Ir al contenido principal

Crítica culto: 'Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos' de Zhang Yimou


Hoy en obras de culto queremos hablar de una películas cercana en el tiempo y es que, aunque Zhang Yimou está cansado, está agrio, frío y decepcionado; su  película Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos fue una oda terrible a la decepción, pero no por ello, el tiempo empieza a conservarla como una pequeña obra de culto.


Hace tiempo que se viene comentando que Zhang Yimou se ha acomodado, que ya no es el que era, que su pluma ácida e hiriente contra el régimen autoritario de su país ya no forma parte de su discurso. Que ya no es un artista revolucionario, que se ha aburguesado y se ha dejado tentar por la comodidad y tranquilidad de su propio bienestar y naturalmente este hecho ha quedado reflejado o, más bien, no ha quedado reflejado en la temática de su obra.

Pues todo esto son simples tonterías, Zhang Yimou sigue demostrando que todavía está ahí, en la cresta de la ola, que sigue teniendo discurso, eso sí, ya no es un joven e idealista revolucionario, ahora es un artista canoso, cansado y decepcionado, de sí mismo, de su obra y de su pueblo.
Yimou es un autor libre, es uno de esos pocos artistas que no atiende a modas o razones, nunca sabes por dónde va a salir o qué va a realizar y 'Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos' es un ejemplo de ello. Yimou parte de la ópera prima de los Cohen Sangre fácil. Y decimos parte porque él ha querido decir que su nuevo trabajo está basado en la obra de los famosos hermanos porque, si no, ni nos daríamos cuenta del hecho.
En Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos Yimou decide hacer un conglomerado del resto de su obra y elevarlo al estrato de la hipérbole. Da la impresión de que esta película ha sido un simple divertimento, una comedia teatral china llevada a la máxima expresión, basada no solo en el relato de la película de los hermanos Cohen sino en la historia de su propio cine.
Lo más curioso es que en el fondo la película, no es ningún divertimento, es simple y llanamente una de las comedias más deprimentes que se ha rodado en los últimos tiempos.

La trama es bien sencilla, el director chino vuelve a poner aspectos y discursos de su obra anterior pero de una forma totalmente esquemática que pasamos a describir:

-Un reino en medio de la nada bajo una tienda de fideos chinos.
-Un dueño, soberano y gobernante del negocio.
-Unos trabajadores, vejados y explotados.
-Una pequeña patrulla policial corrupta y mercenaria.
-Unos extranjeros que muestran y venden una posibilidad de escape y liberación
-Y una caja llena de dinero que producen todos, pero que maneja y da uso una única persona.
-Ah y por supuesto unos espectaculares y exóticos juegos olímpicos.

Como apreciamos, el planteamiento es bien sencillo, Yimou ya lo ha mostrado otras veces en su cine, eso sí, disfrazado de una forma más sutil y al servicio de una historia y unos personajes, algo que en su última cinta parece no querer disfrazar. En esta ocasión no ha ocultado nada, ha planteado los tres elementos claves y los ha parodiado con cuatro simples trazos de color. 
El director vuelve a representar un perfil de personajes bastante habitual en su cine, pero esta vez se le nota cansado, cansado del propio comportamiento de sus protagonistas, la heroína habitual de su obra sigue estando presente, pero ya no está tratada con el mismo cariño, aquí la mujer aun siendo el personaje más fuerte, ya no demuestra el mismo vigor y confianza. Más bien parece demostrar acomodo, debilidad, y abatimiento como rasgo principal de su personalidad.
Los hombres peor aún, o visten de rosa o están retrasados. Quizás en estos tiempos donde las sensibilidades están a flor de piel no sea correcto este tipo de caricaturización, pero es lo que aparece en la cinta y me limito a contarlo.
El poder también es débil, viejo, cansado. Solo el orden se muestra enérgico e inteligente pero desgraciadamente corrupto y sin escrúpulos.

En fin una historia sobre derrotas y desilusiones donde no hay vencedores, sino solo vencidos, incluyendo al propio Zhang Yimou.


Apuntes Fílmicos

Todo empieza con la llegada de unos extranjeros.

Este es uno de los dos varones descritos en la película.

Todo ocurre en este pequeño reino.

El colorido de Yimou sigue estando presente, pero choca con la aridez del entorno.

Este es el otro "varón" protagonista de la historia.

Zhang Yimou hace un claro homenaje...

... o más bien dura critíca a a la belleza, gasto y esfuerzo que su pais...

...desplegó en los últimos juegos olimpicos para como según vemos en el plano siguiente a esta bella escena...

...ser devorados por los corruptos gobernantes de su pais.

En las películas del genio chino...

nunca faltan planos de gran belleza y al mismo tiempo mucha carga simbolica.

Esta es una de las escenas claves del film que no queremos describir...

...pero sí queriamos describir...

...este plano donde se ve claramente como actuan las fuerzas públicas...

...agazapadas se dedican a observar y a esconderse para asestar su golpe de poder en el momento menos pensado...

...

...

...

...

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos.

Principio y final...
...vistos a traves de un roto.

esta es una de las escenas mas simbolicas y preciosas del film...

Hay que visionarla varias veces para llegar a entender su función en la historia...

...nos os la perdais dejandola de lado...

...dedicadle el tiempo que se merece...

...para extraerle hasta la última...

...gota.

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos.

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos.

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos.

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos.

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos.

- NO TE PIERDAS...