originales está siendo constantemente destrozada por alguien que lo desea. 
Ayer se estreno The Cloverfield Paradox y a las dos horas de ser estrenada tenía el récord de votos negativos en redes sociales (eso es realmente) como Rotten tomatoes. 
Esto hizo que toda la crítica del planeta y el público en general, tuviese una sola opinión, Cloverfield es un desastre al que hay que apalear.

Un servidor vio el filme con calma para darse cuenta que como ocurrió con Bright, las críticas negativas a la película son un engaño más de lo que se conoce como tendencia. Y es que eso es, una tenencia destructiva que ha cogido el foco en los filmes originales de Netflix.
Y es que todos sabemos que los cambios cuestan, y que la sala de cine es mística, pero, no creo que la función de Netflix sea destruirla sino simplemente dar una opcion distinta de disfrutar de los estrenos de cine. Netflix está siendo odiada por verse como una especie de enemigo de las salas de cine y eso tiene un peaje. 
La cablera no tiene problemas con sus series, es más, suele tener buena acogida pero el purista de cine parece querer teniendo ese privilegio de ser el único amante del cine y el único que disfruta de los estemos en una sala se cine (si es con pase privado y gratuito mejor). Así, el que cualquier ciudadano del mundo abonado a Netflix pueda disfrutar en su casa del estreno mundial de una tercera entrega cinematográfica, o hace unos meses de una producción como Bright, no gusta a un sector, ese que solo tiene que crear una tendencia destructiva contra cualquier película original de Netflix. 

Ya centrándonos en la película decir que no estamos ante una obra maestra del cine, como tampoco lo fueron los dos anteriores Cloverfield, pero, esta tercera entrega cierra o completa bastante bien el círculo y la esencia de una saga distinta. Paradox como ya ocurrió con calle 10, nada tiene que ver con Monstruoso (la original) y está vez dejamos los Kaijus, o las casas de terror para entrar en la ciencia ficción espacial. Y dentro de su género, por supuesto que no estamos ante Alien el 8° pasajero, pero es que es imposible 40 años después sorprender como hizo esta. 
Paradox coge bastantes bases del Alien de Scott y lo mezcla con Horizonte final para dejar una película entretenida y con un nivel de producción bastante alto. 
En definitiva, si The Cloverfield Paradox o en su día Bright, hubiesen sido tal cual son el cine, no hubiesen tenido votos negativos y la mala prensa que han tenido. Simplemente hubiesen sido películas entretenidas de las decenas que se estrenan al año. Sin más.
Lastima que el mundo esté agilipollado y dominado por unos cuantos. Despertad coño. 


Como llegó

Habíamos oído hablar de esta nueva entrega durante meses e incluso se llegaron a fijar varias fechas de estreno (con sendos retrasos) pero el secretismo y las peculiares maniobras de marketing, algo clásico alrededor de esta franquicia, han funcionado y han conseguido sorprender durante una de las pausas publicitarias del seguidísimo evento deportivo. Y es que además de un tráiler oficial, centrado en presentar lo que The Cloverfield Paradox tiene que contar, se ha anunciado que la película estará disponible en Netflix hoy mismo, nada más terminar el partido.



Dirigida por Julius Onah, con guión de Oren Uziel, la película está protagonizada por Elizabeth Debicki, Daniel Brühl, Gugu Mbatha Raw, Chris O'Dowd, Ziyi Zhang y David Oyelowo. En ella se nos contarán lo vivido por un grupo de astronautas en una estación espacial en la que surgirá un problema con tecnología experimental y los hechos desencadenados guardarán una estrecha relación con lo ocurrido en las anteriores películas de la franquicia y pondrán la Tierra en peligro.


Antes conocida como 'God Particle', un proyecto dirigido por el cineasta de origen nigeriano Julius Onah, guionizado por Oren Uziel y Doug Jung y con un reparto que incluye a caras conocidas como Elizabeth Debicki, David Oyelowo, Gugu Mbatha-Raw, Daniel Brühl y Chris O'Dowd. Estamos hablando de la nueva entrega de la franquicia Cloverfield.


El thriller de terror y ciencia ficción presentará cómo, en medio de una cruenta guerra mundial entre Estados Unidos y la Unión Europea, impulsada por una invasión de criaturas alienígenas que amenazan a toda la humanidad, un grupo de astronautas estadounidenses son enviados al especio en la estación espacial “Dandelion” con una misión muy específica: probar un nuevo acelerador de partículas que podría ser la clave de la salvación de la humanidad.

“Pero cuando la tripulación, bajo el mando de la capitana Ava Hamilton, enciende el aparato, la Tierra aparentemente desaparece. Dándose cuenta de que sus coordenadas no han cambiado, la tripulación completa teme estar perdidos en el espacio por lo que se tienen que preparar para pasar el resto de sus vidas en la estación espacial auto-sustentable. De forma inesperada, rápidamente son contactados por una nave espacial europea enemiga, dándoles esperanza y preocupación al mismo tiempo.

Después de un debate, aceptar dejar a la nueva tripulación acceder a la nave, una decisión que casi de inmediata se vuelve trágica cuando el novio de Ava es envenenado. Mientras las acusaciones crecen en medio de la tensión, la tripulación estadounidense decide apresar a los europeos. Pero cuando otra astronauta aparece muerta, Ava debe dar con los verdaderos asesinos, mientras la tripulación pelea entre si y los nuevos intrusos, que intentan obtener la super arma para sus propios propósitos“.
El hecho de que la sinopsis hable de una invasión de criaturas alienígenas, sirve para notar que podrían existir un guiño a los sucesos de 10 Cloverfield Lane.

En cuanto a las modificaciones que sufrió el guión de God Particle, para tener una relación más directa con la franquicia de Abrams, Uziel comentó:

"Hemos estado trabajando en modificaciones durante la producción, sin embargo, no estoy seguro de lo que significa ser parte del universo expandido de Cloverfield, más a allá de saber los estándares de calidad y el sentimiento que tienes que transmitir en una producción de Bad Robot y J.J. Sin embargo, ayuda un poco pensar ‘ok, entiendo el tipo de película que tiene que ser‘. En cuanto a aspectos específicos, creo que no hay ninguno que la convierta en una cinta de Cloverfield".


NO TE PIERDAS